Pareja rescata a un par de águilas calvas tras enredarse en una “espiral de la muerte” y caer al río

Por Louise Chambers
01 de Octubre de 2022 5:10 PM Actualizado: 01 de Octubre de 2022 5:10 PM

Una pareja que presenció cómo una pareja de águilas calvas se precipitaba a un río de Maine, enredadas en lo que luego llamaron una “espiral de muerte”, salió al agua y salvó la vida de las aves.

Originaria de Washington, la exdirectora de ventas Lynne Thompson, de 59 años, vive en Raymond, Maine, con el expropietario de una empresa de muebles Scott Crockett, de 63 años.

Actualmente jubilados, Lynn y Scott tienen una casa de campo en el río New Meadows.

Un día de septiembre, mientras la pareja contemplaba el agua, dos águilas calvas volaron por encima y se enredaron en el aire. Bajaron en espiral, dando entre 10 y 12 vueltas antes de precipitarse al agua como una sola.

(Cortesía de Lynne Thompson)

“Tomamos los prismáticos y empezamos a mirarlos, y no se movían, así que le dije a Scott: ‘Tenemos que seguir adelante y ver qué pasa. Quizá estén heridos'”, dijo Lynne a The Epoch Times. “Tenemos un pequeño bote de 17 pies y dimos un paseo hasta allí, 200 o 300 yardas”.

Lynne tomó entonces su cámara, con la esperanza de conseguir algunas fotos de las águilas.

Al acercarse a las águilas, la pareja se dio cuenta de que estaban enredadas y se balanceaban en el agua, aturdidas y cansadas. Las garras de un ave habían quedado atrapadas en las alas de la otra.

Tras haber visto una vez a un águila ahogar a un cuervo, Lynne se preguntó si un águila estaba intentando ahogar a la otra.

(Cortesía de Lynne Thompson)

“No estaban asustadas en absoluto, solo nos miraban. Una siseó un poco”, dijo Lynne. “No había realmente ninguna emoción en ellos, eran muy estoicos”.

La pareja fue respetuosa y no tocó a las águilas. Sin embargo, como las aves estaban enredadas, Lynne y Scott sabían que tenían que separarlas.

Scott empujó suavemente a la pareja de águilas con una pértiga desde una corta distancia. Se separaron y empezaron a nadar, llegando una a la orilla antes que la otra.

Lynne dijo: “Nunca había visto nadar a un águila. La más fuerte llegó a la orilla, se subió a las rocas y batió las alas para quitarse el agua… luego se fue volando. Subió a uno de sus árboles favoritos”.

(Cortesía de Lynne Thompson)

Cuando la pareja volvió a mirar a la otra águila, la encontraron todavía en medio del agua, recuperando el vuelo lentamente.

“Volvimos y estaba muy, muy cansada, así que la seguimos, se subió a la roca y nos fuimos”, dijo Lynne. “Pensamos que dejábamos que la naturaleza siguiera su curso en ese momento”.

A la mañana siguiente, Lynne y Scott volvieron al río pero no pudieron avistar a ninguna de las águilas.

(Cortesía de Lynne Thompson)

Durante su encuentro cercano, Lynne tomó algunas fotos increíbles de las águilas y las compartió en su página privada de Facebook. Ante la insistencia de sus seguidores, también compartió las fotos con Maine Wildlife, donde captaron la atención de miles de personas.

“Debería apagar las notificaciones, pero es algo genial”, dijo Lynne, que fue entrevistada por una emisora de noticias local de Maine con Scott el día después del rescate.

Scott dijo a News Center Maine: “Cuando los dos hicieron la espiral y se estrellaron en el agua, los observamos durante un rato, y luego, tal vez cinco minutos después, salió un halcón inmaduro. Dio vueltas alrededor de ellos para comprobar que estaban bien… fue genial que otro ejemplar lo viera y se preocupara”.

Un par de focas también hicieron acto de presencia, observando a las águilas mientras nadaban hacia la orilla.

“Me pregunto qué estarían pensando”, dijo Scott.

(Cortesía de Lynne Thompson)

Lynne, una antigua amante de la naturaleza que se regaló una cámara para disfrutar durante su jubilación, planea presentar sus fotos a un concurso de la revista Downey de Nueva Inglaterra.

Ella también tiene una nueva visión de la enredada caída de las águilas calvas.

“Lo que hemos descubierto es la ‘espiral de la muerte'”, dijo a The Epoch Times. “Según todo lo que he aprendido de las 8000 personas que han comentado, era territorial. Lo normal es que uno de ellos se desprenda, pero ellos no se desprendieron; si se hubieran posado en el suelo, habrían muerto, pero se posaron en el agua”.

Lynne se siente afortunada por haber tenido esta experiencia en su propio terreno y por haber podido salvar a las aves.

Dijo: “Tengo una foto real, así que siempre estará conmigo, a diferencia de mi memoria, que se desvanecerá a medida que envejezca… Pude capturarlo en imágenes, que recordaré por el resto de mi vida”.

(Cortesía de Lynne Thompson)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.