Pareja salva su matrimonio siguiendo la guía de Dios, ahora ayudan a otros: “Dios cura cualquier cosa”

"Es encontrar la vida a través de Dios, poniendo a Él como prioridad"

Por Louise Chambers
21 de Diciembre de 2022 1:47 PM Actualizado: 21 de Diciembre de 2022 1:47 PM

Un pastor llegó a un punto de crisis en su matrimonio cuando, en su décimo aniversario de boda, su esposa le reveló que se había desenamorado. Pero en lugar de repetir los hábitos rotos del pasado, el pastor se arrodilló allí mismo, en el reposapiés de su coche, y se entregó a Dios. Su mujer hizo lo mismo. Y pronto se manifestó el milagro del arrepentimiento.

Tres décadas después, están firmemente enamorados y dirigen un ministerio juntos, ayudando a otras parejas a encontrar el éxito en el matrimonio poniendo a Dios en el centro.

El pastor Dave Wilson, de 64 años y natural de Ohio, y su esposa Ann, de 61, llevan 37 años viviendo en Michigan. Hablando con The Epoch Times, la pareja —autora de dos libros sobre el matrimonio y la paternidad— recordó el décimo aniversario que cambió el curso de su relación y compartió que la fe es la única manera de fortalecer los matrimonios y reconstruir las familias.

“Dios puede curar cualquier cosa”, dijo Dave. “Nos sentimos llamados por Dios a contar nuestra historia. Todos estamos heridos. Es parte de un mundo roto en el que vivimos. Tenemos cosas en nuestra vida y en nuestro pasado. Traemos esa herida y pensamos que nuestro cónyuge es el sanador. Y luego se decepcionan”.

“Las parejas no se dan cuenta del impacto del equipaje que traen consigo: las heridas de su vida, las heridas y las cosas que han vivido mientras crecían. Si no nos curamos a nosotros mismos y dejamos que Dios nos cure, intentamos encontrar la vida a través de nuestro cónyuge. Y por eso intentamos ayudar a las parejas a darse cuenta de eso”, dijo Ann.

El pastor Dave Wilson, de 64 años, y su esposa Ann, de 61. (Cortesía de Dave y Ann Wilson)
Dave y Ann se casaron en 1980. La pareja se sintió atraída el uno por el otro por su amor compartido a Dios. (Cortesía de Dave y Ann Wilson)

Unidos por la fe

Cuando la pareja se conoció, su fe compartida fue su fuerza motriz.

El padre de Ann era el entrenador de béisbol de Dave, y ambos se conocían de adolescentes. Pero no fue hasta que Dave volvió a casa de la universidad unas vacaciones de Navidad cuando se fijó por primera vez en la encantadora joven.

“Realmente rendí mi vida a Jesús cuando tenía 16 años”, dijo Ann. “Dave era un atleta, le gustaba a todas las chicas. Yo pensaba que era muy engreído y arrogante … alguien me dijo que Dave Wilson se convirtió en un seguidor de Cristo y yo dije: ‘No hay manera’, porque su reputación era tan mala.

“Esa noche estábamos en un partido de baloncesto, yo le estaba contando a uno de mis amigos cómo había cambiado mi vida por seguir a Jesús, y Dave estaba sentado delante de mí… Recuerdo que cuando salí del partido pensé: ‘Vaya, Dave Wilson es un hombre de verdad. Se toma realmente en serio su fe'”.

“Vi su fuego por Jesús”, dijo Dave. “Cuando volví a la universidad me quedé impresionado: ‘Vaya, así es una mujer de Dios'”.

La pareja comenzó un trabajo a tiempo completo con el ministerio después de casarse y nunca pensó que el matrimonio podría ser tan difícil. (Cortesía de Dave y Ann Wilson)

Cuando Dave descubrió a su novia de la universidad engañándole, se entregó plenamente a Dios por primera vez. Ann, y la guía que ella podía ofrecerle, estaban en su mente. Por otra parte, Ann se entregaba a la voluntad de Dios mientras trabajaba en un empleo de verano. Le pidió a Dios que la “encontrara” con Dave, pensando que él podría ser su mentor.

La pareja no sabía que habían rezado el uno por el otro esa misma noche.

El equipaje y la lucha

Empezaron a salir y se casaron nueve meses después, en 1980. Dave tenía 22 años y Ann 19. Pero Dave tenía problemas.

“Sus padres eran alcohólicos. Nunca pensamos en la carga que eso supondría para nuestro matrimonio”, dice Ann. “A los seis meses dije: ‘Casarme contigo ha sido el mayor error de mi vida’. Lo pasamos mal, pero empezamos a crecer de verdad”.

Dave y Ann dieron la bienvenida a su primer hijo, Cody, en 1986, y luego a dos más, CJ y Austin. La iglesia de Dave crecía y, como capellán itinerante del equipo de fútbol americano de la NFL Detroit Lions, a menudo estaba fuera de casa. Ann se quedó al cuidado de los niños.

“Dave estaba fuera todo el tiempo”, dice Ann. “Yo tenía una imagen de lo que él haría, o de cómo sería, y de cómo dirigiría o cómo serviría… y no cumplió mis expectativas. Empecé enfadada, el enfado se convirtió en resentimiento, el resentimiento se convirtió en amargura, y mi amargura se convirtió en nieve”.

Dave dijo: “Discutíamos por todo. Hice lo que vi hacer a mis padres, lo oculté. Veía a mis padres beber todas las noches, y cuando discutían lo hacían a gritos y de forma abusiva, y acabaron divorciándose. [Ann venía de un hogar en el que se hablaba y se solucionaban las cosas, así que ella me seguía literalmente por toda la casa, intentando resolver los conflictos, y yo subía corriendo las escaleras, me metía en el coche y me iba.

“Juzgaba mi vida en función del éxito de mi trabajo, y me iba bien. No me di cuenta de que no, el hogar y mis hijos y mi mujer son más importantes que cualquier otra cosa. Hasta esa fecha del décimo aniversario, necesitaba una llamada de atención, y esa fue la llamada de atención”.

(Cortesía de Dave y Ann Wilson)

El arrepentimiento trae milagros

Ann compartió que tenían ideas diferentes de cómo estaba su matrimonio. Mientras Dave pondría su relación en 10/10, Ann diría que es un “punto-cinco, o posiblemente un uno”.

Dave, inconsciente, hizo todo lo posible para celebrar su aniversario llevando a Ann a un restaurante de lujo. Encargó al camarero que le trajera a Ann diez rosas, una a una, y compartió un recuerdo de cada año de su matrimonio por cada flor. Después de cenar, llevó a Ann al estacionamiento de una escuela secundaria para que viera el lugar que se convertiría en su nueva iglesia. Se inclinó para besarla, pero Ann retrocedió.

“Le dije a Dave que había perdido todo lo que sentía por él, que no me quedaba nada”, cuenta Ann, y añade que esperaba que se pusiera a la defensiva. Y Dave buscó su agenda detrás del asiento del coche, con la esperanza de demostrar que había estado en casa, que había estado presente; pero luego se lo pensó mejor.

“En ese momento, Dios hizo realmente un milagro”, dijo Dave. “Sentí que Él estaba diciendo dos cosas. Primero, le oí decir: ‘Cállate. Escucha a tu mujer’. Así lo hice… y [entonces] oí a Dios decir: ‘Arrepiéntete’. No se trataba de Ann necesita cambiar. Era que yo necesitaba cambiar. Dios estaba diciendo: ‘Cuando yo sea el primero en tu vida, tendrás el poder de salvar este matrimonio'”.

En ese momento, Dave se arrodilló en el estrecho espacio para los pies de su Honda Accord y prometió rendirse a la voluntad y la guía de Dios.

(Cortesía de Dave y Ann Wilson)

Dijo: “Eché el asiento hacia atrás, me puse de rodillas en el asiento del conductor y dije: ‘Dios, me arrepiento, no fuiste el primero en mi vida… He estropeado mi vida y mi matrimonio. Te pido que me ayudes a ser el marido que necesito ser, el padre que necesito ser, y dame el poder para hacerlo'”.

Ann dijo: “Le estaba escuchando rezar… y sentí ese mismo espíritu de Dios hablándome, diciendo: ‘Ann has estado intentando encontrar tu vida a través de Dave. Me has quitado los ojos de encima. Yo soy la fuente de la vida. Tu esposo nunca fue hecho para satisfacerte. El nunca fue hecho para satisfacer todas tus necesidades. Él no está para satisfacer todas tus expectativas. Ese es el trabajo de Dios. Ese es mi trabajo.

“Así que me puse de rodillas también, en el coche, y me arrepentí. Así que ese fue el comienzo del cambio, nos llevó un tiempo cambiar las cosas en nuestro matrimonio”.

Hacer cambios

Estamos condicionados a creer que nuestro cónyuge será nuestro salvador, dijo Dave.

Explicó: “Incluso tenemos una frase: He encontrado al elegido. Encontrar al ‘elegido’ significa que ‘el elegido’ me va a hacer feliz, ‘el elegido’ me va a dar alegría, ‘el elegido’ va a sanar mi vida”. Las parejas se casan, tienen problemas y piensan: “¡Me he casado con la persona equivocada! Nosotros les decimos: ‘No te has casado con la persona equivocada; estás buscando en el lugar equivocado’.

“Tenemos que mirarnos en el espejo y decir: ‘No se trata de ellos. Se trata de mí. ¿Cómo puedo ser mejor marido? ¿Cómo puedo ser mejor hombre? ¿Cómo puedo ser mejor padre? Debemos ser humildes y decir: ‘Dios, soy yo el que tiene que cambiar’. Porque nuestra naturaleza egoísta dice: ‘No, ellos son los que están más equivocados que yo’.

“Si algo he aprendido en 42 años, es que mi perspectiva del matrimonio era totalmente errónea. Pensaba que era para darme la felicidad. Aunque parezca una locura, el matrimonio es para que yo dé mi vida y le traiga felicidad a ella. No se trata de mí, sino de servirla, de sacrificarme por ella. … la Biblia [enseña] ‘ama a tu mujer como Cristo amó a la Iglesia’. Y él murió por la Iglesia. Así que ese es el modelo. Y esto también sería cierto para una esposa. Ser el hombre, la mujer que él te ha llamado a ser, que es servir a tu cónyuge”.

Ann dijo: “Es encontrar la vida a través de Dios, haciendo de él la prioridad”.

(Cortesía de Dave y Ann Wilson)

Después de su oración compartida en el estacionamiento de la escuela secundaria ese día, Dave y Ann hicieron cambios en su matrimonio. Empezaron a buscar respuestas verticalmente —hacia Dios— en lugar de horizontalmente, el uno hacia el otro. Volvieron a introducir “ritmos” en su vida: oración diaria, citas semanales y un retiro anual.

Dave ha aprendido a no huir de los conflictos, y Ann ha adoptado el papel de “dar vida” a su familia hablándoles como lo haría Dios, con amor.

Hoy, sus tres hijos —CJ, Austin y Cody— están felizmente casados. Dave y Ann viajan por el país con sus Ministerios FamilyLife y dirigen un programa de radio diario y un podcast, FamilyLife Today. Publicaron un libro basado en salvar su relación en 2019, “Matrimonio vertical“, y un segundo libro sobre la crianza de los hijos, “No hay padres perfectos“.

La pareja también publica regularmente en su canal de redes sociales, @daveannwilson.

Dave y Ann con sus tres hijos, nueras y nietos. (Cortesía de Dave y Ann Wilson)

La pareja espera que su historia recuerde a los demás que deben poner a Dios en primer lugar en sus relaciones.

“Cada uno tiene una visión diferente de cómo es Dios. Y nosotros diríamos que es el dador de vida. Es el dador de vida en todos los sentidos”, dijo Ann.

Dave dijo: “Él es el fundamento. Él es nuestra vida. Es la relación más importante de nuestra vida. Cuando encuentro vida ahí, vuelvo a mi matrimonio, y no estoy tratando de obtener o tomar de ella, estoy dando-porque estoy rebosando de una relación real con un Dios real que da vida real”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.