Partidarios de Trump hacen un balance del 6 de enero, se sienten mal interpretados por los medios

Por Charlotte Cuthbertson
08 de Enero de 2021
Actualizado: 08 de Enero de 2021

WASHINGTON — Las calles vacías y una atmósfera apagada caracterizaron a Washington el 7 de enero, día en el que partidarios de Trump evaluaron los eventos del día anterior y la certificación de los votos del Colegio Electoral por parte del Congreso.

Muchos estaban empacando para irse a casa, al mismo tiempo que se colocaba una cerca alrededor del Capitolio; la presencia de la Guardia Nacional era obvia.

El veterano de la marina, Tony Good, viajó desde Florida y caminó hasta la Elipse para escuchar al presidente Donald Trump por la mañana. Dijo que Trump no incitó a la violencia en su discurso.

“No, absolutamente no. Hay una línea entre incitar a los disturbios y defender las convicciones”, dijo Good a The Epoch Times. “No le estaba diciendo a nadie que se amotinara, solo estaba diciendo que tenemos derecho a protestar. Ese es un derecho que tenemos en Estados Unidos”.

Good se separó de su grupo y regresó a su hotel para reagruparse después del discurso. No fue al Capitolio, pero dijo que desearía haberlo hecho.

“Ayer fue el primer día, que llamo, de la guerra de los 10 años”, dijo. “Pasarán 10 años antes de que esto cambie. Va a tomar tanto tiempo. Guerra en el sentido de… llevar las cosas a donde deberían estar en Estados Unidos, en cuanto a elecciones libres y justas e integridad electoral”.

“No va a suceder de la noche a la mañana, porque los poderes fácticos no quieren que sea así. Quieren gobernar. Quieren ser la clase dominante”.

Tony Good en Washington el 7 de enero de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

Good dijo que no está sorprendido por lo que sucedió ayer, pero que se siente un poco triste hoy “porque va a haber un cambio”.

“Tenemos que reagruparnos. Estamos luchando contra un sistema maligno. Cuando tienes a todos los principales medios de comunicación en tu contra y todo el dinero va en tu contra, no va a ser tan fácil”, dijo.

‘De pie por el país’

Elizabeth Rowell voló sola desde Fort Lauderdale, Florida, para unirse a las protestas. Dijo que el discurso de Trump fue “apasionado”, pero no hasta el punto de incitar a los disturbios.

“Nunca me sentí insegura. En el camino conocí a muchos grandes patriotas. Todo el tiempo que estuvimos allí, cantamos ‘U-S-A’ y cantamos el himno nacional”, dijo.

Hoy, sin embargo, Rowell dijo que se siente “un poco desanimada, porque no me gusta la forma en que nos retrataron”.

“Siento que los medios de comunicación hacen que parezca que… la gente que entró ha hecho que el resto de los que estábamos afuera parezcamos un montón de matones. Pero no hicimos nada. Estábamos todos allí sólo para ser patriotas y apoyar a nuestro presidente”, dijo.

“Vine aquí para defender a este país. Creo que fuimos estafados, nos lo robaron. No voy a aceptar a Biden como presidente, y siento que el mundo se está preparando para irse a la mierda gracias a él”.

Dijo que sigue apoyando a Trump.

Elizabeth Rowell (izquierda) y Martha Todd en Washington, el 7 de enero de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

‘Muy desilusionada’

Martha Todd, una jubilada de Lynchburg, Virginia, dijo que se sentía bien con la protesta del 6 de enero, pero no se enteró del tiroteo fatal de Ashli Babbitt ni del asalto al edificio hasta después de que se fue.

“Me siento mal por la forma en que salieron las cosas, y realmente me siento mal por la forma en que los medios lo retratan todo. Por supuesto que están haciendo que todo suene terrible… como si fuéramos mafiosos y rufianes y violentos. Eso no es cierto”, dijo.

“Estoy muy desilusionada. Pero no apoyo a Biden. Su familia es una familia criminal. Siento que estamos jodidos. No siento que haya perdido la esperanza, siempre hay esperanza. Hay tanta gente que está tan en contra de Trump. Mienten, engañan y roban, ¿cómo vas a luchar contra eso cuando hacen trampa? Y todos se respaldan entre sí”.

‘En el límite’

La autodenominada conservadora Carol Logreco viajó desde Nueva Orleans y estuvo tanto en la Elipse como en el Capitolio. Dijo que quería estar allí para apoyar la libertad y la capacidad de tener elecciones libres y justas.

“[Sentimos] que estamos perdiendo muchos de nuestros derechos y que estamos a punto de convertirnos en una sociedad más socialista o marxista”, dijo. “Se puede ver el adoctrinamiento de nuestros niños y estudiantes y en nuestras comunidades, y realmente sentí que esta era la última postura real para hablar antes de que ya no tuviéramos la oportunidad de hacerlo”.

Dijo que el ambiente se sentía festivo en general, pero vio algunos agitadores entre la multitud, que cree que se infiltraron en la protesta.

“Me siento decepcionada. Desanimada. Siento que es una guerra. Y creo que esta fue una batalla dentro de la guerra. Y no me refiero a una batalla física en la guerra, sino más a una filosofía, y dónde nos encontramos como estadounidenses, y dónde están nuestros derechos y nuestras libertades”, dijo Logreco.

“La gente puede ir a Portland y Seattle y quemar edificios y apoderarse de las comisarías de policía y todo lo demás, y a eso le dicen un verano de amor”.

En el futuro, dijo, “tenemos que reagruparnos y descubrir cuál es la mejor manera de ser escuchados”.

Carol Logreco en Washington, el 7 de enero de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

‘Esta es una mala situación’

Mike Morejon, un floridano que trabaja por cuenta propia, dijo que se siente “roto”.

“Por lo que vivieron mis padres, comprendo la gravedad de esto… Esta es una mala situación”, dijo.

Morejón dijo que sus padres vivían en Cuba cuando Fidel Castro asumió el poder y vivió una vida difícil hasta su fuga, a principios de la década de 1970.

“Le hicieron [a mi madre] trabajar en la agricultura y salir de Cuba durante cuatro años. Tenía que ir a cortar caña de azúcar y recoger frutas y verduras durante 14 horas al día cuando era una mujer de 17 años… lejos de su familia. Ponían gusanos en su comida y ratas en su suministro de agua”, dijo.

Morejón dijo que teme que sea posible un futuro similar en Estados Unidos bajo el control de las élites globalistas y el régimen comunista chino. Dijo que Trump se ha enfrentado al régimen chino, después de que este régimen había sido bienvenido durante décadas por presidentes anteriores de Estados Unidos.

“Son los globalistas, son los elitistas y es China. Quieren gravarnos, van a subir nuestros impuestos, quieren vacunarnos, quieren mantenernos bajo el control del gobierno. Y ahí es donde veo que se dirige la situación”, dijo Morejón.

Vino a apoyar la Constitución, “porque sin Constitución no tenemos derechos”, dijo. “Estoy aquí por cada demócrata. Estoy aquí para todas las personas normales”.

Mike Morejon en Washington, el 7 de enero de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

‘La lucha no ha terminado’

Kim Kramer voló desde Nueva Orleans para unirse a lo que dijo fue un día “muy optimista, muy esclarecedor” con “personas que quieren apoyarse unos a otros, apoyar a nuestro país, apoyar a nuestro presidente”.

Hoy, dijo, tiene sentimientos encontrados.

“Sabía que esta era una demostración de la gente para mostrar a nuestros representantes cómo apoyamos a nuestro presidente. Aparte de eso, no esperaba ni anticipé nada más”, dijo.

Kim Kramer en Washington, el 7 de enero de 2021. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

“La pelea aún no ha terminado. Pero no me emociono demasiado por eso. Y no me deprimo por nada de eso, porque creo que todo está en las manos adecuadas, está en buenas manos, ya sea porque se está exponiendo a los que tienen razón y a los que no”.

“Tengo una gran fe en Dios, y creo que con todas nuestras oraciones y con Dios mirando… creo que hay algunas personas realmente buenas que tienen fe”.

Sigue a Charlotte en Twitter: @charlottecuthbo


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Descubra

China retira a todas sus regiones de la lista de pobreza a pesar de las muertes por hambruna

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS