Pastor alemán salvado del hambre y del encierro ahora es un perrito feliz y juguetón

Por Michael Wing - La Gran Época
18 de Mayo de 2019 Actualizado: 18 de Mayo de 2019

Hay literalmente decenas de miles de perros callejeros vagando por las calles de Los Ángeles todos los días, sin hogar y con hambre. La organización de rescate de perros Hope For Paws, con sede en Los Ángeles, tiene que agradecer a muchas buenas personas por hacer su parte para llamar cuando encuentran perros callejeros necesitados.

Alguien llamó al equipo de rescate por un pastor alemán que estaba atrapado en un recinto vallado donde se guardan los letreros de la calle. Había entrado, aparentemente, y había quedado atrapada cuando la puerta se cerró tras ella.

Se estaba muriendo de hambre, y no habría manera que pudiera conseguir comida o agua sin la intervención humana.

Cuando los rescatistas Lisa Arturo y JoAnn Wiltz llegaron a la escena, vieron al pastor detrás de la cerca. Con unos trozos de pollo y una dulce llamada, lo sedujeron para que se acerque al alambrada, pero pronto se dieron cuenta que sin alguien que abriera la puerta, no habría manera de liberarla. Así que le dejaron algo de comida y agua y decidieron llamar al administrador de la propiedad y regresar al día siguiente.

Imagen ilustrativa. (Crédito: Capri23auto/Pixabay)

Al día siguiente, volvieron y encontraron al pastor esperándolos, y el gerente abrió la puerta. Cuando el pastor se acercó, se dieron cuenta que estaba cojeando y que tenía una especie de costra fuertemente pegada alrededor de su cuello. Afortunadamente, este canino no estaba aterrorizado por los humanos, como suelen estarlo algunos perros callejeros, y con la comida como incentivo, lograron atraerlo a su trampa para perros y llevarlo en su SUV.

“De acuerdo, decidimos llamarte Elsa”, le dijo Arturo de manera tranquilizadora. “Es un nombre bonito como tú. Vamos a averiguar qué le pasa a tu cuello y por qué cojeas, ¿de acuerdo?”. Quizás Elsa no lo sabía en ese momento, pero su vida en las calles había terminado.

Y su próxima parada sería el veterinario.

Pronto se enteraron por el veterinario que la costra en su cuello era una vieja herida infectada por algún collar clavado en su cuello. También tenía una para trasera quebrada.

Imagen ilustrativa. (Crédito: adamkontor/Pixabay)

Sin embargo, al poco tiempo ya habían curado sus heridas y no tardó en recuperar su salud.

Quizás una de las cosas más gratificantes de rescatar perros callejeros, es su recuperación y la transformación que experimentan después. Elsa fue trasladada al refugio de perros Wags And Walks, donde Arturo la visitó para comprobar que felizmente la valiente se había vuelto una juguetona y alegre canina.

“¡Buenos tiempos!”, exclamó alegremente Arturo. “¡Buenos tiempos!”.

Sin embargo, Elsa todavía necesita un alma bondadosa que la lleve a su casa. Pero mientras tanto, todos podemos estar seguros de que su vida en las calles ha terminado ya que está en manos de personas que realmente se preocupan por su bienestar.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS