Patólogo: ADN en vacunas anti-COVID explicaría aumento de cánceres, coágulos y enfermedades autoinmunes

Por Tom Ozimek y Jan Jekielek
28 de Noviembre de 2023 2:49 PM Actualizado: 28 de Noviembre de 2023 2:49 PM

El patólogo clínico Dr. Ryan Cole ha dicho que la contaminación del ADN en algunas vacunas anti-COVID puede estar relacionada con un aumento de cánceres, microcoagulación y enfermedades autoinmunes.

“Mi gran preocupación es el hecho de que miles de millones de personas en todo el mundo han recibido un producto que estaba abiertamente contaminado con algo que no debería haber estado en el producto”, dijo el Dr. Cole, patólogo clínico anatómico con formación doctoral de posgrado en inmunología, al programa “American Thought Leaders“.

“Si iba a comprar carne al supermercado y tenían toxinas de pesticidas o metales pesados, la retiraban de los estantes inmediatamente”, añadió.

Recientemente, los investigadores descubrieron que los viales que contenían las vacunas anti-COVID de Pfizer tenían miles de millones de fragmentos de ADN residuales, incluidas moléculas derivadas del virus simio 40 (SV40) utilizadas como “promotores” o “potenciadores” que ayudan a producir las moléculas de ARNm que ayudan a las células humanas a producir proteínas que desencadenan una respuesta inmune dentro del cuerpo.

“Potenciadores” del virus del mono en las vacunas

SV40 es un poliomavirus de mono que se ha relacionado con el cáncer en animales de laboratorio. Si bien no se encontró que el virus en sí estuviera presente en la vacuna anti-COVID de Pfizer, la presencia del gen potenciador SV40 es controvertida porque proviene de un virus asociado con una transformación maligna. Sin embargo, algunos expertos han dicho que les preocupa que el potenciador SV40 en sí pueda estar asociado con eventos adversos.

El Dr. Cole cree que el potenciador SV40 genera riesgos para la salud y dice que contiene una secuencia de co-localización nuclear “preocupante” que “le permite ingresar al núcleo de la célula e inducir estas diferentes vías de acción y mecanismos que pueden, de nuevo, volverse locos, mutar, causar toxicidad”.

El virólogo molecular David Speicher, autor principal del estudio que encontró potenciadores de SV40 en las vacunas contra el COVID-19, le dijo a The Epoch Times en una entrevista reciente que se necesita mucha más investigación para estudiar la contaminación de ADN en las vacunas contra el COVID-19. Las preguntas sin respuesta incluyen si la secuencia SV40 en las vacunas está desencadenando “turbocánceres”, es decir, aquellos de una variedad particularmente agresiva y de rápido crecimiento, dijo.

Una revisión reciente de los registros de cáncer de 44 países encontró un rápido aumento en la incidencia de cánceres de aparición temprana para 14 tipos (incluidos los cánceres colorrectal, de mama, de esófago, gástrico y de páncreas), especialmente en adultos jóvenes.

¿Aumentan los ‘turbocánceres’?

El Dr. Cole dijo que “turbocánceres” es un término coloquial para un fenómeno que los médicos observan cada vez más, a saber, que los síntomas del cáncer aparecen más rápido.

“Ahora estoy viendo cánceres de tejido sólido a un ritmo que nunca antes había visto”, dijo el Dr. Cole. “Pacientes que estuvieron estables o libres de cáncer durante uno, dos, cinco, diez años y su cáncer regresó, regresó con fuerza y no responde a las terapias tradicionales”.

Dijo que no hay una explicación fácil para el fenómeno del “turbo cáncer”, pero cree que puede tener algo que ver con la supresión del sistema inmunológico.

“No es necesariamente que la secuencia del gen esté causando cáncer; la secuencia del gen… puede causar algunas de las mutaciones que conducen al cáncer, pero lo que también hace es suprimir el sistema inmunológico”, dijo.

“Y su sistema inmunológico es lo que mata el cáncer. Y si su sistema inmunológico está dormido, sus células asesinas no pueden activarse”, añadió.

En un estudio separado, el microbiólogo Kevin McKernan, investigador que trabajó en el Proyecto Genoma Humano del MIT, dijo que encontró que la cantidad de ADN en las vacunas anti-COVID podría ser de 18 a 70 veces mayor que los límites requeridos por una importante agencia de salud.

A principios de este año, McKernan publicó un artículo en el que encontró que las cantidades de contaminación de ADN en las vacunas excedían el requisito de 330 ng/mg de ADN a ARN de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) entre 18 y 70 veces. También es más alto que los requisitos de 0 ng/dosis de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y tenía una lectura de 12 ng/dosis.

En ese momento, advirtió que los plásmidos de ADN podrían infiltrarse en el genoma humano, contradiciendo las declaraciones públicas hechas por la FDA y otros reguladores de que las vacunas contra el COVID-19 no alteran el ADN humano.

El Dr. Cole explicó que cuanto más pequeño es un fragmento de ADN, más probabilidades tiene de intercalarse en el propio ADN, aunque añadió que se necesita más investigación.

“¿Todavía tenemos algunas pruebas, algunas investigaciones, que necesitamos desarrollar para demostrar esto? Sí, tenemos que hacerlo”, dijo. “Varios de nosotros estamos en algunos pequeños grupos de comunicación, tratando de descubrir las implicaciones a largo plazo de esto. Pero explica muchos de los sucesos realmente extraños en el cuerpo humano que estamos viendo en términos de, ya sabes, coágulos, enfermedades autoinmunes, cánceres, etc.”

Dijo que la razón por la que él y otros creen que esto puede ser así es porque los fragmentos de ADN están cambiando las señales dentro de las células.

“Las células humanas están destinadas a producir proteínas humanas”, dijo. “Las células humanas no estaban destinadas a producir proteínas extrañas. Cuando programamos las células de las personas para que produzcan cosas que se supone que no deben producir, pueden volverse locas, pueden mutar, pueden convertirse en un objetivo, sufrir nuestro propio ataque inmunitario… nuestro propio sistema inmunitario atacándonos a nosotros mismos”.

“Idea horrible”

El Dr. Cole dijo que hay “muchas tangentes” de posibles eventos adversos asociados con los fragmentos de ADN en las vacunas anti-COVID, al tiempo que advirtió que no se sabe cuánto tiempo pueden permanecer estos fragmentos en las células humanas.

Añadió que su preocupación por el impacto de los fragmentos de ADN en la salud humana no se limita sólo a las vacunas contra el COVID-19.

“Mi preocupación es que toda esta tecnología, una nanopartícula lipídica en sí misma, es un producto no probado”, dijo, refiriéndose a las pequeñas bolas de grasa que contienen y protegen el ARN mensajero, o ARNm, de las enzimas destructoras cuando se introduce en las células humanas para fabricar proteínas.

“Están intentando crearlas para el VRS, para la gripe y para muchos otros patógenos”, prosiguió, afirmando que las nanopartículas lipídicas llevan “esas pequeñas secuencias genéticas a cualquier parte del cuerpo” y que fueron diseñadas para transportar agentes quimioterapéuticos a través de la barrera hematoencefálica hasta el cerebro en particular.

“Así que usar esto como una plataforma portadora, una nanopartícula lipídica más cualquier gen, es genial conceptualmente”, dijo, pero “en la práctica, es una idea horrible”.

Pero “dar esto al azar y de cualquier manera a todo el mundo sin datos de seguridad a largo plazo” es una mala idea, argumentó.

Además de los posibles vínculos con el cáncer y los problemas del sistema inmunológico, el Dr. Cole dijo que la coagulación de la sangre era otra posible reacción adversa a las vacunas, en particular a la proteína de pico que contienen.

“Pero no sólo la proteína de pico”, añadió rápidamente. “Este fue un mensaje que recibí ayer de un colega: ‘Oye, necesitamos observar esta secuencia particular dentro de la contaminación del ADN porque también codifica una proteína muy pegajosa'”, llamándola “otra área” que necesita más investigación y exploración.

“Pero los coágulos son un tipo inusual de coágulos”, dijo, afirmando que son una proteína de tipo amiloide en lugar de un amiloide tradicional.

Si bien advirtió que solo estaba “haciendo una hipótesis”, dijo que los patrones clínicos sugieren que algunas personas que recibieron las vacunas contra el COVID-19 continúan produciendo cantidades “considerables” de proteína de pico, que, según dijo, puede “inducir vías de coagulación”.

Sugirió que las enzimas humanas que descomponen naturalmente los coágulos “están bloqueadas e inhibidas debido a esas secuencias inusuales que se han inyectado a muchas personas” mediante las vacunas anti-COVID.

“Los beneficios de su uso superan sus riesgos”: FDA

La FDA ha respondido a las preocupaciones sobre miles de millones de fragmentos de ADN plasmídico en la vacuna anti-COVID de Pfizer diciendo que los beneficios de las inyecciones superan sus riesgos.

“Las vacunas de ARNm contra el COVID-19 autorizadas o aprobadas para su uso en Estados Unidos no se definen como una terapia genética”, dijo la FDA a Maryanne Demasi, experiodista de Australia Broadcasting Corporation que ahora escribe una página en Substack.

El portavoz de la FDA continuó diciendo que la agencia “confía en la calidad, seguridad y eficacia de estas vacunas” y añadió que “la evaluación de riesgos y beneficios de la agencia y la vigilancia continua a la seguridad demuestran que los beneficios de su uso superan sus riesgos”.

El contexto de la respuesta de la FDA fue la entrevista de la Sra. Demasi con Phillip Buckhaults, experto en genómica del cáncer y profesor de la Universidad de Carolina del Sur, quien dijo que “hay ADN contaminando la vacuna, pero también pude poner fin a algunos de los rumores en las redes sociales sobre que el virus SV40 está en la vacuna y que va a dar cáncer a todo el mundo, porque eso no es cierto”.

Se refería a las afirmaciones de que el virus SV40 estaba presente en las vacunas anti-COVID y provocaba cáncer en las personas después de las vacunas.

“La vacuna contiene sólo una parte del promotor SV40”, añadió Buckhaults. “Y eso es lo que la gente estaba aprovechando, la gente decía que hay un virus de mono, que todos nos convertiremos en monos o contraeremos cáncer la próxima semana o algo así”, continuó el profesor, refiriéndose a las afirmaciones anteriores en las redes sociales sobre la causa de los cánceres. ” Hice lo que debía para amortiguar ese tipo de miedo, lo que era mi propósito original”.

En cuanto a los fragmentos de ADN encontrados en la vacuna Pfizer, lo que importa es el tamaño de las pequeñas partículas, dijo Buckhaults.

“La FDA dice 10 nanogramos. Ahora bien, 10 nanogramos podrían provenir de una molécula que es absurdamente descomunal. O podrían ser un montón de pequeñas moléculas. Y el riesgo de modificación del genoma no es una función de la masa”, continuó. “Es una función de cuántas moléculas independientes tienes. Por lo tanto, en realidad es mucho peor tener un montón de estas pequeñas piezas en términos de riesgo de que ocurra alguna mutagénesis por inserción. Eso es mucho peor que incluso tener una gran pieza sobrante”.

Sin embargo, dijo que probablemente no hay “nada nefasto” en juego y en su lugar fue “una especie de tontería administrativa accidental”.

Lo que pudo haber sucedido, según el investigador, es que Pfizer, los funcionarios federales y otros “estaban muertos de miedo” por el COVID-19 en 2020 cuando se trabajaba en las vacunas y se cometieron errores.

“Riesgo de genotoxicidad”

El Dr. Robert Malone, que ayudó a inventar la tecnología de ARNm que las empresas utilizaron para la inyección, estuvo entre los testigos que testificaron en una audiencia reciente en Washington en la que dijo que la secuencia del potenciador SV40 deja ADN residual que podría causar problemas.

“Ese es un riesgo de genotoxicidad comprobado”, dijo.

Existe la posibilidad de que los fragmentos estén causando tipos inusuales de cánceres que han aparecido tras el lanzamiento de las vacunas, añadió más tarde.

“Especulo que lo que podemos encontrar es que el riesgo de cáncer aquí puede atribuirse parcialmente a estas contaminaciones del ADN; eso sería consistente con la literatura revisada por pares”, dijo el Dr. Malone. “Y, por cierto, también se puede demostrar que estos fragmentos de ADN contribuyen a anomalías genéticas en los fetos, que es una de las causas más importantes de aborto prematuro”.

El Dr. Malone dijo anteriormente que la inclusión de la secuencia significa que la vacuna está adulterada y la FDA debería retirarla del mercado.

El organismo regulador declaró a The Epoch Times que “no se han identificado problemas de seguridad relacionados con la secuencia o la cantidad de ADN residual” y que la FDA no retiraría la vacuna.

La EMA, que regula las vacunas en los estados miembros de la Unión Europea, le dijo a The Associated Press que se utilizaron fragmentos “no funcionales” de la secuencia de ADN de SV40 como “material de partida” para producir la vacuna.

La EMA añadió que, si bien la mayoría de estos materiales se descomponen y eliminan en el proceso de fabricación, es posible que aún queden trazas en “niveles muy bajos” en el producto final. Sin embargo, la EMA ha insistido en que se encuentran dentro de las pautas de seguridad establecidas.

“La EMA no ha visto evidencia de una asociación entre las vacunas de ARNm y eventos adversos que podrían estar relacionados con la presencia de material de ADN, ni conocemos ninguna evidencia científica que demuestre que las cantidades muy pequeñas de ADN residual que pueden estar presentes en los lotes de vacunas podría integrarse en el ADN de las personas vacunadas”, dijo la agencia con sede en Ámsterdam en un comunicado enviado por correo electrónico a The Associated Press.

Pfizer no respondió a solicitudes anteriores de comentarios sobre la presencia de fragmentos de ADN en su vacuna anti-COVID.

Sin embargo, Pfizer le dijo a The Associated Press que “no hay evidencia que respalde las afirmaciones de que la vacuna anti-COVID de Pfizer-BioNTech contenga ADN plasmídico que podría potencialmente afectar el ADN de una persona o representar un riesgo teórico de cáncer”.

Jack Phillips, Zachary Stieber y Marina Zhang contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.