Pedofilia: el vergonzoso tuit eliminado por el Senado argentino

Por Mamela Fiallo Flor
09 de Julio de 2019 Actualizado: 09 de Julio de 2019

Desde la cuenta oficial del Senado argentino se publicó, y posteriormente se borró, una polémica declaración que distingue entre pedófilos buenos y malos. Textualmente, el coordinador de psiquiatría en el Centro Privado de Psicoterapias de Buenos Aires, Sergio Grosman, manifestó:

“Hay pedófilos que tienen conciencia moral y buenos frenos, y saben que llevar adelante su deseo genera un daño en otros, los abusadores son quienes carecen de esos frenos”. En la opinión del psiquiatra, el problema exclusivamente radica en el último grupo, ya que es el que no tiene intención de reprimir su deseo sexual.

Mientras el parlamento argentino se encuentra discutiendo diversas cuestiones con respecto al abuso infantil, la Cámara Alta está realizando jornadas donde exponen víctimas y especialistas en los encuentros del “Rol del Estado frente al abuso sexual infantil y la voz de los sobrevivientes”.

La cita retransmitida provino de una entrevista en la emisora radial oficial, la Radio Nacional de Argentina, que hizo eco del debate y le dedicó varios segmentos a la problemática, donde también expusieron médicos, psicólogos y psiquiatras consultados para los proyectos de ley.

Los usuarios de Twitter convocaron una acción en rechazo y masivamente enfrentaron -vía redes sociales- al Senado por lo que ellos acusan se trata de una normalización de la pedofilia. La indignación fue tal, que desde la comunicación oficial de la Cámara Alta se decidió borrar el comentario.

En lugar de argumentar que el comentario fue una opinión personal, o que no representa la visión del cuerpo institucional, o de sus parlamentarios, se decidió por la eliminación, que lógicamente fue demasiado tarde. Varias personas habían hecho capturas de pantalla, por lo que las palabras del médico se continuaron replicando hasta el hartazgo incrementando el rechazo. Ya no solamente por la opinión y el tuiteo, sino por la actitud de borrar el comentario como si nada hubiese pasado.

En respuesta, el candidato a la presidencia de la nación, el héroe de guerra Gómez Centurión, compartió la publicación y destacó cómo legalizar la pedofilia está en la agenda de quienes promueven la legalización del aborto y la incorporación de la ideología de género en los contenidos escolares.

Para quien no está familiarizado en el tema, la ideología de género -conocida también como perspectiva de género- alude al hecho que el sexo biológico está desvinculado de la identificación de la persona. Es decir, plantea que no nacemos hombres y mujeres, sino que nos asignan esta identidad al nacer; lo demás es una “construcción cultural”.

Por ello, entre las consignas que repetían los usuarios indignados por la ligereza con la cual el Senado argentino publicó una declaración sobre una pedofiila con “buenos frenos”, se destacó “#LajeTeníaRazón”, en alusión al cientista político Agustín Laje, coautor de El Libro Negro de la Nueva Izquierda: ideología de género o subversión cultural, donde expone cómo la pedofilia es un paso más dentro del abanico de la diversidad sexual.

PanAm Post se comunicó con Laje para profundizar sobre esta concatenación de eventos.

“Hay una diferencia bastante clara entre lo que es la pedofilia y la pederastia”, señala. “En términos jurídicos sobre todo, la diferencia básicamente estriba en que el pedófilo es aquel que tiene un deseo sexual, una excitación sexual con niños, y el pederasta es el que pone en práctica ese deseo sexual, quien lleva adelante un acto sexual con un niño”.

En cambio, plantea que el Senado, twittea en el plano moral. Es decir, sugiere que un pedófilo puede ser virtuoso, siempre y cuando suprima su deseo sexual. De hecho, comenta que existen agrupaciones con esa denominación “pedófilos virtuosos”, con presencia en Internet.

Sin embargo, Laje insiste en que -aunque es bueno que el pedófilo se abstenga de buscar una relación sexual con menores- no es bueno el deseo hacia quien no tiene la capacidad cognitiva, emocional e incluso física de dar su consentimiento.

“El deseo sexual de estar con un niño es intrínsecamente perverso”, exclama, “es un deseo que pone en riesgo al grueso de la sociedad, al cuerpo social como tal, es un deseo que creo que no se puede mezclar con un discurso moralizante”, como acaba de hacer el Senado.

La pedofilia abre una ventana de Overton, mide la tolerancia antes de buscar un cambio social

Por ello señala que publicaciones como la realizada por el Senado argentino, abren una ventana de Overton. Una teoría política que abre una ventana al público para palpar qué es lo que considera aceptable, cuáles son sus límites, así mide la viabilidad de una propuesta y define su aceptación. Este mecanismo busca lograr cambios en la sociedad, por medio de empujar los límites de lo tolerable.

No obstante, señala que el Estado no puede juzgar los deseos de las personas. Pero también insiste que es peligroso que sea el Estado quien implante un discurso moralizante que denomine como neutro un acto como la pedofilia, y que incluso destaque que haya pedofilias virtuosas.

Resalta que hay países como Holanda donde ya existen partidos políticos que buscan legalizar la pederastia como una orientación sexual más. Aunque él no lo menciona, en Argentina ya hubo un caso donde el esposo de una diputada, Victoria Donda, publicó un escrito sobre la atracción sexual hacia su hija de cuatro años. Pero se escudó diciendo que era un ejercicio de escritura sobre pasar los límites de lo tolerable.

Laje señala cómo la prensa en EE. UU. y el Reino Unido, en The New York Times y la BBC , entre otros, ya se plantea a los pedófilos como víctimas incomprendidas.

Por eso el cientista político afirma que ya son hegemónicos los elementos ideológicos que buscan validar a la pedofilia dentro del discurso de la diversidad sexual que plantea que todo amor está instaurado en el inconsciente colectivo.

“De modo que los elementos ideológicos necesarios para legitimar cualquier parafilia, cualquier tipo de perversión social ya están funcionando, ya dominan la escena ideológica, diría global, por lo menos occidental; lo del Senado argentino se enmarca en esos esfuerzos progresivos que van a ir avanzando milimétricamente pero, creo que la dirección es bastante clara”, concluye.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

Descubre

El régimen comunista en China los mata como animales ¿Qué podemos hacer?

TE RECOMENDAMOS