Pensacola: siglos de historia y mucha diversión en familia

Por SKYE SHERMAN
27 de Marzo de 2021 1:36 AM Actualizado: 27 de Marzo de 2021 1:36 AM

Pensacola, la ciudad más occidental Florida Panhandle, ubicada por poco fuera del Estado del Sol —está a horas de lugares de interés como Disney World, South Beach o los Cayos de la Florida—pero es un destino perfectamente floridano.

De hecho, parte del atractivo de Pensacola es el hecho de que se encuentra en la frontera con Alabama, parte de Florida en teoría, y sin embargo, está más cerca de la pequeña ciudad sureña de Mobile que de cualquiera de las atracciones turísticas mundialmente conocidas dentro de su propio estado.

Pensacola es un lugar en el que se puede huir de todo, donde la arena brilla tan blanca como el azúcar y el agua resplandece como esmeraldas. Hay siglos de historia, playas en abundancia y un montón de actividades al aire libre, por lo que es especialmente querida por las familias y las parejas.

Explore la historia del Panhandle

Es posible que escuche referirse a Pensacola como “la ciudad de las cinco banderas”: las banderas de los gobiernos de España, Francia, Reino Unido, los Estados Confederados de América y Estados Unidos de América han ondeado sobre la ciudad en diferentes momentos desde su creación, que fue hace bastante tiempo.

El kayak es una de las muchas actividades al aire libre disponibles (Cortesía de Visit Pensacola)

Lo crea o no, Pensacola fue históricamente conocida como el primer asentamiento de América. Algunos afirman que existe la posibilidad que la ciudad sea más antigua que San Agustín, que lleva mucho tiempo reclamando el título de “ciudad más antigua de América”, ya que se fundó oficialmente en 1565 y está habitada ininterrumpidamente desde la llegada de Ponce de León en 1513.

Explorando en bicicleta (Cortesía de Visit Pensacola)

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Florida Occidental sugiere que, en realidad, Pensacola podría ser la ciudad más antigua: El explorador español Tristán de Luna estableció allí su colonia en 1559. Aunque es probable que San Agustín no renuncie pronto a su título de ciudad más antigua que Pensacola, merece la pena explorar la historia centenaria de esta ciudad Panhandle.

Diríjase a Pensacola Historic Village, en el centro histórico de Pensacola, para hacerlo. Este lugar histórico de 2.5 acres, ideal para que personas de todas las edades aprendan más sobre la historia de la zona, cuenta con 28 edificios conservados y museos por los que pasear, que datan desde la época colonial hasta la Segunda Guerra Mundial.

Diversión en una excursión en velero (Cortesía de Visit Pensacola)

Otra parada para los aficionados a la historia debe ser el T.T. Wentworth, Jr. Museum, el museo insignia de Historic Pensacola. Se encuentra en un edificio de tres plantas de estilo mediterráneo (el antiguo Ayuntamiento de Pensacola) construido en 1907; abarca la historia general, con una exposición en la primera planta sobre la arqueología, la historia y la preservación del casco histórico de Pensacola, y las dos plantas superiores albergan exposiciones rotativas e itinerantes.

En una visita a Pensacola, también se puede recorrer Fort Pickens (ubicado en la Costa Nacional de las Islas del Golfo y, por tanto, accesible a pie y en barco), Fort Barrancas, el Molino Arcadia del siglo XIX, e incluso el Faro de Pensacola, de 177 escalones, que se construyó en 1859 y ahora ofrece amplias vistas de la Costa del Golfo.

El faro de Pensacola (Cortesía de Visit Pensacola)

Cenas al aire libre junto a la playa durante todo el año

Puede que se le abra el apetito con todo ese transporte mental al pasado. Por suerte, Pensacola tiene una gran oferta de restaurantes, incluso en estos tiempos extraños: comer al aire libre era la tendencia aquí, mucho antes del comienzo de la pandemia, y se puede cenar con los pies en la arena cualquier mes del año gracias al sol eterno del estado.

Una de las paradas emblemáticas—que no puede faltar en ningún viaje a Pensacola—es Flora-Bama, un emblemático honky-tonk y uno de los  más famosos bares del mundo. Situado en Perdido Key, en la línea estatal que separa Florida y Alabama, es un lugar popular para disfrutar de música en directo, actividades al aire libre, comida, bebidas heladas e inmejorables vistas de la puesta de sol.

Una puesta de sol en la playa (Cortesía de Visit Pensacola)

Otro gran lugar para comer, especialmente si le gusta el marisco o simplemente quiere sentir realmente su proximidad al Sur, mientras está en Pensacola, es Water Pig BBQ en Pensacola Beach. Este restaurante al aire libre, situado junto a la playa, sirve deliciosos platillos como la costilla de res o de puerco cocinadas a fuego lento (y ahumadas en la propia casa). No se olvide de probar una salsa de queso de pimiento o chicharrones de cerdo, y guarde espacio para el tradicional pudín de plátano al estilo sureño para el postre.

En una aventura de buceo (Cortesía de Visit Pensacola)

Visitar las playas

No sería un viaje a Pensacola sin explorar las hermosas playas de la zona, adoradas por sus aguas tranquilas y cristalinas y por sus extensiones de arena perfectas.

La playa de Pensacola está situada en una isla de contención a lo largo del Golfo de México y alberga la Costa Nacional de las Islas del Golfo, el histórico Fuerte Pickens, con arrecifes artificiales de gran capacidad para bucear, arena blanca como el azucar y aguas tentadoras; un vistazo y queda claro por qué se llama Costa Esmeralda. Hay mucho que explorar, pero también está perfectamente bien para detenerse en una silla de playa para pasar el día.

Un paseo por la naturaleza le llama la atención (Cortesía de Visit Pensacola)

Otra de las mejores playas para visitar en Pensacola es Perdido Key, que se traduce como “isla perdida” en español. Cayo Perdido es un santuario de vida silvestre y una serena isla barrera, y cuenta con dunas de arena, humedales y estuarios, por lo que a los visitantes les encantará relajarse en la naturaleza mientras disfrutan de la relajante presencia del mar.

Arcos de ladrillo desgastados en Fort Pickens (Colin D. Young/Guerra, Civil)

Cosas para hacer

Una de las mayores atracciones de Pensacola —además de sus playas, por supuesto—es el Museo Nacional de Aviación Naval, que alberga a los Ángeles Azules y otros 150 aviones restaurados de las flotas de aviación de la Marina, el Cuerpo de Marines y la Guardia Costera. Hay más de 4000 artefactos y recuerdos relevantes, pero los visitantes también pueden emocionarse con los simuladores de vuelo, una cubierta de vuelo virtual, una experiencia 4D de los Blue Àngels e incluso una experiencia VR del Apolo 11.

¿Está preparado para volar después de explorar toda la aviación histórica conmemorada en el museo? Reserve una excursión aérea con Hang Ten Helicopters para ver como desde la vista de un ave: Pensacola y sus hermosas playas. Hay visitas temáticas sobre diversos temas locales, desde fuertes de la Guerra Civil hasta naufragios y tiburones.

Si siempre ha querido aprender a hacer surf, el campamento de surf Innerlight es un buen lugar para hacerlo. Se ofrecen clases privadas, semiprivadas y en grupo, y las limpias olas de Pensacola son especialmente amables con los principiantes. Sé subirá a su tabla y surfeará el suave oleaje de Pensacola en poco tiempo.

Skye Sherman es una escritora de viajes independiente con sede en West Palm Beach, Florida. Cubre las noticias, de tránsito y destinos internacionales para una variedad de medios. Puedes seguir sus aventuras en Instagram y Twitter @skyesherman


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.