Pentágono planifica una posible retirada total de Afganistán en mayo de 2021

Por Zachary Stieber
22 de Septiembre de 2020
Actualizado: 22 de Septiembre de 2020

Los oficiales militares de EE.UU. están planeando la posibilidad de retirarse completamente de Afganistán para mayo del próximo año, confirmó el martes un alto funcionario, aunque el secretario de Defensa, Mark Esper, aún no ha emitido órdenes para la retirada total.

Los funcionarios estadounidenses tienen como objetivo reducir, entre octubre y noviembre, a 4500 las tropas en el país asiático.

“Me gustaría dejar en claro que el secretario no ha emitido órdenes para reducir el personal militar por debajo de este nivel de 4000 a 5000 [tropas] en Afganistán, aunque estamos llevando a cabo una planificación prudente para tener cero tropas en mayo de 2021, si las condiciones lo justifican, según el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes”, dijo David Helvey en Washington.

Helvey, subsecretario adjunto de defensa para asuntos de seguridad del Indo-Pacífico, estaba hablando durante una audiencia del Subcomité de Supervisión y Reforma de la Cámara sobre Seguridad Nacional.

Los líderes talibanes deben respetar las garantías hechas a Estados Unidos, incluida la participación en las negociaciones de paz que se desarrollarán al interior del territorio afgano, dijo Helvey, para que Estados Unidos siga adelante con la retirada de tropas.

“Estaremos observando con mucha atención para evaluar las condiciones de cumplimiento de los talibanes con los términos de su acuerdo, y eso se utilizará para informar las decisiones sobre retiradas nuevas y futuras”, agregó más tarde.

Ese acuerdo también incluye compromisos de lucha contra el terrorismo.

El negociador talibán, Abbas Stanikzai, centro, llega a la sesión de apertura de las conversaciones de paz entre el gobierno afgano y los talibanes, en la capital de Qatar, Doha, el 12 de septiembre de 2020. (Karim Jaafar/AFP a través de Getty Images).

Existe una expectativa de reducción de la violencia “y la violencia que estamos viendo hoy es demasiado alta”, dijo Helvey.

Al menos 57 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron en enfrentamientos que tuvieron esta semana con los talibanes, informó Reuters, citando a funcionarios de seguridad.

La violencia se desarrolló mientras los equipos, que representaban a ambas partes, negociaban en Qatar.

Los talibanes han “dado algunos pasos positivos”, dijo Zalmay Khalilzad, representante especial para la reconciliación de Afganistán, a la subcomisión de la Cámara.

“Buscamos más avances antes de estar satisfechos, y creo que una vez que lleguemos a las 4500 [tropas], haríamos una evaluación de los lazos y acciones que han tomado, y tomaríamos decisiones con base a eso”, dijo, y añadió que Estados Unidos podría cambiar su postura de fuerza si no cumplen sus compromisos.

El representante Stephen Lynch (D-Mass.), presidente del subcomité, dijo que la administración del presidente Donald Trump ha seguido retirando tropas, a pesar de que los talibanes no han cumplido algunas promesas.

“A pesar de múltiples indicios de que los talibanes no han cumplido plenamente sus compromisos, en virtud del acuerdo de febrero, la administración Trump ha retirado constantemente las fuerzas estadounidenses de Afganistán, lo que ha reducido gran parte de nuestra influencia para ayudar a configurar el futuro de Afganistán para su pueblo y para nuestros intereses de seguridad nacional”, dijo.

“Si bien todos estamos ansiosos para que nuestros hijos e hijas uniformados regresen a casa, también es importante que no negociemos innecesariamente o imprudentemente los derechos y libertades que el pueblo afgano ha ganado a un costo tan enorme con vidas de la coalición estadounidense, y vidas afganas”.

Los oficiales militares han puesto en duda si los talibanes pueden cumplir con sus compromisos y romper los lazos con Al-Qaeda.

“Los talibanes todavía no han demostrado de manera concluyente que van a romper con Al-Qaeda”, dijo a los periodistas el comandante del Comando Central de Estados Unidos, general Frank McKenzie, el 9 de septiembre.

El enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, testifica durante una audiencia ante un subcomité del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, el 22 de septiembre de 2020 en el Capitolio, en Washington, DC. (Alex Wong/Getty Images)

“Como saben, han sido muy consistentes en no atacarnos a nosotros ni a la coalición. Sin embargo, han seguido atacando a las fuerzas de seguridad afganas a un ritmo bastante rápido. Y hay una lucha bastante fuerte como usted sabe, como resultado de eso”.

Más tarde agregó: “Todavía hay algunas cosas que me preocupan sobre la capacidad o la voluntad de los talibanes para cumplir con todos los términos del acuerdo”.

El objetivo a largo plazo de Trump ha sido la retirada completa de lo que describe como “guerras sin fin”.

Las tropas estadounidenses invadieron Afganistán en 2001 y han mantenido una presencia allí hasta el día de hoy.

La retirada a principios de este año vio los niveles de fuerza reducirse de unas 13.000 a 8.600 tropas.

“Llevamos 19 años”, dijo Trump a los periodistas en mayo en Washington. “Creo que es suficiente”.

McKenzie dijo que 4500 tropas aún permitirían a los militares cumplir con “las tareas principales”.

“Hemos mostrado más que suficiente buena voluntad y nuestra disposición para demostrar que no queremos ser una fuerza de ocupación en este país. Pero tenemos intereses estratégicos, intereses vitales, que nos obligan a estar seguros de que estas entidades, como Al-Qaeda e ISIS, no puedan ser huéspedes allí para atacar a los Estados Unidos”, dijo.

Sigue a Zachary en Twitter: @zackstieber


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Twitter censura a viróloga china; EE.UU. acusa a hackers chinos

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS