Perdió su riñón por falta de medicamentos en Venezuela: “No quiere ser la próxima en morir”, dice su madre

22 de Noviembre de 2017 Actualizado: 22 de Noviembre de 2017

María Zapata de 66 años viajó a Caracas con el poco dinero que tenía para pedir ayuda por su hija, Maribel, quien perdió su trasplante de riñón luego de tres meses sin medicamentos, y ahora está en riesgo de morir como parte del drama que se ha convertido en crisis humanitaria en ese país.

“Hace 15 días perdió su riñón por falta de medicamentos y por la mala alimentación”, contó su madre.

Este lunes María Zapata participó de una movilización hacia las embajadas de Canadá, Costa Rica, Países Bajos y Perú, que solicitó a esos países presionar a Caracas para abrir “un canal humanitario” y traer medicinas al país.

Maribel Torres, de 37 años, ahora debe someterse a diálisis tras perder el riñón recibido hace 12 años.

Su situación es crítica, porque está muy débil y enferma, no obstante Maribel viaja habitualmente más de 60 kilómetros desde Maracay hasta Los Teques (norte), porque no hay unidad de diálisis en su ciudad.

“Ha estado más nerviosa” desde que “murió una señora donde ella se dializa. Mi hija no quiere ser la próxima”, relató su madre.

Se refería a Belkis Solórzano, la paciente trasplantada quien murió el 12 de noviembre a los 58 años, horas después de difundir un video en redes sociales en el que hacía un desesperado llamado por medicamentos.

La Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), fue la ONG que organizó esta movilización.

Su presidente Francisco Valencia, calificó como “alarmante” la “ausencia absoluta y prolongada” de fármacos, según el diario Clarín.

“Lo que hemos vivido este año es una falta absoluta y prolongada que afecta a miles de personas”, aseguró Valencia desde la web de Codevida.

La crisis de medicamentos afecta a la absoluta mayoría de la población.

En el caso de las enfermedades crónicas, por ejemplo, como el cáncer, la hemofilia, el párkinson, la esclerosis múltiple y otras que requieren medicamentos de alto costo, la escasez se ubica en 95 por ciento.

Según Valencia ello “pone en riesgo la vida de más de 300.000 personas”.

Pero si se cuenta la gente con hipertensión y diabetes “estamos hablando de 11 millones de personas que tienen serias dificultades para el acceso a medicamentos”.

Pero el gobierno niega una “crisis humanitaria” por falta de medicinas, por lo que ha rechazado ayuda internacional.

Madre e hija apenas pueden comer

La falta de medicamentos no es lo único que está enfrentando la familia de María Zapata y Maribel Torres.

Un informe de Caritas Venezuela mostró que uno de cada doce hogares se estaba alimentando “de la calle” – escarbando en busca de los restos de comida, que tiran los restaurantes, y entre los contenedores de basura. Con la inflación al 720 %, la más alta del mundo, la cesta básica de la compra cuesta ahora 16 veces más que el salario mínimo.

“Se trata de una grave crisis y es necesaria la ayuda nacional e internacional, para gestionar la escala del desastre”, concluyó Caritas.

TE RECOMENDAMOS