Perrita rastreadora de bombas separada de su compañero de guerra cruza el océano solo para verlo

Por EMG INSPIRED STAFF
25 de Agosto de 2019 Actualizado: 25 de Agosto de 2019

El sargento Jason Bos y su canina de servicio militar, Cila, pasaron cinco años codo con codo en múltiples despliegues en el extranjero, incluyendo Irak. Estuvieron juntos durante casi 100 misiones en Irak, que incluyeron el trabajo con el servicio secreto y la detección de bombas al borde de la carretera, así como de escondites de armas.

Durante el tiempo fuera de servicio, el Sargento Bos jugaba con Cila en la perrera de la Base Lackland de la Fuerza Aérea. Mientras no está en el extranjero, el Sgto. Bos visitaría el lugar donde se encuentra Cila.

“Nadie podía trabajar con esta canina y, sin embargo, ella me escuchó”, dijo Jason a MyFoxChicago.com. “No sé por qué me escuchó. Tal vez sea mi inflexión, tal vez sea mi personalidad”.

Pero cuando el sargento se retiró en el 2012 debido a una lesión en la espalda, se dirigió de nuevo a los Estados Unidos… sin Cila, un hermoso labrador chocolate. La canina se quedó en el ejército.

Al tener que despedirse de Cila, Jason estaba desconsolado. No estaba seguro de si volvería a reunirse con ella.

De regreso a su casa cerca de Grand Rapids en Michigan, Jason siguió adelante con su vida y tomó clases de negocios en la universidad.

Transcurrieron casi dos años, y no pasó un solo día en que el sargento Bos no pensara en su Cila. Sin embargo, el destino intervino cuando Jason se enteró de que Cila estaba a punto de retirarse de su servicio en Facebook.

Cuando el jefe de la perrera de su antigua base contactó a Jason para preguntarle si quería adoptar la canina militar retirada que olfateaba bombas, Jason estaba encantado y felizmente dijo que sí.

“Ella y yo nos desplegamos juntos, los dos, así que nos mudamos de una base a otra, y trabajamos con gente todos los días que realmente no conocíamos”, dijo Jason a ABC News. “La quería de vuelta e hice todo lo que pude para hacer eso”.

Con la ayuda de la American Humane Association y Mission K9 Rescue, Cila fue transportada en avión desde Alemania hasta Chicago. Después de un vuelo de nueve horas, Cila finalmente se reunió con el Sargento Bos en el Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago.

Jason estaba nervioso. “Espero que recuerde mi voz”, le dijo al Chicago Tribune un día antes en su casa.

¿Cila lo reconoció? ¡Sí, lo hizo! Cila se conectó con Jason al instante.

“¡Cici! Hola nena”, gritó Jason.

En cuanto Cila oye la voz de Jason, sabe que es él. “Me miró, empezó a olerme, me conocía”, dijo Jason.

Cila saltó emocionada a los brazos de su viejo amigo. La canina rodó sobre su espalda mientras Jason le daba un masaje en la barriga.

“Significa todo para mí”, dijo Jason.

Hablando con MyFoxChicago.com, el veterano de la guerra de Irak dijo: “Muchos de estos perros no pueden volver con su adiestrador, y yo soy uno de los afortunados”.

“Entonces, ¿qué les depara el futuro a ustedes dos, viejos soldados?”, le pregunta el camarógrafo al sargento Bos.

Si bien responde diciendo que le gustaría trabajar con los veteranos y ayudarlos a lidiar con las luchas posteriores al despliegue, está feliz de decir que Cila será puesta a trabajar… echándose en el sofá.

“Toda su vida se ha dedicado a trabajar. Ahora es el momento de que se preocupe por relajarse”, dijo Jason.

Juntos de nuevo, los dos soldados retirados viven ahora sus vidas de jubilación en la casa de Jason en Michigan.

Mira el vídeo a continuación:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Momentos como estos cuando los soldados ven a sus hijos de nuevo son muy conmovedores

TE RECOMENDAMOS