Perrita anciana abandonada antes de Navidad que había renunciado a vivir encuentra hogar justo a tiempo

Por The Epoch Times
18 de Diciembre de 2021 5:02 PM Actualizado: 25 de Agosto de 2022 11:01 PM

En las calles de Birmingham, una anciana perrita mezcla de pastor alemán y mastín fue encontrada abandonada, hambrienta y con el corazón roto. Por suerte, esta historia tiene un final feliz.

La perrita de 10 años, llamada Molly-Moo, fue recogida por la policía de West Midlands y entregada a la Sociedad Protectora de Animales (RSPCA). El inspector Steven Lee inició una investigación.

(Cortesía de la RSPCA)

“La pobre Molly-Moo estaba en un estado lamentable y se veía tan triste”, dijo. “Cuando uno la miraba a los ojos parecía rota, como si hubiera perdido la esperanza. Fue devastador”.

“Molly estaba vagando por una carretera muy transitada y peligrosa y creo que alguien la abandonó allí como si fuera basura”, añadió. “Estaba increíblemente demacrada, le sobresalían los huesos y tenía una mala enfermedad de la piel que no había sido tratada”.

(Cortesía de la RSPCA)

Aunque Molly-Moo tenía microchip y la policía localizó a sus dueños, dijeron que la habían robado de su jardín seis años antes y ya no estaban en condiciones de acogerla de nuevo.

Así que la llevaron al Hospital de Animales de Birmingham para que recibiera tratamiento y cariño, según un comunicado de la RSPCA. La alimentaron con una dieta especial para ayudarla a aumentar de peso y empezaron a tratar la costra de su piel. Después de seis meses en sus manos, el personal consideró que Molly-Moo estaba lista para encontrar un nuevo y cariñoso hogar.

“Queríamos darle un buen final de vida”.

La RSPCA encontró un candidato al poco tiempo. El soldador John Bebbington, de Leicester y su esposa Joanne vieron a Molly-Moo en Internet y enseguida supieron que querían darle un hogar.

“Perdimos a nuestro Staffie después de 13 años juntos y no estábamos buscando otro perro, pero un día nos cruzamos con la foto de Molly-Moo en Internet y quedamos encantados”, dijo John. “Su cara era tan triste y su historia era desgarradora”.

(Cortesía de la RSPCA)

“Me alegra que no pueda hablar porque no creo que pudiera afrontar por todo lo que ha pasado. Nuestra anterior perrita tuvo 13 años de felicidad y sentimos que queríamos darle a Molly un buen final de vida”.

La familia adoptó a Molly-Moo y al principio era un manojo de nervios y confusión, después de soportar tantos traumas.

“Su piel era dura y áspera como la de un elefante, apestaba y se le desprendían trozos de pelo por toda la casa”, dijo.

(Cortesía de la RSPCA)

Fue una tarea agotadora, dijo John. Tenían que bañarla todos los días y estar pendiente de sus medicamentos. La lavaban con champú, le limpiaban las orejas y la aseaban mientras se le caían las costras y le salía el pelo.

“Hubo momentos en los que pensamos: ‘¿Qué hicimos? Pero luego recordamos lo que alguien le había hecho y que se merecía una vida feliz y sana”, añadió John.

(Cortesía de la RSPCA)

En la actualidad, Molly-Moo es una perrita totalmente diferente, añadió John. Su pelo volvió a crecer y sus orejas se curaron. Ahora tiene la piel suave y es mucho más feliz.

“Podemos soltarle la correa y se pasea por el parque relacionándose con otros perros”, dijo el dueño. “Ha dado un giro de 180 grados y es muy feliz, de carácter dulce y se comporta bien”.

“Es una chica mayor, pero eso no le impide dar saltos por la hierba; es un verdadero placer verla. Pero nunca se aleja, no se separa de mí. Definitivamente he encontrado una mejor amiga para toda la vida y ella también”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.