Perrita con tumor de tamaño de un melón descuidado por sus dueños se recupera después de una cirugía

Por Louise Bevan
08 de Diciembre de 2020 7:21 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2020 7:24 PM

Una anciana perrita mascota estuvo a punto de ser sacrificada después que sus dueños le descuidaran un tumor “del tamaño de un melón”. Los funcionarios de un refugio la revisaron y descubrieron que el tumor de la perrita era benigno.

La perrita salchicha Boo Boo llegó tan agobiada por la enorme masa —la cual llegó a un tercio de su peso corporal— que apenas podía caminar.

A principios de octubre, los dueños del animal de 13 años la llevaron a un refugio y solicitaron la eutanasia. Sin embargo, Muttville Senior Dog Rescue, un santuario de San Francisco, se involucró y decidió investigar.

La perrita de 13 años llamada Boo Boo antes de someterse a una cirugía para extirpar su tumor benigno. (Cortesía de Muttville Senior Dog Rescue)

Sherri Franklin, la fundadora de Rescate de Perros Mayores de Muttville, dijo a Mirror que Boo Boo pesaba 12 libras (aprox. 5.4 kg) y que el tumor pesaba 3.5 libras (aprox. 1,6 kg).

“[El tumor] era del tamaño de un melón”, dijo Franklin, añadiendo que mientras Boo Boo caminaba su tumor se arrastraba por el suelo.

“Empezaba a descomponerse solo porque estaba golpeando el suelo”, dijo Franklin. “La familia dejó que creciera mucho y luego decidieron practicarle la eutanasia”.

Dijo que los dueños de Boo Boo la llevaron al lugar para que le realizaran la eutanasia “a pesar de que está llena de vida”, reportó Mirror.

Boo Boo después de la cirugía. (Cortesía de Muttville Senior Dog Rescue)

Sin embargo, el refugio Rescate de Perros Mayores de Muttville decidió que Boo Boo era una candidata para adopción sin importar el resultado de su biopsia, según el reporte. Si el tumor era canceroso, la pondrían en adopción en un hospicio; si era benigno, calificaría para un nuevo hogar permanente.

Un cirujano voluntario extirpó con éxito el tumor de Boo Boo. Los análisis de sangre confirmaron que la perrita estaba sana a pesar de la enorme masa que había llevado durante tanto tiempo.

La dulce y cariñosa perrita mayor fue adoptada por Ashley Shuster, de 26 años, tan solo una semana después de su cirugía.

Ashley Shuster, 26 años, con Boo Boo. (Cortesía de Muttville Senior Dog Rescue)

“Siempre he querido un perro”, dijo Shuster a Today. “Estuve viendo el sitio web de Muttville muy de cerca. Luego vi a Boo Boo. Tenía un pequeño sombrero de fiesta en su foto. Me sentí inmediatamente atraída por ella”.

“Mi abuela tuvo perros salchicha toda su vida, y eso me trajo muchos recuerdos de infancia realmente buenos”, añadió.

Shuster dijo que a Boo Boo lo que más le gusta es correr, probablemente porque “hace tanto tiempo que no podía moverse libremente”.

Cortesía de Muttville Senior Dog Rescue)

“Ella llegó con nosotros como un perro feliz que no podía caminar. Ahora se comporta como un cachorro”, dijo Franklin a Today. “Tiene toda una nueva vida por delante”.

La intervención del refugio le dio a esta perrita una nueva vida, que realmente merecía.

Al compartir la noticia de la adopción en su página de redes sociales, Rescate de Perros Mayores de Muttville escribió: “Durante el día, Boo Boo recibirá tanto amor que Ashley trabajará desde su casa. ¡Muchos paseos y aventuras del vecindario están reservados para las dos!”.

¡Nos encantaría escuchar sus historias! Puede compartirlas con nosotros en [email protected]


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Mire a continuación

Navegando por el mar de la vida con la brújula mágica de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.