Perrito callejero es enterrado vivo por órdenes de director de escuela, pero no todo está perdido

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
27 de Junio de 2019 Actualizado: 27 de Junio de 2019

Esta es una historia increíble de crueldad, una lucha por sobrevivir, una lucha por la justicia y la reconciliación. Y todo comenzó con un perro callejero en una escuela sudafricana.

Mientras que la foto muestra a Lily siendo una perra y corriendo con su mamá humana en el parque, hace ocho años estuvo tan cerca de la muerte como ningún perro podría estarlo. En ese momento, Lily era coja de piernas traseras y vivía al lado de la escuela secundaria Luhlaza, cerca de Ciudad del Cabo. Se arrastraba por toda la escuela para recoger las sobras de la cocina y la comida que se dejaba fuera para los gatos del lugar.

Un día, Lily entró en una de las aulas de la escuela en busca de comida y dejó un desastre. Entonces el enfurecido director de escuela Manono Makhaphela, instruyó a los conserjes para que se deshicieran de ella de una vez por todas.

Los conserjes querían recoger a Lily y dejarla fuera de la escuela con la esperanza que esto resolviera el problema. El director, sin embargo, les ordenó hacer algo que horrorizó a todos: enterrarla viva junto a las canchas de tenis. Uno de los conserjes, Poto Mfengu, sabía que esto estaba completamente equivocado, pero “estaba desesperado por mantener mi trabajo”, dijo a IOL News.

Por miedo, él y su colega hicieron lo que se les ordenó. Así que Lily, incapaz de salir, fue arrojada a un agujero de 1,8 metros y cubierta de tierra.

El personal de la cocina se horrorizó al ver a Lily y la oyó gritar pidiendo ayuda mientras la arena la cubría. Siguió ladrando todo lo que pudo, hasta que una de las cocineras, Bukelwa Mbulawa, llamó a la clínica de animales Mdzananda, que atiende a perros y gatos abandonados y perdidos y trata de volver a alojarlos.

Para cuando el personal de la clínica pudo llegar a la escuela, Lily había estado enterrada durante 20 minutos. La sacaron tan rápido como pudieron, y finalmente pudo respirar de nuevo. Como dijo el Dr. Edson Man’Ombe de la clínica, “cuando sacamos la perra de la fosa, estaba realmente activa, parpadeando y moviendo la cola”.

Luego vino la lucha para rehabilitar a Lily, que fue ayudada por generosas donaciones del Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat. La periodista independiente y miembro de la junta directiva de la clínica de Mdzananda, Helene Walne, intervino para adoptar a Lily, y los veterinarios se pusieron a trabajar para ayudarla.

Como dijo Walne a The Sunday Times, “el personal de Mdzananda decidió que la acupuntura iba a ser la mejor manera de abrir la comunicación entre sus piernas traseras y su cerebro para que pudiera aprender a caminar”.

El tratamiento funcionó milagrosamente, y Lily no solo podía logró, sino también correr. Incluso se convirtió en una pequeña celebridad, recibiendo la visita de Helen Zille, que era premier de la región del Cabo, y apareció en una popular revista de viajes sudafricana.

En cuanto al director y a los conserjes, finalmente se hizo justicia, ya que fueron acusados y obligados a enfrentarse a sus acciones. Los conserjes fueron acusados de crueldad hacia los animales y multados, al igual que el director. Sin embargo, esto no fue el final.

El sistema judicial sudafricano también favorece la justicia restaurativa, en la que los malhechores se ven obligados a enfrentar las consecuencias de su crimen. Esto significó que los conserjes y el director entendieran que los perros también pueden sentir dolor y que merecen ser tratados con respeto a través de los talleres de concientización sobre los animales que se llevan a cabo en la escuela.

Como dijo el director a News 24, “Este proyecto me hizo comprender que aunque un animal no sea tuyo, merece vivir. Estaba encerrado, pero ahora veo perros que tienen hambre y necesitan ayuda”.

Un final increíble para una historia que muestra el poder de la educación para cambiar corazones y mentes.

Mira el video a continuación:


¡Los perros son los mejores amigos del hombre!

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS