Perrito que casi muere de tristeza por la pérdida de su dueño logra sanar su corazón justo a tiempo

Por Marjorie Aguirre
19 de Julio de 2019 Actualizado: 21 de Julio de 2019

Los perros, similar a los humanos, son capaces de llorar al perder a un ser querido. Un perrito golden retriever fue apodado “el perro más triste de Detroit” cuando las imágenes de su lamentable rostro aparecieron en Internet poco después de la muerte de su dueño.

La vida de Río, un perrito mezcla de golden retriever de 10 años, dio un gran giro tras la muerte de su propietario. De pronto, luego de vivir en un hogar amoroso durante 10 años, se quedó solo, sin nadie que lo cuidara.

Así fue como Río fue llevado al Detroit Animal Care and Control.

Observaron que el perro no comía, se estremecía cuando una persona o una mascota lo tocaba y todo el tiempo estaba pegado a la pared, según The dodo.

Sentado silenciosamente en una esquina de cara a la pared con una expresión afligida y con la cabeza gacha, horas y horas, como si estuviera de luto por la muerte de su dueño.

Los empleados comprendieron que Río se encontraba visiblemente deprimido, lejos de su amo, en un lugar desconocido y lleno de extraños. Sabiendo que tenían que actuar rápido o perderían a Río, de inmediato llamaron a Detroit Dog Rescue para que los ayudaran.

Sin embargo los problemas de Río no terminaban ahí. “En el refugio nos enfrentamos a casos médicos y de salud mental muy difíciles de perros que pueden estar deprimidos o sufriendo una neurosis de perrera”, dijo a The dodo Kristina Millman-Rinaldi, directora ejecutiva de Detroit Dog Rescue.

Cuando Río ingresó a Dog Rescue, ya se había ganado la reputación de ser “el perro más triste de Detroit”. “Mucha gente no se da cuenta que los perros son criaturas muy sensibles e intuitivas; sienten como los humanos todo lo que sucede a su alrededor”.

Fiel a su apodo, Río seguía avanzando en espiral hacia la depresión. “No estaba reaccionando con nadie”, agrega Kristina . “Estaba frente a una esquina, sin mirar a nadie, no respondía a su nombre y realmente estaba teniendo dificultades”.

Para que Río pudiera volver a la normalidad, Kristina sabía que debía colocarlo en un hogar de acogida, donde tendría una mejor oportunidad de sobrevivir. Hizo algunas llamadas y consiguió que Ryan Callahan y su esposa Tashia, voluntarios de campo de DDR, estuvieran dispuestos a ayudar al triste perro mientras atravesaba ese difícil período de su vida, aún a pesar de tener dos perros en su familia y cuidar a otro más.

“Nos necesitaba y pudimos proporcionarle ayuda el tiempo que necesitaba”, dijo Ryan.  Él y su esposa llevaron a Río a su casa una noche nevada antes del Día de San Valentín. Para hacer que Río se sintiera cálido y confortable, la pareja preparó una habitación especial para el perro en la oficina central de Ryan Callahan.

Y por supuesto, con el cuidado tierno y cariñoso, Río se fue animando lentamente. Comenzó a acostarse junto a los pies de Ryan en la oficina central. Luego, se sentaba en su regazo. Incluso se inclinó hacia Ryan para un pequeño abrazo en una foto compartida por DDR. Fue un momento muy reconfortante. Ryan cree que Rio “solo necesitaba un lugar en la vida de alguien”.

Finalmente, con el cariño y cuidado de Ryan y Tashia, Río volvió a amar. Ellos lograron sanar su corazón roto luego de su terrible pérdida. Después de diez meses de llegado Río al refugio, fue adoptado por una pareja que al oír su historia, quiso darle un hogar para siempre.

Y para evitar nuevos traumas al perrito, tanto la familia de acogida como la de adopción han trabajado muy duro para hacer la transición sin dañar a Río, quien después de tener el corazón roto, hoy es finalmente feliz.

Si alguna vez pensaste criar una mascota, esperamos que esta historia te muestre el impacto que puedes provocar en el corazón de un perro. Sin sus protectores que fueron tan diligentes con su cuidado, probablemente Río se habría perdido en la depresión e incluso hubiera perdido la vida. Gracias a ellos, hoy es un perro muy feliz y eso lo podemos notar en su amplia sonrisa.

¿Conoces a alguien que haya pasado por una experiencia similar? Si te pareció interesante este artículo, por favor, comparte en tus redes sociales para que este mensaje llegue a más personas.

Fue arrollado por un tanque y… ¡sobrevivió!

TE RECOMENDAMOS