Perrito desamparado a más de 2000 km de casa por el ex de su dueña emprende un largo viaje de regreso

Por Catherine Bolton
10 de Julio de 2019 Actualizado: 10 de Julio de 2019

Cuando un adorable cachorro pitbull llamado Zimba se embarcó en un viaje a través del país con el novio de su dueña, lo último que esperaba era que lo abandonaran a miles de kilómetros de su casa.

Una ruptura entre su dueña y su novio a mitad del viaje, dejó a Zimba en el frío, literalmente. El ex-novio lo abandonó en el condado de Caroline, Maryland, a 2,092 km de su casa en Wichita, Kansas.

Fue encontrado solo a un lado de la carretera en noviembre del 2017. Y aunque su microchip lo llevó a un refugio que llamó a su dueña de vuelta en casa en Kansas, su trabajo y sus hijos la dejaron incapaz de dejar todo para ir a la Costa Atlántica y recoger al adorable perro.

Ahí es donde un hombre llamado Zach Holt intervino.

Zach era un antiguo empleado de la Caroline County Humane Society, que había estado dando refugio a Zimba. Se enteró del cachorro lejos de casa, por su novia, que todavía trabajaba en el refugio, y se dio cuenta de que estaba en una posición perfecta para ayudar; como camarero que solo trabajaba los fines de semana, Zach sabía que tenía un puñado de días libres y un coche que podía llevar a Zimba del punto A al punto B.

Así que cargó su vehículo con el amigo de cuatro patas y algunas provisiones para el viaje por carretera y partió hacia el Medio Oeste, todo para asegurarse de que Zimba pudiera llegar a casa a salvo.

“Soy camarero”, explicó Zach a WBZ en Baltimore cuando el mundo se enteró de la increíble historia.

“Trabajo estrictamente los fines de semana y los lunes y tengo los martes, miércoles, jueves y viernes libres. Y cuatro días es mucho tiempo para llegar a Kansas y volver, así que dije: ‘¿Por qué no?'”.

El refugio había tratado de coordinar otra manera de llevar al perro a casa, incluso contactando tanto a United Airlines como al refugio de Wichita que lo había adoptado inicialmente. Pero cuando todo lo demás fracasó, Zach sabía que podía usar su tiempo libre para reunir a una familia que había estado separada durante demasiado tiempo.

Cuando se le alabó por el increíble acto de bondad, Zach insistió en que él era el que tenía el trabajo fácil. Fueron los que se tomaron el tiempo para detenerse y rescatar a Zimba cuando lo vieron junto al camino, junto con los trabajadores del refugio que identificaron su microchip y trabajaron para contactar a su dueño, quienes merecían la mayor parte del crédito.

“Todo el trabajo duro, ya sabes, de coordinar todo y hacer que encontrara, ya sabes, a la persona que se tomó el tiempo de su día para, ya sabes, pelear con Zimba y asegurarse de que se pusiera en contacto con alguien. Quiero decir que eso fue increíble…. fue igual de fácil que para ellos andar y decir como ‘Oh mira, hay un perro callejero'”, insistió.

El viaje en sí mismo fue documentado en los medios de comunicación social cuando Zach y Zimba cruzaron el país, parando para acostarse en los hoteles a lo largo del camino. Su apoyo creció a medida que avanzaban, hasta que se detuvieron en Wichita en la oscuridad para sorprender a una dueña abrumada y feliz con una reunión familiar retrasada durante demasiado tiempo.

Finalmente, por fin, Zimba regresó a casa y, aunque Zach se dirigía a Maryland en otro agotador viaje de campo traviesa, no se arrepintió del precio que le había costado el viaje.

“No podría imaginar que mi mano derecha se fuera tanto tiempo”, dice. (Zach tiene su propio perro, un pastor alemán llamado Forrest, y un gato, Sullivan.) “Fue genial, quiero decir, encantador… sobre todo por estar tan cerca de la Navidad y cosas así”.

Los cachorritos estaban abandonados… Por suerte la mamá perro convenció a dos personas a que la ayudaran a rescatarlos

¿Te gustó este artículo?  Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS