Perrito ‘maestro del escape’ regresa al refugio 11 veces, finalmente encuentran la verdadera razón

Por La Gran Época
02 de Mayo de 2019 Actualizado: 25 de Junio de 2019

Cuando una familia va a un refugio de animales para adoptar a una mascota, espera que esta los acompañe por toda la vida y que se adapte tan bien a su nuevo hogar, que la felicidad que siente sea el vinculo para mantenerlos siempre unidos. Si embargo, esto no fue lo que ocurrió a un perro, quien tras ser 7 veces adoptado, se las arreglaba para escapar y terminó 11 veces devuelto al refugio para mascotas. 

Kay Hyman ha trabajado con refugios de animales por más de 20 años, pero ella nunca había conocido a un perro como Gumby, según cuenta en el portal de Barkpost.

Gumby es una mezcla de perro sabueso, alto, larguirucho, con un ladrido enérgico—como la mayoría de los de su raza—pero también poseía unas interesantes habilidades para escapar.

Estos perros son comunes en los estados sureños, de Estados Unidos, donde fue encontrado, y son conocidos por su naturaleza obstinada. Muchos de los perros sabuesos encontrados, usualmente han huido o fueron abandonados, cuando no han sido efectivos para la caza.

En 2014, encontraron a Gumby por primera vez y curiosamente estaba saludable y bien alimentado, lo cual ya lo hacía diferente, según cuenta Barkpost.

Gumby no era el perro callejero promedio: no era un perro que había sido abusado, pero tampoco era la mascota de alguien. Los trabajadores del refugio pensaron que quizás había escapado o había sido abandonado recientemente.

El perro no tuvo que pasar mucho tiempo en el refugio antes de encontrar un hogar, pero su primera estadía fue tan corta que pocos llegaron a enterarse.

“Su primera adopción duró solo 3 días”, afirmó la Sociedad de Animales Charleston. La siguiente adopción, en 2014, tuvo el doble de duración.

El refugio tuvo muchas esperanzas con su tercera adopción, ya que el nuevo propietario tenía las mejores intensiones de que las cosas funcionaran, sin embargo, esta fue incluso más desastrosa, ya que Gumby fue regresado en cuatro oportunidades diferentes por 4 personas distintas durante su tercera adopción:

Una vez, un extraño encontró a Gumby perdido y lo llevo de regreso al refugio. La segunda vez, un trabajador del control de animales apareció en la puerta con Gumby. Y el nuevo propietario lo regresaría dos veces, temiendo que Gumby, con su insistencia en escapar, terminara perdido, herido o incluso muerto. Finalmente, con el corazón roto decidieron dejarlo en el refugio de nuevo.

De esta forma, Gumby se quedó en el refugio durante unos cuantos meses. El refugio se aseguraba de advertirle a cada nueva familia que el perrito tenía una tendencia a escaparse, pero eventualmente, una cuarta familia lo adoptó.

Durante cuatro meses, los trabajadores del refugio no supieron nada de Gumby, y parecía que finalmente había encontrado su hogar para siempre.

Hasta que un día trajeron a un canino extraviado—e inmediatamente reconocieron a Gumby.

Luego de poco más de un mes, un quinto dueño intentó adoptar a Gumby. Poco despuésde dos meses, apareció un perro extraviado a 30 millas (48 km) de la Sociedad de Animales de Charleston—una vez más era Gumby.

Su sexta adopción fue mucho más corta, ya que el perro que tenía el propietario en su casa, no toleró la personalidad optimista de Gumby.

Al final de año, la Navidad se acercaba y el refugio quería otra vez encontrarle un hogar a Gumby. El último intento por adoptar a Gumby fue en diciembre 6 de 2015, pero solo duró hasta un poco después del año nuevo; esta era su séptima adopción, y la onceava vez que regresaba al refugio. El propietario confesó que Gumby había escapado 3 veces durante ese mes, y que incluso una vez rompió una puerta protectora para hacerlo.

El refugio decidió que ya era suficiente. No volverían a intentar colocar a Gumby en un hogar—después de todo, siempre escaparía y regresaría al refugio. Quizás el refugio era su hogar.

Y tenían razón. Bajo el cuidado de la Sociedad de Animales de Charleston, Gumby rara vez intentó escapar. Él adoraba al personal, y estos también se encariñaron con él de inmediato.

View this post on Instagram

King Gumby surveying his domain! #adoptatcas #dogsofinstagram #dogs #iamcaitlyn #dogs

A post shared by Charleston Animal Society (@charlestonanimalsociety) on

Y mientras conocían mejor a Gumby, se dieron cuenta de otra habilidad única: Tenía la habilidad de leer las emociones de otros perros, y de confortarlos. Cada vez que había rescates en donde el perro tenía ansiedad o estaba aterrado, Gumby, simplemente lo sabía, y ajustaba su comportamiento para tranquilizar a los otros perros.

La experta en conducta animal Donya Satriale contó a Barkpost, que incluso si sale a pasear, Gumby siempre regresa al refugio porque “él sabe que tiene trabajo que hacer”.

Gumby se ha vuelto un embajador en el refugio, a quien llaman para tranquilizar a los perros nuevos.

Un par de meses después, el refugio se dio cuenta de otra asombrosa característica de Gumby. Su tipo de sangre lo hace un valioso donador de sangre, y el suero de sus glóbulos blancos también tiene propiedades curativas que salvaron a unos gatitos enfermos.

Él juega con más de 50 perros al día y tiene todos los juguetes y la comida que puede pedir, además todos en el refugio lo aman por ser como es.

Emotivo rescate de un pequeño perro que casi se ahoga

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

 

TE RECOMENDAMOS