Persiguen hasta la muerte a minero de una mina de carbón por su creencia espiritual

Por RYAN BAO
16 de Marzo de 2021
Actualizado: 16 de Marzo de 2021

Un hombre chino fue perseguido hasta la muerte por el Partido Comunista Chino (PCCh) en febrero. Mientras estaba vivo, fue torturado por guardias de una prisión que intentaron obligarlo a abandonar su creencia en la práctica espiritual Falun Gong.

Yue Caiyun, un minero de carbón de 54 años, fue detenido el 21 de agosto de 2020 por las autoridades cuando estaba trabajando en la ciudad de Hangzhou, en la provincia de Zhejiang, en el este de China. La policía lo arrestó bajo el cargo de enviar por correo materiales de Falun Gong, según Minghui.org, un sitio web con sede en EE.UU. dedicado a informar sobre la persecución a Falun Gong en China.

Mientras estaba detenido, Yue hizo una huelga de hambre durante varios meses para protestar contra la persecución en su contra.

Después de ser sentenciado a 1 año y 4 meses de prisión, en diciembre pasado, Yue dejó ver a su familia debido a la pandemia.

A fines de febrero, Yue fue trasladado de urgencia a un hospital para que fuera atendido de emergencia, pero murió poco después, según informó Minghui.org. Le sobreviven su esposa y su hijo.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que se originó en China. Se compone de ejercicios de meditación y un conjunto de enseñanzas basadas en los principios de “verdad, compasión y tolerancia”. Tras su aumento de popularidad en la década de 1990 llegó a tener, en 1999, cerca de 70 millones de practicantes, según estimaciones oficiales en ese momento.

Amenazado por esta popularidad, el PCCh lanzó una persecución contra la práctica en 1999. Desde entonces, millones de practicantes de Falun Gong han sido encarcelados o llevados a pabellones psiquiátricos y a otras instalaciones, mientras que cientos de miles han sufrido torturas, según estimaciones del Centro de información de Falun Dafa.

Yue fue perseguido previamente después de que se dirigió a Beijing, en 2003, para solicitarle al PCCh que desistiera de su persecución a los practicantes de Falun Gong. Como resultado, fue condenado a reeducación mediante de trabajos forzados durante tres años, informó Minghui.org. Durante ese tiempo, fue severamente torturado en el campo de trabajo de Xuchang, en la provincia de Henan, en el centro de China.

Los guardias de la prisión torturaron de diferentes formas a Yue. Una de las torturas que recibió es llamada “cordero asado”, en esta las piernas y las manos de la víctima se atan a un palo mientras es golpeada por un grupo de personas.

En otro método de tortura llamado “silla de atar”, se ata a la víctima a una silla durante varios días para evitar que descanse.

Yue también fue sometido a un “castigo con cuerdas”, en el que las manos de la víctima se amarran hacia atrás con una cuerda fina de nailon y se levantan, provocando un dolor insoportable. Esta forma de tortura puede hacer que la cuerda corte profundamente la carne, causando lesiones y discapacidad. Yue tuvo que soportar este método de tortura 20 veces, mientras que al mismo tiempo se le negó el descanso durante toda una semana, informó Minghui.org.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS