Personas con trastornos por consumo de sustancias tienen mayor riesgo de infección posvacunación: Estudio

Por Tammy Hung
13 de Octubre de 2021
Actualizado: 13 de Octubre de 2021

Las personas con trastornos por consumo de sustancias (SUD) tienen más probabilidades de contraer COVID-19 y de sufrir resultados adversos a causa de la misma, según un estudio publicado el 5 de octubre en World Psychiatry (pdf).

“Las drogas y el alcohol afectan a la función inmunitaria, lo que probablemente contribuya al mayor riesgo de infecciones en individuos con SUD”, reportó el estudio.

Dirigido por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE.UU., el estudio descubrió que los pacientes con SUD eran más propensos a experimentar casos posvacunación en comparación con el promedio de los individuos vacunados sin SUD.

Se descubrió que el riesgo de contraer el COVID-19 en individuos vacunados era del 3.6% en individuos que no sufren trastornos por consumo de sustancias.

Entre los pacientes con trastornos por consumo de sustancias, aquellos con trastornos por consumo de cannabis o cocaína tenían aproximadamente el doble de probabilidades que los no consumidores de sustancias de contraer infecciones.

Los investigadores afirmaron que las personas con trastornos por consumo de sustancias corren un mayor riesgo de sufrir infecciones posvacunación porque tienden a tener problemas de salud concurrentes y se asocian con “determinantes socioeconómicos adversos de la salud”, como problemas relacionados con la educación, la alfabetización, el empleo, la vivienda y las circunstancias económicas.

Cuando se controlaron las características socioeconómicas adversas, las personas con la mayoría de los trastornos por consumo de sustancias —a excepción de los consumidores de cannabis— dejaron de presentar tasas elevadas de infecciones posvacunación.

De los pacientes con trastornos por consumo de sustancias, los que padecen un trastorno por consumo de cannabis tienen un mayor riesgo de infecciones posvacunación, aunque suelen ser más jóvenes y con menos comorbilidades.

“Esto puede indicar que otras variables adicionales, como los factores conductuales o los efectos adversos del cannabis sobre la función pulmonar e inmunitaria, podrían contribuir al mayor riesgo de infección posvacunación en este grupo”, plantearon los investigadores.

Los investigadores también informaron de que aquellos con trastornos por consumo de sustancias eran más propensos a tener enfermedades que afectaban al corazón, el cerebro, el sistema inmunitario, los vasos sanguíneos, los pulmones, los órganos metabólicos, el hígado y los riñones.

“Es probable que la alta frecuencia de comorbilidades en los pacientes con SUD también contribuya a sus elevadas tasas de hospitalización y muerte tras una infección posvacunación”, concluyó el estudio.

Entre la población de control y la que tiene trastornos por consumo de sustancias, los individuos que habían completado la serie de vacunas de Pfizer-BioNTech eran más propensos a experimentar infecciones intercurrentes que los que habían completado la serie de vacunas de Moderna, después de tener en cuenta los factores socioeconómicos y de salud.

Los investigadores incluyeron a 549,189 pacientes en el grupo de control y a 30,183 pacientes en el grupo de SUD, de los cuales 2058 padecían trastorno por consumo de cannabis, 1011 de cocaína, 2379 de opioides y 21,941 de tabaco.

Ambos grupos habían sido completamente vacunados con dos dosis de Pfizer-BioNTech o Moderna, o con una sola dosis de la vacuna de Johnson & Johnson y no habían contraído el SARS-CoV-2 previamente.

El estudio abarcó los meses en los que la variante delta apareció por primera vez en Estados Unidos, incluidos julio y agosto de 2021.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS