Pesaba 144 kilos y quería enlistarse en el ejército, así que tuvo que perder 51 kilos en solo 7 meses

Por Li Yen
31 de Agosto de 2019 Actualizado: 31 de Agosto de 2019

Dispuesto a adelgazar y ponerse en forma para alistarse en el ejército, un joven de Las Vegas perdió el “equivalente a una persona” en un período de siete meses.

Nacido en Oakland, California, creció en Perú, y actualmente viviendo en Las Vegas, Luis Enrique Pinto Jr. de 18 años de edad, se dio cuenta de que no quería un trabajo rutinario y repetitivo después de la escuela secundaria.

“No quiero despertarme y hacer lo mismo todos los días. Hay todo un mundo ahí fuera”, dijo Luis, que actualmente trabaja como electricista en obras de construcción, al Army News Service.

Con el deseo de formar parte de algo más grande que él mismo, Luis, un ex jugador de la línea ofensiva de fútbol de la escuela secundaria, decidió unirse al Ejército.

Luis tenía la intención de convertirse en el primer miembro de su familia en servir en el ejército. Desafortunadamente, es un tipo grande que ha luchado con el peso toda su vida. Pesando aproximadamente 144 kg, el adolescente 1.85 cm aproximadamente no pudo pasar los requisitos de peso del Ejército.

“Tienes que cumplir con los estándares de altura y peso. Así que, dependiendo de la estatura y la edad del individuo, tienen que cumplir con un peso máximo o podemos hacer lo que se llama una prueba de cinta, donde medimos, para los hombres, su cuello y su abdomen. Usamos su altura y también su peso para obtener un porcentaje de grasa corporal”, dijo el sargento de reclutamiento Philip Long a KTNV.

Sin embargo, Luis no se rindió. Le prometió al sargento Long que reduciría su peso para calificar.

Habiendo conocido a potenciales reclutas que lucharon por perder incluso unos pocas kilos en los últimos cuatro años, el sargento Long dudaba de que Luis pudiera lograr su objetivo. “Nunca se esfuerzan en ello”, dijo. “Nunca les importa lo suficiente y no van a ninguna parte”.

Pero a diferencia de otros reclutas con sobrepeso, Luis era diferente. Decidido a ingresar al Ejército, comenzó un estricto plan de ejercicios y dietas para perder peso a principios del 2019.

Para lograr su objetivo, se deshizo de su dieta alta en carbohidratos y aumentó su nivel de condición física con ejercicios cardiovasculares y entrenamiento a intervalos de alta intensidad alternando entre trotes y carreras. “Cuando nadie miraba, yo hacía flexiones en mi cuarto, comía bien, sabía qué comer”, dijo.

Cada vez que Luis se volvía perezoso y tenía ganas de descansar de los agotadores entrenamientos, su madre le decía que “solo se presentara” en el gimnasio y terminara de una vez por todas.

“Una cosa que me dijo es que me presentara”, dijo. “Solo preséntate y no te preocupes por el entrenamiento que está por venir. Apareces en el gimnasio y una vez que estás allí, ya estás allí, así que más vale que termines con esto”.

Luis aumentó su entrenamiento a intervalos de alta intensidad a medida que pasaban los meses.

Solía tardar 13 minutos en correr 1.6 km aproximadamente. Pero ahora es capaz de correr  1,6 km en solo 6 minutos y 30 segundos.

Con determinación y trabajo duro, Luis pasó por el viaje más difícil para bajar de peso.

“Solo esa sensación de que llevas puesto ese uniforme. Creo que eso ha jugado un papel muy importante”, dijo, “porque estás muy orgulloso de ti mismo y trabajas para conseguirlo”.

El viaje de pérdida de peso puede ser difícil; sin embargo, el resultado final bien vale la pena.

Después de siete meses, su peso bajó de  144 kg a aproximadamente 93 kg, perdiendo un total de casi 51 kg. “En este momento, utilizo mis camisas viejas como cobijas”, dijo.

Perder peso también ayudó a Luis a recuperar la confianza en sí mismo. “Cuando era grande, era muy inseguro”, dijo. “Ahora camino con la cabeza bien alta”.

Y lo más importante, ¡su nuevo peso cumple con los requisitos del Ejército! Pasó la Prueba de Evaluación Física Ocupacional y finalmente se alistó como un 14E, un puesto responsable de operar y mantener los sistemas de armas Patriot.

Al ver el éxito de la pérdida de peso de Luis, el sargento Long quedó impresionado.

“Es un humano, perdió el equivalente a un humano en siete meses”, dijo el sargento Long. “Tener ese corazón y ese empuje para seguir adelante, es impresionante. Lo llevó a enlistarse en el ejército. Esa mentalidad lo llevará a lo largo de su carrera y de su vida y tendrá mucho éxito”.

Luis comenzará el entrenamiento básico a principios de septiembre. Anticipando un mayor entrenamiento físico en el futuro, su objetivo es perder más peso. “Todavía hay mucho más por venir. Todavía quiero mejorar”, dijo.

Donde hay voluntad, hay un camino. Luis perseveró en sus luchas para lograr su sueño, y su persistencia dio sus frutos.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Cuando este militar estaba en una misión su esposa se enteró que estaba embarazada…

TE RECOMENDAMOS