Piloto de importante aerolínea sufre paro cardíaco entre vuelos tras vacunación obligatoria contra COVID

Por Enrico Trigoso
23 de Mayo de 2022 4:27 PM Actualizado: 23 de Mayo de 2022 4:27 PM

Robert Snow, piloto de American Airlines, una de las tres mayores aerolíneas del país, tiene 31 años de experiencia en aerolíneas comerciales y, además, siete años de experiencia como piloto de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

Snow afirma que es posible que no pueda volver a volar después de sufrir un paro cardíaco solo 6 ó 7 minutos después de aterrizar un avión que pilotaba de Denver a Dallas Fort Worth (DFW).

Todavía tenía programados dos vuelos más el 9 de abril.

Cree que su paro cardíaco está relacionada con la vacuna contra el COVID-19 de Johnson and Johnson que le obligaron a aplicarse para mantener su trabajo el 4 de noviembre de 2021, a pesar de que ya tenía inmunidad natural por haber contraído previamente el virus.

Además, dijo a The Epoch Times que ha recibido “varias llamadas telefónicas y comunicaciones de amigos de la industria que sí creen que podrían haber tenido problemas con una vacuna”.

Lo más alarmante es que algunos pilotos “tienen miedo de levantar la bandera y decir: ‘Oye, creo que podría tener un problema’ porque tienen miedo de perder su certificación médica para volar, que si perdemos nuestra [certificación] médica, ya no podemos operar. Ya no podemos ser pilotos comerciales. Y en el peor de los casos, que es lo que ahora mismo probablemente estoy experimentando, no se puede volar en absoluto. Y punto”, dijo Snow.

“Solo te diría que hay otros pilotos por ahí que han tenido preocupaciones, no solo los pilotos, también porque era un mandato de los empleados. Así que tenemos auxiliares de vuelo, mecánicos, controladores, agentes de puerta de embarque, de todo. Por supuesto, en el caso de los pilotos, consideramos que es un trabajo delicado desde el punto de vista de la seguridad de la aviación; pero sí, he recibido llamadas de otros pilotos y otras comunicaciones en las que me dicen que están preocupados pero que, debido a la naturaleza de esto, tienen miedo de manifestarlo”.

El veterano piloto tenía serias dudas sobre las nuevas vacunas contra el COVID-19 que se supone que previenen la infección del virus del Partido Comunista Chino, pero que ahora se sabe que proporcionan poca protección contra la infección después de que la variante ómicron se convirtiera en la dominante.

La eficacia de las vacunas de refuerzo también disminuye con el tiempo.

Además, los casos de miocarditis —inflamación del músculo cardíaco— y pericarditis —inflamación del revestimiento exterior del corazón— se han disparado desde que las vacunas contra el COVID-19 comenzaron a administrarse en todo el mundo.

No quería vacunarse, pero al ser el único proveedor de su familia, decidió correr el riesgo.

Entre breves suspiros, Snow declaró a The Epoch Times: “Inicialmente, mi empleador no iba a obligar a sus empleados a ponerse la vacuna. Posteriormente, cambiaron de opinión, aproximadamente el 1 de octubre, en relación con el mandato de la oficina ejecutiva aquí en Estados Unidos sobre los contratistas federales. Decidieron que ahora sí harían cumplir el mandato de vacunación a todos los empleados de la aerolínea. Y con respecto a eso, nos dijeron que si no nos vacunábamos seríamos despedidos. En ese momento no había duda de la sinceridad de su declaración”.

Las aerolíneas, que son contratistas del gobierno, se vieron afectadas por la orden ejecutiva del presidente Joe Biden de septiembre, que establece que todos los empleados de esas empresas deben ser vacunados contra el virus del PCCh.

The Epoch Times reportó en diciembre del año pasado que la FAA (Administración Federal de Aviación) estaba rompiendo su propia regla que establece que los pilotos no deben volar después de haber tomado medicamentos que han sido aprobados por menos de un año, según un grupo de abogados, médicos y otros expertos; incluyendo otro piloto que dice que su carrera terminó debido a las reacciones adversas de una vacuna.

“Así que decidí, después de considerarlo seriamente dado que era la única fuente de ingresos de mi familia, que seguiría adelante y recibiría la vacuna. No quería hacerlo“, dijo Snow.

“Tenía serias dudas sobre la seguridad, la eficiencia y la eficacia de la vacuna. Ya había tenido COVID. Ya había dado positivo en las pruebas de anticuerpos, y realmente no veía la razón de la misma. Pero la única solución que podría haber tenido para no recibir la vacuna era solicitar una exención religiosa o médica. No me pareció que debía solicitar cualquiera de las dos. En cuanto a la exención médica, no tenía ninguna razón para no recibirla, científicamente hablando, aparte del hecho de que se emitió bajo una EUA y no se probó completamente. Y en cuanto a la exención religiosa, no vi ninguna razón para solicitarla porque realmente no tengo ninguna creencia religiosa que me impida recibir esta vacuna en particular. Así que por razones morales y éticas, absolutamente. Pero eso no se consideró una razón válida para no vacunarse”.

El veterano piloto tuvo un brazo dolorido durante 10 días después de recibir la vacuna, y más tarde experimentó un extraño dolor que se extendió por la parte superior de su cuerpo.

Snow dijo que su brazo quedó “bastante dolorido” durante 10 días, algo que no experimentó con ninguna vacuna anterior. Con otras vacunas para viajes o en el ejército, normalmente le dolía durante dos o tres días como máximo.

Las cosas volvieron a la normalidad hasta enero, entonces recordó:

“Estaba en el transcurso de un vuelo y noté un dolor extraño mientras trabajaba en la parte superior. … Tuve un extraño dolor en el hombro derecho, que parecía extenderse hacia el cuadrante inferior derecho y luego hacia el pecho y a través de los omóplatos, lo que me pareció muy extraño, pero lo atribuí a una manipulación extraña en la parte superior, tal vez a un nervio o algo así, porque realmente no tenía ningún antecedente de eso que hubiera experimentado. Así que el dolor desapareció al cabo de uno o dos minutos y volvió a la normalidad”.

“Cuando terminamos ese vuelo, en realidad volví a dar positivo por COVID por segunda vez, [la] primera vez que lo tuve fue en marzo de 2021. La segunda vez habría sido en enero de 2022 —esto es después de la vacunación— y eso fue lo que supuse que era la variante ómicron porque se presentó básicamente como alergias, seguí estornudando mucho, con secreción nasal y eso fue todo, sin fiebre, sin escalofríos, sin nada, sin pérdida del gusto y del olfato como tuve la primera vez. Así que volví a trabajar, después del tiempo obligatorio, y empecé a tener el dolor de nuevo, solo que esta vez con un poco más de frecuencia. Así que, con un historial de problemas gastrointestinales, fui a ver a un gastroenterólogo que eligió hacer una endoscopia para echar un vistazo para ver si tenía tal vez una hernia de hiato o algo que estaba agravando el nervio neumogástrico. También se hizo un TAC abdominal”.

“Durante la espera de los resultados del TAC abdominal, fue cuando tuve mi paro cardíaco repentino y eso fue después de un vuelo de Denver a DFW. Habíamos llegado a la puerta de embarque unos minutos después de apagar el avión, probablemente unos seis minutos, seis, siete minutos después del aterrizaje. Y me levanté para recoger mis maletas para proceder al siguiente avión. Íbamos a terminar con otro retorno a una ciudad diferente para volver y terminar el viaje el cuarto día. Y eso es lo último que recuerdo, estar de pie recogiendo mi equipaje. Y en ese momento, los testigos dicen que me desplomé en la cabina de vuelo. Y eso es todo lo que sé en este momento. Cuando me desperté, estaba en la UCI del Baylor Scott and White en Grapevine, Texas, habiendo sufrido un paro cardiaco repentino”.

Ahora tiene que llevar un desfibrilador externo automático o “chaleco salvavidas” que monitoriza sus latidos, excepto cuando se ducha, que es cuando se supone que lo monitoriza un familiar. El chaleco salvavidas está diseñado para que, si el ritmo cardíaco se vuelve anormal, envíe una pequeña descarga para devolverlo al ritmo sinusal, y si detecta una fibrilación auricular, una fibrilación ventricular o cualquier tipo de fibrilación, enviaría una descarga mucho más fuerte para intentar devolverlo al ritmo correcto.

A pesar de todo este trauma, Snow se siente muy afortunado porque pudo recibir atención profesional de inmediato, lo que no es el caso de muchas otras personas.

“El paro cardíaco se produce cuando el corazón deja de latir. Cada año se producen unos 350,000 casos fuera de un hospital, y la tasa de supervivencia es inferior al 12%. La reanimación cardiopulmonar puede duplicar o triplicar las posibilidades de supervivencia”, egún heart.org.

“Si se miran las cifras… intento no mirarlas demasiado porque es bastante intimidante”. dijo Snow, refiriéndose a la tasa de supervivencia de los paros cardíacos.

“Lo que me preocupa, es [que] esto haya ocurrido en el lugar adecuado y en el momento adecuado. Porque si hubiera ocurrido… en cualquier otro momento en el que estuviera solo o más allá del tiempo de respuesta razonable para una respuesta médica, no estaría aquí teniendo esta conversación”.

John Pierce Law, que anteriormente representó a muchos conservadores prominentes, va a demandar a 12 grandes aerolíneas, incluida American Airlines, centrándose en la presunta inconstitucionalidad de los mandatos de vacunación que se impusieron a los empleados de la aerolínea.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.