Pintor al óleo ruso crea olas translúcidas iluminadas por el sol con un realismo casi mágico

Por Anna Mason
26 de Enero de 2023 4:44 PM Actualizado: 26 de Enero de 2023 4:44 PM

El artista ruso Ivan Aivazovsky, un auténtico pionero en el mundo de la pintura al óleo, obtenía resultados casi mágicos en sus paisajes marinos, con tanta maestría con la que manejaba el pincel. Al contemplar sus obras, casi se puede saborear el salado rocío del océano.

A lo largo de su vida, Aivazovsky acumuló unas 6000 obras terminadas, de las que más de la mitad eran temas marítimos. Dotado de un ojo y una mano para retratar el movimiento y la translucidez de las olas, el artista logró plasmar en el lienzo la esencia agitada y espumosa del mar.

“Barcos americanos frente al Peñón de Gibraltar” (1873). (Dominio público)
(Arriba a la izquierda) “Entre las olas” (1898) (Dominio público); (Abajo a la izquierda) “Llegada de Catalina II a Feodosia” (1883) (Dominio público); (Derecha) “Barco en el mar tempestuoso” (1887). (Dominio público)

Nacido en el puerto de Feodosia, en el Mar Negro, en 1817, según los biógrafos Eugene Lee y Diana Dubina, Aivazovsky ingresó en una prestigiosa escuela de arte de San Petersburgo cuando solo tenía 16 años. Siendo aún estudiante, se inició en la navegación participando en ejercicios de la Flota del Báltico en el golfo de Finlandia. Poco después, de regreso a su Crimea natal, conoció a los grandes comandantes navales de la Flota del Mar Negro.

Como artista en ciernes, Aivazovsky fue enviado por la Academia Imperial de las Artes a estudiar a Europa. La estrella emergente pasó unos años ilustres mezclándose con otros creativos en Italia y Francia. Fue alabado por contemporáneos como el pintor inglés J.M.W. Turner y recibió medallas de oro del Papa de la época y de la Real Academia de Francia.

A su regreso a Rusia, Aivazovsky se había convertido en una celebridad. Impresionada por su extraordinario talento, la marina rusa nombró a Aivazovsky su pintor oficial, y sus aventuras viajeras comenzaron de verdad. En 1845 fue enviado a Constantinopla y al archipiélago griego. Con energía bruta y sin haber cumplido aún los 30 años, el artista produjo un tesoro de escenas marinas, costeras y de batallas.

“La novena ola” (1850). (Dominio público)

“La novena ola” se considera la obra más famosa de Aivazovsky y es monumental: mide casi 3 por 4 metros. Representa las consecuencias de un naufragio ante la hoguera de un amanecer, con las olas en primer plano que parecen retener la luz del sol matutino en su acuosa garra.

Al igual que Turner, el uso que hace Aivazovsky de la perspectiva atmosférica a veces está a punto de fundir el mar y el cielo. La adición de un glorioso amanecer en “La novena ola” o de una puesta de sol en “Tormenta cerca de Eupatoria” aporta una dimensión emocional a la mezcla.

En aquellos años, los artistas trataban de romper el anterior concepto neoclásico de lo “racional” en sus obras en busca de una emoción más trascendente que se encuentra en lo “sublime”. Como Turner, Aivazovsky lo hacía a veces a través de una planitud casi abstracta en el manejo de los materiales que subsume la imagen.

“Arco iris” (1873). (Dominio público)
“Ola” de Ivan Aivazovsky (1889). (Dominio público)

Además de “La novena ola”, el artista produjo obras maestras como “Ola”, “Tormenta cerca de Eupatoria” y “Vista de Odessa en una noche iluminada por la luna”.

Una encuesta de opinión pública realizada en 2017 reveló que, entre los rusos, los cuadros de Aivazovski son los mejor valorados de todos los realizados por artistas rusos. El dicho “digno del pincel de Aivazovsky”, popularizado por Antón Chekhov, se convirtió en lenguaje común en Rusia para describir algo de incomparable belleza.

En 1892, poco antes de su muerte en Feodosia en el año 1900, Aivazovsky realizó un viaje a América. Tras el viaje, pintó las cataratas del Niágara, logrando captar una vez más la fuerza bruta y la sublime majestuosidad de la Madre Naturaleza.

“Costa marina” (1886). (Dominio público)
“Cañonera frente a Creta” (1897). (Dominio público)

Aunque muchos artistas legendarios de la era moderna tuvieron vidas trágicas, Aivazovsky no fue uno de ellos. El maestro de los paisajes marinos disfrutó de una gloriosa carrera de fortuna y fama, y la extraordinaria belleza de sus cuadros sigue deleitando dos siglos después.

El propio Aivazovsky declaró en las últimas etapas de una vida asombrosamente talentosa, dinámica y admirada: “Incluso a una edad muy avanzada sigo teniendo una gran pasión dentro de mí y trabajo constantemente”.

“Mar tormentoso de noche” (1853). (Dominio público)
“Constantinovich María en la tormenta de 1892” (1892). (Dominio público)
“Brig Mercury a la luz de la luna” (1871). (Dominio público)
“Tormenta” (1851). (Dominio público)
“Barcos en un oleaje al atardecer” (1850). (Dominio público)
“Koktebel” (1853). (Dominio público)
Pescadores en la playa (1852). (Dominio público)
“La tormenta en el mar” (1850). (Dominio público)
Autorretrato de Ivan Ayvazovsky (Dominio público)

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.