Plan de financiamiento climático no ayudará al clima, pero llevará al país al totalitarismo: Expertos

Por Petr Svab
26 de Octubre de 2021 3:51 PM Actualizado: 26 de Octubre de 2021 3:51 PM

El plan de la administración Biden, que busca imponer una serie de regulaciones financieras para contrarrestar el cambio climático, terminaría teniendo poco impacto en la reducción de las temperaturas globales. Sin embargo, las medidas podrían ser bastante eficaces a la hora de perjudicar la economía, ampliar la autoridad del gobierno y llevar al país hacia el totalitarismo, según varios expertos.

El plan de Biden, esbozado en un informe reciente de la “hoja de ruta” de la Casa Blanca, infundiría proyecciones sobre el cambio climático en las decisiones del sector financiero (pdf). ¿Está solicitando una hipoteca u otros préstamos? El banco consideraría el “riesgo climático” de suscribirlo. ¿Contratar un seguro? El “riesgo climático” influiría en su prima. ¿Poner dinero en una pensión o un fondo de inversión? Los administradores de fondos tendrían la libertad de considerar el “riesgo climático” al decidir dónde invertir su dinero. ¿Compra acciones por su cuenta? Las empresas públicas tendrían que desviar parte de su atención a explicar los “riesgos climáticos” que enfrentan. ¿Está solicitando un contrato con el gobierno? Prepárese para justificar su huella de carbono.

En algunas áreas, la administración combina el cambio climático con una serie de otros temas. El Departamento de Trabajo, por ejemplo, planea permitir que los fiduciarios de fondos de pensiones consideren criterios “ESG” —ambientales, sociales y de gobierno— en las decisiones de inversión. Aparte del “riesgo financiero relacionado con el clima”, dichos criterios también incluirían “consideraciones de justicia racial y económica” y de “sostenibilidad”.

El plan de Biden recibió elogios de grupos ambientalistas progresistas.

“La estrategia publicada hoy por la Casa Blanca sienta las bases fundamentales para cumplir la promesa del presidente Biden de abordar las amenazas que el cambio climático representa para nuestra economía”, dijo Ben Cushing, director de la campaña de financiación ‘libre de fósiles’ del Sierra Club, en un comunicado emitido el 15 de octubre.

Sin embargo, estimar lo que los cambios en el clima le costarán o no a un negocio en particular en el futuro está lejos de ser una ciencia exacta, advirtieron los expertos.

¿Impacto en las temperaturas globales?

Si bien muchos climatólogos están de acuerdo en que el clima cambiante de la Tierra causará daños graves a las personas, por ejemplo, a través de eventos climáticos más severos, el modelo científico que guía sus advertencias ofrece una amplia gama de estimaciones que se basan en una serie de suposiciones. Luego, los economistas hacen suposiciones adicionales sobre cómo estos escenarios de modelos climáticos podrían afectar la economía, y luego cómo respondería la economía, seguido de cómo respondería el gobierno y cómo respondería la economía a la respuesta del gobierno, etc.

“La evaluación de tales ‘riesgos’ sería en gran medida arbitraria dado que las suposiciones ‘correctas’ están lejos de ser obvias”, dijo Benjamin Zycher, del American Enterprise Institute, en un testimonio ante el Senado a principios de este año.

Si las empresas deben realizar una evaluación seria de tales riesgos, “el nivel de detalle y la sofisticación científica que se necesitaría para satisfacer tal requisito” conduciría a informes que abarcarían “miles de páginas, con referencias a miles más” y aun así terminan siendo “profundamente especulativos”, dijo.

David Burton, de la Fundación Heritage, predijo lo mismo con respecto a las divulgaciones de riesgos climáticos.

Las empresas necesitarían “desarrollar experiencia en modelos climáticos, la capacidad de hacer proyecciones macroeconómicas basadas en estos modelos, y luego realizar evaluaciones económicas específicas de la empresa basadas en estos modelos climáticos y económicos”, le dijo en junio a la Comisión de Bolsa y Valores. (SEC).

Mientras tanto, los reguladores gubernamentales tendrían que desarrollar la capacidad para vigilar estas divulgaciones. A partir de ahora, las agencias federales involucradas en la regulación financiera no tienen ni cerca la experiencia para diferenciar la ciencia climática genuina de la charlatanería de alto vuelo, indicaron ambos expertos.

“La premisa de que este requisito de ‘divulgación’ facilitaría una mejor toma de decisiones por parte de los inversores en el sector financiero es difícil de tomar en serio”, dijo Zycher.

Lo más probable es que las empresas no intenten realmente adivinar cuáles pueden ser sus riesgos climáticos, sugirió Zycher.

“La Reserva Federal y las instituciones financieras se verán impulsadas a adoptar supuestos (o contratar consultores que los hagan), minimizando el grado en que sus análisis podrían someterlos a ataques políticos, acciones regulatorias adversas y litigios”, dijo.

Es probable que las empresas adopten cualquier supuesto efecto climático respaldado por el gobierno, como a través de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA), sugirió.

“De este modo, se verán abocadas a la homogeneidad analítica, lo que supone un peligro muy real de que se produzca un “consenso” artificial entre las instituciones financieras, al margen de las pruebas reales, y quizá en gran medida incoherente con ellas”, afirmó.

El impacto de todos estos esfuerzos en el clima, incluso en el escenario más optimista, sería prácticamente nulo, sugirió.

“Si aplicamos el modelo climático de la Agencia de Protección Ambiental… las emisiones netas de GEI [gases de efecto invernadero] de EE.UU. con efecto inmediato producirían una reducción de las temperaturas globales de 0,104 grados centígrados para el 2100”, dijo.

Sin embargo, eso no quiere decir que tales medidas no tengan ningún impacto.

El costo del plan

Los expertos señalaron que obligar a realizar todo tipo de evaluaciones climáticas costaría dinero.

“Hay pocas dudas de que estos costos ascenderán a miles de millones de dólares”, dijo Burton. “Los gastos asociados con la generación de esta palabrería perjudicarán a los inversores al reducir la rentabilidad de los accionistas”.

Las reglas producirán una clase completa de consultores climáticos y especialistas en cumplimiento que usarán parte de sus cheques de pago para presionar por la continuación de las reglas, dijo.

Tales reglas también harían más opacas las operaciones financieras, señalaron los expertos.

En la actualidad, las empresas que cotizan en bolsa ya tienen que revelar todos los hechos “importantes” para su negocio, es decir, los hechos que pueden afectar a la decisión de un inversor razonable de actuar o no actuar. Si los riesgos climáticos son realmente importantes, no hay necesidad de nuevas normas, ya que las empresas ya están obligadas a divulgarlos, dijo Burton.

“Un requisito, ya sea formal o informal, de que los ‘riesgos’ climáticos se incorporen en las decisiones comerciales de las instituciones financieras debilitaría el estándar de materialidad para las divulgaciones de esas instituciones”, dijo.

Tales revelaciones aislarían aún más a la administración de las empresas públicas de sus responsabilidades, un área en la que ya se están quedando cortas, argumentó.

“En las corporaciones grandes y modernas, existe una separación de propiedad y control. Existe un problema importante entre el agente y el principal porque la gerencia y la junta directiva a menudo, en diversos grados, persiguen sus propios intereses en lugar de los intereses de los accionistas”, dijo.

Hasta ahora, la dirección puede salirse con la suya siempre que haya mantenido a la empresa en números rojos. Exigir divulgaciones climáticas obligatorias les permitiría utilizar el progreso hacia metas climáticas “en gran parte no cuantificables” como una excusa para un peor desempeño financiero, dijo.

Poder político

Las nuevas reglas también serían bastante efectivas para hacer que el gobierno sea más totalitario, señalaron varios académicos.

“Se trata de la aplicación del poder político”, dijo William Anderson, profesor de economía en la Universidad Estatal de Frostburg, en Maryland.

Le dijo a The Epoch Times que la política de despojar de capital a la industria petrolera, en particular, causaría más interrupciones en las cadenas de suministro y provocaría un empeoramiento de la inflación, deprimiendo el nivel de vida de los estadounidenses. El gobierno y los activistas políticos se darían la vuelta y “culparían al capitalismo”.

“Tomaría un tiempo convertir a Estados Unidos en Venezuela, pero se puede hacer”.

Michael Rectenwald, exprofesor de la Universidad de Nueva York y autoridad en socialismo corporativo, predijo que las exigencias de ESG servirían para señalar el cumplimiento ideológico de uno, similar a cómo los dueños de tiendas en los países socialistas cubrirían sus tiendas con eslóganes políticos, como se describe en el famoso ensayo “El poder de los Impotentes” del expresidente checo, Václav Havel.

“O te pones la simbología adecuada (los lemas del partido, o en este caso, la puntuación del índice ESG) o enfrentas las consecuencias”, dijo Rectenwald a The Epoch Times por correo electrónico. “Por cierto, esto concuerda con mis argumentos sobre lo que he llamado ‘socialismo corporativo'”.

“Si bien los ‘grupos de interés’ corporativos aprobados no son necesariamente monopolios, el efecto del índice ESG es la investidura de la mayor cantidad de capital posible en estas corporaciones, mientras se eliminan los productores considerados innecesarios o inimputables. Las puntuaciones ESG funcionan para eliminar la competencia”.

A pesar del discurso de la administración sobre ayudar a las comunidades desfavorecidas, algunos de los expertos señalaron que las grandes corporaciones son las mejor posicionadas ante tales regulaciones climáticas.

“No hay duda de que estas reglas tendrán un impacto adverso desproporcionado en los pequeños emisores, ya que los costos regulatorios no aumentan linealmente con el tamaño”, dijo Burton a The Epoch Times por correo electrónico.

Justo cuando la administración procede a invertir billones de dólares de deuda en el esfuerzo climático, muchas de las corporaciones más grandes predicen una ganancia inesperada por el impulso climático.

Una encuesta de 2018 de las empresas Fortune 500 realizada por Carbon Disclosure Project (CDP) encontró que las 81 empresas estadounidenses, que proporcionaron estimaciones financieras, esperaban un total de menos de USD 56,000 millones en pérdidas físicas por el cambio climático o por un clima más severo. Estimaron otros más de USD 54,000 millones en pérdidas por “riesgo de transición”, como regulaciones gubernamentales y cambios en el comportamiento del consumidor. Sin embargo, esperaban más de USD 450,000 millones en “oportunidades” relacionadas con el clima. Incluso las empresas de combustible predijeron que terminarán siendo beneficiarios netos del impulso climático (pdf).

El enfoque del gobierno

Algunos expertos indicaron que no son solo los detalles del plan de Biden, sino toda la idea de luchar contra el cambio climático a través de las órdenes del gobierno lo que está equivocado.

El gobierno tiene un mal historial a la hora de abordar problemas a largo plazo como el cambio climático, dijo Mark Thornton, economista del Instituto Mises.

“Estos son tipos de temas que son totalmente inadecuados para el proceso político”, dijo a The Epoch Times. “El mercado es realmente el más adecuado para hacer frente a esto”.

Se refirió a un próximo artículo de investigación que analiza los desarrollos de eficiencia energética que muestra que “el incentivo a la eficiencia energética se inició con la crisis del petróleo” de la década de 1970 y produjo orgánicamente “una eficiencia técnica muy significativa porque tiene como objetivo la eficiencia económica”, dijo.

Por otro lado, dijo, el documento muestra que “los decretos a corto plazo no han sido efectivos, que están poniendo demasiados recursos para obtener los tipos de resultados que realmente están tratando de generar”.

Anderson estuvo de acuerdo.

“¿Cómo funciona el gobierno? Establece plazos. Dice, “Ok, para este año, vamos a tener esto. Vamos a empezar a mover recursos de esta manera”. Bueno, las economías no funcionan así”.

Es muy posible que los coches eléctricos, por ejemplo, lleguen a ser más baratos que los de gasolina, pero es muy caro impulsar la tecnología por decreto, señaló Thornton. De hecho, los decretos pueden desviar recursos de una plétora de otras vías de innovación que pueden ofrecer una solución totalmente diferente para un transporte más limpio.

La intervención del gobierno también tiende a funcionar de manera diferente en la práctica con respecto a lo escrito en el papel, señaló Thornton.

“Una vez que empiezas con estas cosas, no sabemos a dónde van, excepto que normalmente empeoran”, dijo.

Se suponía que el Programa Nacional de Seguro contra Inundaciones, por ejemplo, disuadiría a las personas de construir casas en áreas propensas a inundaciones. En realidad, a menudo hace lo contrario, subsidiando el seguro contra inundaciones para las personas que deciden vivir en una zona de inundaciones, según un informe del Brookings Institution, de tendencia izquierdista. El gobierno ha gastado decenas de miles de millones, durante la existencia del programa desde 1968, en su mayor parte para proporcionar seguros contra inundaciones baratos a los propietarios acomodados de las zonas costeras. Una cuarta parte de las pólizas subsidiadas explícitamente se destinó a casas de vacaciones, según un estudio.

Los mismos escollos se aplicarían a los intentos de planificar la economía en torno a los objetivos climáticos, sugirió Thornton.

“No tenemos suficiente conocimiento o información para saber cómo van a funcionar todas estas cosas”.

El plan de financiamiento climático de Biden “es un monumento a esa ignorancia”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.