Plan de Infraestructuras es una “gran toma de poder y un tremendo despilfarro”, según los expertos

Por Bowen Xiao
30 de Marzo de 2021
Actualizado: 30 de Marzo de 2021

El discutido plan de infraestructuras, que costará más de 3 billones de dólares y que el presidente Joe Biden pretende aprobar este verano, no cumple con la financiación tradicional y supone una enorme toma de poder federal, según los expertos.

Aunque los detalles aún se están debatiendo, incluyendo si el plan costará 3 o 4 billones de dólares, lo que se ha revelado hasta ahora representa un ambicioso plan que cubre un amplio alcance fuera de los proyectos tradicionales de infraestructura, como la lucha contra el cambio climático, los programas del “Nuevo Acuerdo Verde” y la igualdad de ingresos.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo recientemente que el presidente tiene un “plan” para pagarlo. Biden revelará su plan el 31 de marzo.

“El plan representa una enorme toma de poder para el gobierno federal, potencialmente la mayor en décadas”, dijo David Ditch, asociado de presupuesto y transporte en la Fundación Heritage, a The Epoch Times.

“Solo la parte de infraestructuras supondría la participación federal en proyectos que están en el centro del gobierno local, como la construcción de escuelas y los sistemas de agua”, añadió.

Según Ditch, dar tanto poder al gobierno federal pondría estos proyectos en manos de la burocracia, que ya provoca un enorme despilfarro y pérdida de tiempo en cosas como las autopistas nacionales y las redes de aeropuertos. Al mismo tiempo, los gobiernos estatales y locales se vuelven más dependientes de Washington para sus responsabilidades normales, dijo.

Al ampliar el gobierno federal y utilizar la palabra “infraestructura” como escudo para ocultar una expansión masiva del estado de bienestar, los legisladores están utilizando la “naturaleza típicamente bipartidista del tema de la infraestructura como medio para obtener victorias políticas de izquierda”, dijo Ditch. Señaló que existe un fuerte interés bipartidista por un gran paquete de gastos centrado en proyectos de infraestructuras tradicionales, como carreteras y puentes.

Algunos legisladores y grupos empresariales han presionado a Biden para que aumente los impuestos sobre el combustible, pero en una entrevista del 29 de marzo en la CNN, el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, dijo que ni el impuesto sobre la gasolina ni el impuesto sobre el kilometraje formarían parte del plan de infraestructuras de Biden, al menos por ahora.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronuncia un discurso sobre la respuesta al COVID-19 y el estado de las vacunas en el auditorio South Court del complejo de la Casa Blanca el 29 de marzo de 2021 en Washington, DC. (Drew Angerer/Getty Images)

En cambio, se espera que Biden proponga el mayor incremento de impuestos federales en décadas, dijeron a Reuters dos fuentes familiarizadas con el plan. Incluye elevar los impuestos sobre la renta de las empresas de nuevo a la tasa del 28 por ciento anterior a la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos del presidente Donald Trump de 2017, y aumentar la tasa impositiva marginal de los altos ingresos, según las fuentes anónimas.

Las consecuencias de elevar los impuestos a las empresas para financiar en parte el impulso federal a las infraestructuras serán la reducción de la inversión privada en infraestructuras en proyectos de mercado y estatales, sustituyéndolos “por propuestas de Washington seleccionadas políticamente”, según Ryan Bourne, titular de la cátedra R. Evan Scharf para la comprensión pública de la economía en el Instituto Cato.

“Esto es un mal presagio para el crecimiento, porque los proyectos gubernamentales no suelen seleccionarse en función de lo que es mejor para la eficacia económica”, dijo Bourne a The Epoch Times. “En su lugar, los programas de infraestructuras seleccionados por los políticos pueden tener como objetivo conferir prestigio a los políticos, ganarse el favor de los grupos políticos, o enriquecer a los aliados políticos, como los sindicatos”.

Al mismo tiempo, los proyectos políticos también están plagados de costos inflados debido a las regulaciones medioambientales, de “compra de productos estadounidenses” y otras, dijo Bourne, señalando que esto proporciona “un amplio margen para las jugarretas económicas y políticas”.

Psaki confirmó a principios de esta semana que Biden planea dividir la propuesta de infraestructuras en dos partes como parte de un impulso para obtener el apoyo de los republicanos del Congreso para las diferentes prioridades. La primera parte se centra en la reconstrucción de carreteras, puentes y otras infraestructuras.

Según Bourne, el término “infraestructura” en sí mismo está siendo manipulado y actualmente va por el mismo camino que la “inversión”, que ha perdido su significado en el discurso político. Señaló cómo Biden llegó a hablar de la economía del cuidado, una industria de servicios, como “infraestructura crítica”.

“Sospecho que este juego de palabras refleja la creencia demócrata de que los votantes están más abiertos a que los gobiernos proporcionen “infraestructuras” que a “subvencionar industrias de servicios”. Esta parte equivale realmente a una gran apropiación de tierras en cuanto al papel del gobierno federal”, dijo Bourne.

Como señal de la batalla que se avecina, los legisladores progresistas presentarán pronto la Ley THRIVE, que destinaría 10 billones de dólares a un plan federal de infraestructuras verdes que contrarreste el plan de infraestructuras de Biden.

Expertos en economía dijeron a The Epoch Times que es probable que los republicanos no acepten financiar un paquete de infraestructuras que contenga grandes aumentos de impuestos a las empresas y al capital. También dijeron que las esperanzas de bipartidismo son escasas. Líderes demócratas como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), han pedido más bipartidismo en el plan de infraestructuras, al menos en apariencia.

Pero este mes el senador Ben Cardin (D-Md.) fue grabado sin darse cuenta diciéndole a Buttigieg que lo más probable es que los demócratas tengan que utilizar la reconciliación presupuestaria, una estrategia para eludir el apoyo republicano, para sus planes de infraestructura.

“En última instancia, se va a armar algo similar” al Plan de Rescate Estadounidense, dijo Cardin, reportó Politico.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), habla con los periodistas tras el almuerzo semanal del grupo republicano del Senado en el Russell Senate Office Building en el Capitolio en Washington el 16 de marzo de 2021. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Anteriormente en marzo, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, rechazó la idea de que los republicanos respaldaran los incrementos de impuestos bajo el plan de Biden, calificándolo de “caballo de Troya” para que los demócratas aprobaran todo sin apoyo bipartidista.

“No creo que vaya a haber ningún entusiasmo por nuestra parte para un aumento de los impuestos”, dijo en una conferencia de prensa semanal de los republicanos del Senado.

“Mi sospecha es que intentarán meter todo lo que puedan en ese proyecto de ley y llamarlo proyecto de ley de infraestructuras, igual que intentaron llamar al proyecto de ley de hace un par de semanas proyecto de ley COVID”, dijo McConnell.

Bourne dijo que duda que el paquete de infraestructuras sirva de mucho para la recuperación de la pandemia, ya que los plazos de las infraestructuras son siempre mucho más largos de lo previsto. A mediano plazo, cree que los proyectos desplazarán las inversiones privadas al aumentar la demanda de trabajadores de la construcción y de materias primas. Y a más largo plazo, Bourne afirma que la selección política de los proyectos, unida a la subida de los impuestos, reducirá el PIB respecto a lo que hubiera sido.

Todo esto no quita el hecho de que las infraestructuras de Estados Unidos son viejas, están anticuadas y necesitan urgentemente una modernización. Gran parte de las infraestructuras críticas del país se basan en la tecnología de los años 50, dijo Nicholas Giordano, profesor de ciencias políticas del Suffolk Community College y antiguo jefe de planificación de catástrofes de la Oficina de Gestión de Emergencias del Estado de Nueva York.

“Ambos partidos políticos son conscientes de la degradación de nuestras infraestructuras desde hace tiempo”, dijo Giordano a The Epoch Times. “Es necesario que actualicemos nuestras infraestructuras para seguir siendo competitivos internamente”.

Todos los años, el Núcleo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos emite un boletín de calificaciones, y la infraestructura de Estados Unidos suele recibir una calificación de C-.

El mayor problema del paquete de infraestructuras no es el precio, sino la ampliación de la definición de infraestructuras, dijo Giordano, quien señaló que las infraestructuras críticas del país consisten en 16 sectores vitales que figuran en la lista de la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de las Infraestructuras.

“De hecho, gran parte de ello es para satisfacer el ala socialista del Partido Demócrata, incluyendo un programa universal de preescolar, una universidad comunitaria universal e iniciativas verdes forzadas”, dijo Giordano sobre el plan de infraestructuras. “Los demócratas han dejado claro que su idea de bipartidismo es que los republicanos se sometan y voten para apoyar una agenda de extrema izquierda”.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Siga a Bowen en Parler: @BowenXiao


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS