Policía china interroga a una mujer que lleva kimono y causa debate en redes

Por Noticia de agencia
16 de Agosto de 2022 12:47 PM Actualizado: 16 de Agosto de 2022 12:47 PM

Un vídeo de un policía interrogando en la calle una mujer por llevar un kimono, un vestido tradicional japonés, ha causado un intenso debate en las redes sociales chinas en un momento en el que las relaciones entre Beijing y Tokio no atraviesan su mejor etapa.

En la red social Weibo, la etiqueta referente al incidente acumulaba este martes más de 230 millones de visitas.

Durante el vídeo del suceso, ocurrido el pasado miércoles en una calle comercial de la ciudad oriental de Suzhou, se puede ver a un policía abroncando a una mujer ataviada con un kimono japonés.

El policía le dice: “Si llevases un traje tradicional chino, no te diría nada, pero llevas un kimono. ¿Acaso no eres china?”.

La mujer, cuya identidad se desconoce, le explica que solo está tomándose unas fotos en la calle y pregunta al policía: “¿Tienes derecho a gritarme tan alto?”, a lo que el funcionario responde: “Sí”.

El agente advierte a la joven de que, si no colabora, podría incurrir en un delito de “provocar disturbios y crear problemas”, un cargo poco definido al que suelen recurrir las autoridades chinas para arrestar a activistas, organizadores de protestas o manifestantes.

El vídeo termina cuando el hombre la toma del brazo para llevársela del lugar.

La protagonista del incidente explicó en Weibo que, más tarde, la Policía la interrogó durante cinco horas, siendo liberada de madrugada, y la obligó a escribir una carta de autocrítica, extremos no confirmados por las autoridades.

En las redes sociales, abundan tanto los mensajes de condena a la conducta de la mujer como a la actitud de la Policía.

“La reforma y apertura de China no significa olvidar la historia. No hay forma de perdonar a los demonios que nunca se disculparon”, declaraba un comentarista.

“¿También van a detener a los que conducen un coche japonés o comen comida japonesa?”, ironizaba otro usuario.

El reciente asesinato en el país japonés del ex primer ministro japonés Shinzo Abe reavivó algunas tensiones entre China y Japón.

Abe ejerció de primer ministro entre 2012 y 2020, período durante el cual se tensaron las relaciones entre China y Japón a cuenta de cuestiones como las disputas territoriales en las islas Diaoyu, conocidas en Japón como Senkaku, o las visitas de Abe y otros altos funcionarios japoneses al polémico santuario tokiota de Yasukuni, ligado al pasado militarista del país y fuente de roces diplomáticos con varios países vecinos de Asia.

Asimismo, la cartera de Exteriores china llamó recientemente a consultas al embajador japonés en China por pedir a Beijing que se abstuviese de usar la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, como “un pretexto para llevar a cabo acciones militares agresivas en el Estrecho de Taiwán”.

Pese a que las producciones audiovisuales, la cultura y los productos procedentes del vecino japonés son populares en China, dicha realidad convive con el recuerdo de la invasión japonesa del país en los años 30 del siglo pasado.

Durante la II Guerra Mundial, Japón invadió buena parte del territorio chino, donde cometió graves crímenes de guerra, tales como sistemáticas matanzas de civiles, experimentación con armas biológicas o uso de mujeres chinas como “esclavas sexuales” por parte de oficiales del Ejército japonés.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.