Policía china reprime a propietarios que defienden sus casas de la demolición forzada en Beijing

El régimen chino roció gas pimienta y muchos residentes resultaron heridos
Por WANG JING Y FANG JING
09 de Julio de 2020 12:25 PM Actualizado: 09 de Julio de 2020 12:33 PM

La mañana del 29 de junio, cuando eran más de las tres de la mañana, cientos de agentes de seguridad y policías armados fueron enviados a realizar una demolición forzada de viviendas en el barrio de Wayao, una zona residencial de clase media en Beijing. Mientras los propietarios de las casas usaban piedras y extintores de fuego para defender sus propiedades, la policía los bombardeó con gas pimienta, un arma popular usada en las protestas de Hong Kong. Muchos residentes locales resultaron heridos y al menos 10 fueron arrestados.

Gas pimienta

El propietario Li Liang (alias) le dijo a The Epoch Times que la demolición probablemente comenzaría temprano en la mañana. Aproximadamente a la 1 a.m., los residentes se reunieron para bloquear los puntos de salida de la comunidad.

“Hay cuatro complejos en esta comunidad que comparten dos salidas. Fui a uno de ellos. Cada salida estaba ocupada por unos 200 aldeanos. Estábamos preparados por si nos rociaban con spray de pimienta. Resultó que eso fue lo que hicieron”.

Li explicó que cuando los agentes de seguridad sin licencia, conocidos como “seguridad negra”, aparecieron, no dijeron nada y simplemente “empezaron a rociarnos con un líquido muy frío”. Nos rociaron directamente a la cara, exactamente de la misma manera que lo hace la policía de Hong Kong. Cuando los ojos de una mujer resultaron heridos por el rociado, la policía armada le agarró el pelo, la empujó hacia abajo y le tiró la cabeza al suelo”.

“Tan pronto como cayó al suelo, la línea de defensa se rompió. La policía armada y la seguridad la pisaron mientras se abrían paso entre la multitud. Su pierna fue herida en la estampida. Una persona fue al hospital para ser tratada por una herida, pero fue aislado fuera [de la instalación]”.

Los guardias de seguridad y la policía armada llegaron al pueblo de Wayao para demoler por la fuerza las casas el 29 de junio. Utilizaron gas pimienta para someter a un grupo de propietarios, y muchos resultaron heridos mientras intentaban defender sus casas. (Captura de pantalla de vídeo)

Dos millas de equipo de demolición

Li indicó que antes de la demolición, algunos vehículos desconocidos fueron vistos revisando los pueblos. El equipo de demolición llegó a las 3 a.m.

“Los magistrados del Tribunal de Distrito de Changping trajeron consigo a los oficiales de la oficina de seguridad pública del distrito y de la comisaría del municipio. Este grupo se extendió por dos millas cuando se sumaron los coches de policía, los vehículos del tribunal, los vehículos pesados de ingeniería, etc., todo el camino desde los lugares de demolición hasta las salidas de las aldeas”, dijo Li.

El primer vehículo que llegó fue una ambulancia, lo que indicó a los residentes que los autores “no tenían miedo de matar, ni de sufrir bajas”, dijo Li. Luego le siguieron un coche de policía, la policía y los agentes de la policía judicial. “Se había publicado que nadie de seguridad pública estaba involucrado en la demolición; pero eso era una mentira. Todos participaron en el proceso de demolición. La policía armada estaba al frente con escudos, seguida por los agentes de seguridad negra”. El equipo de demolición llegó con equipo de protección y totalmente preparado para atacar a los ciudadanos desarmados.

Li dijo que el enfoque de los oficiales era salvaguardar las áreas a ser demolidas para asegurar que la demolición se llevara a cabo sin problemas. En cuanto a los vecindarios que aún no eran demolidos, se utilizó la gestión de la red. La gestión de la red es un sistema recientemente adaptado por Beijing para monitorear y controlar a los residentes individuales. Se usaba a menudo en Tíbet. Los residentes locales fueron agrupados y asignados a un administrador de red que obtendría información personal muy detallada de ellos. Se establecieron puntos de control en cada cuadrícula para asegurar un comportamiento conforme. Según Li, se colocaba un vehículo blindado en cada intersección para bloquear las señales de los teléfonos móviles.

“Debido a la pandemia, los funcionarios reunieron información sobre el vecindario en nombre de la prevención del brote epidémico. Reunieron datos tan detallados como el número de vehículos que entraban en la comunidad cada día, así como los nombres, ocupaciones e incluso la inclinación política de los residentes”, dijo Li.

La demolición debía completarse en cuatro días. Durante la entrevista se escucharon ruidos fuertes en el fondo. Li explicó que el complejo oriental fue el primero en ser demolido y que el complejo que estaba justo detrás estaba ahora en demolición.

Escasez de alimentos para los propietarios

Li también declaró que cada punto de bloqueo se extiende hasta seis millas (diez kilómetros) más allá del pueblo, y que cada entrada de la autopista estaba asegurada. Nadie podía entrar y nadie podía salir. A él le preocupó que la energía en su complejo pudiera ser cortada. Cortar el agua, la electricidad, internet y la comida ha sido una táctica rutinaria llevada a cabo por las autoridades durante las demoliciones forzadas.

Los residentes habían confiado en las autoridades y por lo tanto la mayoría de ellos no tenían comida en reserva, añadió.

Más de una docena de residentes fueron arrestados. Después del conflicto, los residentes estaban muy decepcionados y se sentían desesperados ante un régimen tan despiadado. Él explicó que algunas personas dijeron en WeChat que defenderían su propiedad con sus vidas, pero esas voces ya no se oyen. Li se preguntó si fueron arrestadas.

“Esta era mi casa. Trabajé duro la mayor parte de mi vida para construir esta casa. Ahora ya no está. El gobierno no habló de compensación. El resto de nuestras vidas se van a pique como lo hizo esta casa. Ayúdanos”, dijo un anciano en un vídeo.

“En esta tierra [China], no tenemos derechos, ni siquiera el derecho a sobrevivir. Los comunistas no permiten la propiedad privada. Por eso nos dan una identificación de residente. Significa que los chinos podemos vivir aquí, pero no tiene nada que ver con la ciudadanía”, añadió.

Según un informe de Radio Free Asia, la demolición de las comunidades de clase media comenzó en el invierno pasado. En octubre de 2019, 3800 viviendas del barrio fueron demolidas y los residentes perdieron un promedio de aproximadamente dos millones de yuanes (282,881 dólares) por casa.

Las comunidades de la aldea Wayao son conocidas como el barrio de la industria cultural desarrollado por acuerdos con los funcionarios locales, los desarrolladores y los residentes de clase media. Entre ellos hay muchos artistas, empresarios, estrellas de cine y televisión, funcionarios gubernamentales y militares jubilados.

En 2000, el terreno colectivo fue autorizado por el comité de cuadrilla local y construido con el deseo del gobierno local de impulsar la economía. Tuvo la aprobación del gobierno del distrito de Beijing. Se presentaron propiedades con varios tipos de villas. Sin embargo, el régimen ahora se dirige a estas comunidades etiquetándolas como ilegales y forzando su demolición sin negociación.

En 2017, el régimen chino desalojó a la gente y demolió las casas de una zona de bajos ingresos en Beijing, lo que dejó a decenas de miles de trabajadores migrantes sin hogar. Ahora, es la clase media la que está en el punto de mira.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.