Policía de Florida allana casa de excientífica de datos COVID despedida por presunta insubordinación

Por Isabel van Brugen
08 de Diciembre de 2020
Actualizado: 08 de Diciembre de 2020

La policía de Florida realizó el lunes una redada en la casa de una exempleada del Departamento de Salud de Florida (DOH) que fue despedida en mayo por supuesta insubordinación.

Rebekah Jones, quien ha afirmado que fue despedida por el departamento por negarse a manipular las cifras de la pandemia para algunas autoridades de Florida, publicó imágenes en su cuenta de Twitter que muestran a los policías entrando en su casa, y más tarde sacando sus armas.

Jones escribió en la red social que la policía estatal entró en su casa a las 8:30 a.m. del lunes, “me apuntó con un arma en la cara”, “apuntó con armas a mis hijos”, y se llevó todo su hardware y tecnología.

Acusó al gobernador de Florida Ron DeSantis de ordenar la redada, diciendo que “envió a la Gestapo (…) para hacer que me callara”.

Jones previamente ayudó a manejar el tablero de control de COVID-19 del estado, el cual incluye recuentos actualizados de casos y otra información.

“Estaban cumpliendo una orden para [confiscar] mi computadora después de que el DOH presentó una queja”, escribió Jones. “Se llevaron mi teléfono y la computadora que uso todos los días para publicar los números de casos en Florida, y los casos escolares de todo el país”.

“Tomaron evidencia de la corrupción a nivel estatal. Afirmaron que se trataba de una violación de la seguridad”, añadió.

“Esto es lo que les pasa a los científicos que hacen su trabajo honestamente. Esto es lo que le sucede a la gente que le dice la verdad al poder. Les digo que mi marido y mis dos hijos están arriba (…) y ENTONCES uno de ellos saca su arma. Delante de mis hijos. Esta es la Florida de DeSantis”, dijo.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla en una conferencia de prensa en el Jackson Memorial Hospital de Miami, Florida, el 13 de julio de 2020. (Joe Raedle/Getty Images)

Gretl Plessinger, portavoz del Departamento del Interior de Florida, confirmó que se había emitido una orden de registro para la casa de Jones y que se había incautado equipo informático durante dicho registro.

En una denuncia se alega que se sospechaba que Jones accedía al servicio de mensajería del departamento de salud del estado sin permiso.

El comisionado del Departamento de Policía de Florida (FDLE), Rick Swearingen, dijo en otro comunicado que la agencia inició una investigación el mes pasado a raíz de una queja del departamento de salud sobre un individuo que “pirateó ilegalmente su sistema de alerta de emergencia”.

“Como parte de nuestra investigación, los agentes del FDLE entregaron una orden de registro esta mañana en la residencia de Court Centerville, donde vive la Sra. Jones, después de determinar que la casa era el lugar desde el que se envió el mensaje no autorizado”, dice el comunicado. “Los agentes llamaron a la puerta y llamaron a la Sra. Jones anunciando la orden de registro y animándola a cooperar. La Sra. Jones se negó a acercarse a la puerta durante 20 minutos y se obsesionó con los agentes”.

El comunicado del FDLE dice que los policías no apuntaron a nadie con sus armas.

“Después de varios intentos, la Sra. Jones permitió que los agentes entraran. Los agentes entraron en la casa de acuerdo con los protocolos normales y se apoderaron de varios dispositivos que serán analizados forénsicamente. En ningún momento se apuntó a alguien de la casa con armas. Cualquier evidencia será referida al fiscal del estado para su procesamiento según corresponda”, agregó Swearingen.

La Oficina de DeSantis y el departamento de salud del estado no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios de The Epoch Times.

Jones ha afirmado que antes de ser despedida, le ordenaron que bajara el índice de positividad del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) del estado para que Florida pareciera que cumplía con su objetivo para la reapertura.

“Para mí, esto no se interpretó como una conspiración política o una directiva superior”, dijo Jones a la NPR en junio. “Parecía que la gente esperaba que cuando yo trajera esos resultados, los resultados apoyaran el plan que ellos habían escrito, y no lo hicieron, parecían estar en pánico, y como si tuvieran que encontrar una manera de hacer que los resultados coincidieran con el plan”.

La Oficina del Gobernador dijo en mayo, sin embargo, que durante su tiempo en el departamento, Jones “exhibió un comportamiento reiterado de insubordinación (…) incluyendo sus decisiones unilaterales de modificar el tablero de COVID-19 del departamento sin el aporte o la aprobación del equipo epidemiológico o sus supervisores”.

“La flagrante falta de respeto a los profesionales que trabajaban las 24 horas del día para proporcionar la información importante para la página web de COVID-19 fue perjudicial para el equipo”, dijo la portavoz de DeSantis, Helen Ferre, en un comunicado en ese momento.

DeSantis dijo en mayo que Jones estaba bajo lo que describió como “cargos criminales activos” por acoso cibernético y acoso sexual cibernético, añadiendo, “tengo una política de tolerancia cero para el acoso sexual”.

Un informe policial obtenido por WEAR-TV mostró que un hombre dijo a los agentes de policía que Jones publicó una página web que incluía fotos de él desnudo y la compartió con su jefe y familiares.

Desde que fue despedida por el Departamento de Salud de Florida, Jones ha lanzado su propio rastreador estatal de casos de virus del PCCh.

Zachary Stieber contribuyó a la elaboración de este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

Biden recibe felicitaciones de Beijing

TE RECOMENDAMOS