Policía de Hong Kong ingresa al metro y ataca con gas lacrimógeno y porras a pasajeros desarmados

Por Eva Fu
31 de Agosto de 2019 Actualizado: 31 de Agosto de 2019

Gas lacrimógeno y cañones de agua fueron desplegados en los últimos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes contra la ley de extradición, marcando otro fin de semana agitado en Hong Kong. A última hora de la tarde, la policía entró en las estaciones de metro en un intento de arrestar a protestantes, hiriendo a pasajeros desarmados.

Decenas de miles de manifestantes salieron a las calles a pesar de que la policía prohibió una marcha prevista para el 31 de agosto y advirtió repetidamente a los ciudadanos que estarían participando en asambleas ilegales.

Justo el día anterior, la policía arrestó a varios activistas y legisladores prominentes a favor de la democracia, lo que suscitó la preocupación de que el gobierno de Hong Kong estuviera orquestando un clima de miedo para disuadir a los manifestantes de que salieran.

Miles de manifestantes a favor de la democracia marchan en Causeway Bay el 31 de agosto de 2019 en Hong Kong, China. (Foto de Billy H.C. Kwok/Getty Images)

El 31 de agosto tiene un significado especial para Hong Kong. Hace cinco años, en la misma fecha, Beijing anunció una política estricta que negaba el sufragio universal a los hongkoneses en las elecciones para jefe ejecutivo de la ciudad, el funcionario de mayor rango.

En la actualidad, los candidatos son seleccionados por Beijing y un comité electoral de 1200 escaños compuesto en su mayoría por élites favorables a Beijing que votan por el jefe ejecutivo. El Frente de Derechos Humanos Civiles planeó originalmente una marcha para convocar a elecciones democráticas y libres y aclarar la sistemática desestimación por parte del gobierno de las demandas de los manifestantes en la crisis del proyecto de ley de extradición.

Manifestantes intentando cubrir un proyectil lacrimógeno durante los enfrentamientos con la policía en Hong Kong, el 31 de agosto de 2019. (Sung Pi Lung/The Epoch Times)

Se generó mucho enojo por el proyecto, ahora suspendido, que permitiría al régimen chino transferir a personas para su enjuiciamiento en el sistema judicial de China Continental. Muchos temen que el proyecto de ley erosione la autonomía de la ciudad. Además de los llamamientos a favor de una mayor democracia, los manifestantes dijeron que desean ver la retirada total del proyecto y una investigación independiente sobre el uso de la fuerza por parte de la policía durante las recientes manifestaciones.

Zona de guerra

A primera hora de la tarde, muchos se unieron a la marcha organizada de un grupo cristiano para “orar por la pecadora de Hong Kong (jefa ejecutiva) Carrie Lam”, entonando “Cantando aleluya al Señor”, que surgió como un himno no oficial desde que comenzaron las protestas masivas en junio.

La policía persigue a un manifestante (izq.) en el área de Causeway Bay de Hong Kong el 31 de agosto de 2019. (Anthony Wallace/AFP/Getty Images)

Otros se reunieron en el área comercial de Causeway Bay o Chater Garden en el distrito comercial Central, desafiando la lluvia con sus paraguas.

Por la noche, los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes rompieron el ritmo pacífico de las concentraciones de la tarde, repitiendo el patrón de las protestas del fin de semana pasado.

La policía desplegó camiones con cañones de agua varias veces, lanzando agua teñida de azul para luego facilitar la identificación de los manifestantes de primera línea. La policía los persiguió y los golpeó con porras, hiriendo a varias personas en la cabeza. Una persona resultó herida en el ojo izquierdo, supuestamente por un proyectil disparado por fuerzas armadas.

La policía dispara un cañón de agua a los manifestantes frente a la sede del gobierno en Hong Kong el 31 de agosto de 2019. (Anthony Wallace/AFP/Getty Images)

En Hennessy Road, donde se habían reunido muchos manifestantes, la policía disparó varias rondas de gas lacrimógeno y granadas de esponja.

Las autoridades también confirmaron que dispararon dos veces cerca de Victoria Park. No se reportaron heridos en el área. No está claro por qué la policía decidió desplegar sus armas de servicio en ese momento.

Hacia la medianoche, la violencia se extendió a las estaciones de metro del distrito de Kowloon.

Una manifestante está siendo detenida por la policía después de un despeje en una protesta en el distrito de Wan Chai el 31 de agosto de 2019 en Hong Kong, China. (Foto de Anthony Kwan/Getty Images)

En la estación Prince Edward y en varias otras estaciones de Kowloon, la policía entró a los vagones de tren, rociando con gas pimienta y golpeando con sus porras. Los agentes arrestaron al menos a una docena de personas. Varios pasajeros desarmados fueron vistos sangrando por lesiones.

Según la prensa local In-media Hk, la policía impidió que la puerta del tren se cerrara, gritando que necesitaban aumentar su fuerza para hacer frente a las “cucarachas” del interior, lo que algunos policías han utilizado para describir a los manifestantes.

A los reporteros que se encontraban en el lugar de los hechos se les negó el acceso y se les impidió realizar entrevistas.

El sistema de metro suspendió los servicios de al menos cinco líneas principales el sábado por la noche debido a las operaciones policiales.

Los videos que circulaban en línea mostraban un socorrista rogando a la policía que le permitiera entrar en la estación Yau Ma Tei para ayudar a los pasajeros heridos. Las puertas de la estación fueron cerradas.

La policía emitió una declaración en la que afirmaba que habían entrado en las estaciones de metro para impedir que los manifestantes vandalizaran los bienes públicos, aunque los activistas a favor de la democracia cuestionaron la validez de tales afirmaciones.

Lam Cheuk-ting, un legislador del Partido Democrático de Hong Kong, criticó a la policía por crear pánico al emplear la fuerza indiscriminadamente en lugares tan estrechos y cerrados como los trenes.

Los manifestantes también sospecharon que algunos se hacían pasar por policías. Varios hombres vestidos de negro fueron vistos ayudando a hacer arrestos de manifestantes en la escena. En algunos videos y fotos, hombres vestidos de negro con pistolas y fundas fueron sorprendidos lanzando bombas de gasolina.

*****

A continuación

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS