Policía siente algo “raro” cuando su perro no quiere sentarse, luego debe tomar una difícil decisión

Por Li Yen - La Gran Época
31 de Mayo de 2019 Actualizado: 31 de Mayo de 2019

Un policía quedó devastado por la posibilidad de perder a su compañero cuando el perro policía fue diagnosticado con un trastorno genético. Sin embargo, renunciar a su K9 sería lo último que haría. Decidido a permanecer junto a su fiel compañero,  pidió ayuda en línea.

El oficial de policía de los Hospitales Universitarios Matt Suster en Cleveland, Ohio, hace unos dos años formó pareja con General, su compañero K9 (un perro entrenado para acompañar a los policías en sus tareas de protección, rescate y rastreo).

Desde entonces el oficial Suster y su perro policía General mantienen un estrecho vínculo. Pero este verano Suster se enfrentó a un dilema después de que notara algo extraño con su K9.

“Estaba fuera de horario y le dije que se sentara y él comenzó a hacerlo, pero luego se detuvo”, le dijo Suster a Fox 8. “Eso es inusual porque normalmente hace lo que le pido. Por ello luego entramos al auto y cuando saltó, gritó. Así supe que algo estaba mal. Estaba lastimado”.

Cuando Suster llevó al General al veterinario, la resonancia magnética determinó que su compañero K9 tenía estenosis lumbosacra, un trastorno genético que conduce al estrechamiento de su canal vertebral, causando que se encojan los nervios de su espalda.

Como resultado de la enfermedad, el General estaba obligado a jubilarse anticipadamente. “Directamente nos dijeron que no podía volver a trabajar”, dijo Suster.

El oficial de policía Suster estaba devastado. Solo existían dos difíciles opciones.

Podría devolver al K9 o pagar 5.000 dólares de su propio bolsillo para quedarse con él. Y si el General pudiera regresar, sería enviado a un albergue o sería sacrificado.

Era impensable para el oficial Suster separarse de General, un perro al que ha llegado a amar.

“Ese fue probablemente el peor sentimiento que he tenido. No hay nada como pensar en perder a tu compañero”, dijo. “Es como intentar renunciar a uno de tus hijos. Simplemente no va a suceder”.

Renunciar a él sería lo último que Suster haría.

No iba a darle la espalda a su fiel compañero.


Entonces Suster creó una página de GoFundMe con un mensaje sincero para recaudar los USD 5.000 necesarios para mantener a su enfermo K9.

En su publicación de GoFundMe explicó: “General no solo es mi compañero, sino que se ha convertido en parte de mi familia. En este punto, el General y yo hemos formado un vínculo que es indescriptible y no puedo imaginar dejarlo ir”.


En 26 días, 213 personas ayudaron a donar un total de $ 7,460 dólares, superando la meta que propuso el oficial Suster.

“Nunca se sintió tan bien”, escribió una persona que donó. “Buena salud, General”.

Gracias a todos los donantes de buen corazón, Suster pudo mantener al general. Los fondos adicionales que recibió fueron destinados para ayudar a otros K9 retirados. “Me gustaría ayudar a otros K9 retirados”, dijo Suster.

¡Es genial saber de un final feliz como este, donde Suster y el General pueden permanecer juntos!

Esperamos que el General pueda disfrutar de su retiro y de muchas caricias, pues sin duda ha trabajado duro para recibirlas.

Mira el video:

¡Mira a este perro con impresionantes habilidades!

TE RECOMENDAMOS