Policías escuchan gritos en una casa abandonada, algo terrible estaba ocurriendo en su interior

Por Robert Jay Watson - La Gran Época
01 de Junio de 2019 Actualizado: 10 de Junio de 2019

¿Qué harías si escuchas a un animal en peligro? ¿Confiarías en su dueño? ¿O te interpondrías para averiguar qué es lo que está pasando?

Para los oficiales del Departamento de Policía de Chicago no había dudas de qué hacer cuando escucharon animales llorando desde dentro de una casa abandonada mientras patrullaban la zona un verano de 2015. Consiguieron entrar a la misteriosa casa y encontraron algo realmente horrible en su interior. Dos perros adultos que se habían quedado sin comida ni agua durante lo que parecían ser semanas.

Los animales habían sido encerrados en su interior sin luz y estaban muriendo lentamente de deshidratación e inanición. Los oficiales sabían que la primera prioridad era darles agua y comida a los perros. Luego los llevaron rápidamente a la sala de emergencias de la clínica veterinaria Heal para recibir atención médica.

Fue entonces cuando la Fundación Trío Animal, una organización benéfica que ayuda a los perros más enfermos y maltratados a recibir atención, se ocupó de los pobres animales.

“Puede que sean perros sin hogar, pero no olvidados”, afirma la página de Facebook de la fundación luego de una intensa pelea para mantenerlos vivos.

Los perros se llamaban Emmy (la pelirrojo) y Oscar (el blanco), y los veterinarios hicieron todo lo que pudieron para ayudarlos. El refugio informó sobre la situación alarmante para todos los que habían oído hablar del rescate de los caninos.

“Emmy pesaba solo 10 kilos y su cuerpo estaba en modo de inanición. Estaba anémica, tenía un recuento elevado de glóbulos blancos y estaba peligrosamente deshidratada”, según un artículo publicado en la página de Facebook de la Fundación Trio Animal.

Para no dañar su sistema digestivo, tuvieron que alimentarla con comidas pequeñas e intensamente nutritivas. Oscar estaba mejor físicamente, pero había desarrollado problemas de comportamiento debido al terrible trauma.

Con el paso de los días, los dos perros comenzaron a recuperarse. Un técnico veterinario de Heal, llamado Anthony, que había sido asignado para cuidar a Emmy, se enamoró de ella.

“Cuando Emmy estaba débil no quería dejar ni un solo momento a Anthony, la colgaba de su cuello y la llevaba como un cervatillo… estaba más que feliz”, declaró la página de Facebook de la fundación. Si Anthony no estaba cerca, Emmy usaba la poca fuerza que tenía para tratar de encontrarlo.

Cuando la fundación comenzó a buscar un hogar que Emmy pudiera llamar suyo, Anthony se dio cuenta de lo que necesitaba hacer. Cuando la fundación iba a trasladarla del hospital a su refugio, a Anthony se rompió el corazón y decidió que el hogar de Emmy sería el suyo para siempre.

Oscar también recibió la ayuda que necesitaba, ya que un miembro del refugio recibió capacitación en obediencia para asegurarse que pudiera ser un animal de compañía seguro para cualquier familia que quisiera darle la oportunidad que nunca había tenido.

“Después de más de dos meses de rehabilitación médica y emocional”, Oscar estaba listo para ser adoptado por una familia. “Es un perro feliz y afortunado la mayor parte del tiempo, aunque tiene algunos problemas de miedo que son residuales de su pasado”.

Afortunadamente, la gente respondió sorprendentemente a su puesto, y él también encontró un hogar que lo acogió.

Una increíble historia de coraje y generosidad de gente de todo Chicago y el país. Como Trío Animal publicó, “sin sus oraciones y contribuciones financieras, esto no hubiera sido posible”. Esto demuestra lo que puede suceder cuando la policía y la comunidad se unen para cuidar de los que no pueden cuidar de sí mismos.

Estos perritos se toman su tiempo… ¿Qué tal? 

TE RECOMENDAMOS