Policías ayudan y hospedan en hotel a veterano de guerra que se pierde a 320 kilómetros de su casa

Por La Gran Época
22 de Enero de 2019 Actualizado: 22 de Enero de 2019

Se suponía que iba a ser un viaje fácil para el veterano de la Segunda Guerra Mundial, Oscar Ehrhart de 92 años, cuando asistió a una Legión Americana local.

Sin embargo, un giro equivocado desvió su camino y el residente de Waynesboro, Pensilvania, se dio cuenta que había viajado más de 320 kilómetros antes de aceptar que era demasiado oscuro para seguir adelante. Cuando se puso el sol, el veterano llegó a Robbinsville, Nueva Jersey.

Con la esperanza de orientarse y encontrar el camino de regreso a casa por la mañana, Oscar se detuvo en un camino de entrada al azar y tocó el timbre de una casa para pedirle un favor a sus residentes.

Todo lo que quería era estacionar su coche en la entrada y dormir allí por la noche. No pidió una habitación extra, solo un lugar para mantener su vehículo a salvo de los agresores o de una grúa.

En cambio, la comunidad se unió para asegurarse de que tuviera una opción mucho más cómoda.

Cuando Oscar rechazó la oferta de los propietarios, Louise Butrovich Shea y su esposo, de dormir en su habitación extra, llamaron al departamento de policía local para ver si había alguna manera de encontrarle una solución fuera de una residencia privada.

De inmediato, el Sargento Thomas Egan de la policía de Robbinsville, llamó al Hampton Inn and Suites de la ciudad, hizo la reservación para Oscar y pagó de su propio bolsillo. Luego llevó al anciano veterano al hotel y le ayudó a registrarse con seguridad, pero la amabilidad no se detuvo allí.

Cuando la recepcionista del hotel le informó a su gerente de lo que sucedía, la filial preparó la habitación, lo que significaba que Oscar no solo se libró de los gastos extras, sino que el agente de policía también.

“Me quedé sin palabras. Quiero decir que escuchas todas esas cosas negativas sobre los oficiales de policía y fue conmovedor, fue emocionante. Sabes, no esperas eso. Esperas, ok, los oficiales hacían su trabajo. Están acompañando a la persona a donde tiene que ir y están en camino, pero estos oficiales fueron más allá”, dijo Nicole, recepcionista del hotel.

Imagen ilustrativa (Créditos: Wikimedias Commons |GinoKolle |CC BY-SA 3.0)

Los oficiales no hicieron un gran escándalo por el suplicio de Oscar, simplemente cumplieron con su servicio antes de dejarlo descansar una buena noche, para su viaje al día siguiente.

Más tarde, el sargento Thomas también regresó a la estación de policía e imprimió instrucciones para que Oscar regresara a Waynesboro, Pensilvania. Se lo entregó en el hotel.

El alcalde de Robbinsville, Dave Fried, estaba definitivamente orgulloso del sargento Thomas y su equipo.

“Son un grupo increíble de hombres y mujeres que hacen su trabajo muy bien y en muchos casos van más allá del deber”, dijo Dave en una declaración.

“Con tantos informes negativos en los medios de comunicación que rodean a las fuerzas policiales en todo el país, la policía de Robbinsville sigue siendo un faro para lo que es correcto”.

Para un gesto tan simple, está claro el enorme impacto que esto tuvo casi con seguridad en todos los involucrados – después de todo, ¡nada restaura la fe en la humanidad como las buenas acciones que crean una reacción en cadena tan increíble!

Este niño solo quiere celebrar su cumpleaños con la policía

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS