Policías mexicanos protestan por las pérdidas que les causa su pase a la Guardia Nacional

Por EFE
03 de Julio de 2019 Actualizado: 03 de Julio de 2019

Centenares de agentes de la Policía Federal se manifestaron este miércoles en Ciudad de México contra la Guardia Nacional, un nuevo cuerpo de seguridad impulsado por el Ejecutivo mexicano que inició recientemente sus operaciones.

La protesta se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Mando de la Policía Federal, ubicado en la alcaldía de Iztapalapa, en el oriente de la capital.

Exaltados, a golpes y empujones, los agentes policiales lanzaron botellas y todo tipo de objetos contra el cuartel y contra un grupo militar que trató de calmar los ánimos.

Según reportaron medios locales, entre los agredidos destaca la coordinadora operativa de la Guardia Nacional, Patricia Trujillo, quien fue golpeada y calificada a gritos de “traidora”.

La comisionada de la Policía Federal, Patricia Trujillo, la cual fue golpeada y calificada a gritos de “traidora”, recibe la protección de su escolta en Ciudad de México (México) en contra de la Guardia Nacional. EFE/ Madla Hartz

Los policías en protesta reclaman que, de tener que incorporarse a la Guardia -compuesta por militares, policías y marinos- podría desaparecer un bono mensual del que gozan los agentes.

Aseguran también que con la llegada del nuevo Gobierno, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, sus derechos laborales se han visto reducidos.

Uno de los inconformes, Alberto García Salgado, dijo a Efe que “no es suficiente” el dinero que se les ofrece por la Guardia Nacional a cambio de dejar de lado a sus familias por tener que trasladarse a realizar operativos.

“Ninguno de nosotros diría ‘Voy a dejar de ver a mis hijos, dejar de pasar tiempo con ellos, por 20.000 pesos (unos 1.027 dólares)’. Es poco, es muy poco el precio que se está pagando por dejar a la familia olvidada”, explicó.

Familiares de policías federales se manifiestan frente a la sede de la Policía Federal en la Ciudad de México el 3 de julio de 2019 durante una protesta contra la anexión de la Policía Federal a la recién creada Guardia Nacional. (OCTAVIO NAVA/AFP/Getty Images)

Trujillo, por su parte, compareció horas después ante los medios tras reunirse con algunos manifestantes y expuso que “hay apertura total al diálogo” y que “no habrá despidos masivos”.

“Ninguna o ninguno será obligado u obligada a pasar a la Guardia Nacional si esto no es de su interés”, aseguró.

Hasta el momento han podido contactar con dos grupos en representación de los policías inconformes, estableciendo una mesa de diálogo que, dijo, será “permanente”.

Los principales puntos que manifestaron los policías a Trujillo fueron que no les llegó la información, la exigencia de que no haya diferenciación en el trato hacia ellos y que no se les discrimine por sobrepeso o tatuajes, entre otros.

“Quieren que se respete la antigüedad y la jerarquía de sus grados. Este punto es muy importante porque han manifestado que aceptan llevar a efecto el pase a la Guardia Nacional si el grupo que pase no es fragmentado”, agregó Trujillo.

Asimismo, dado que para ingresar a la Guardia Nacional es necesaria una evaluación, los policías pidieron que “se considere una revaloración en cuanto a las evaluaciones por sobrepeso, por tatuajes y que se respeten las condiciones laborales”.

López Obrador se ha manifestado al respecto en su conferencia de prensa matutina de este miércoles asegurando que “no se va a despedir a nadie” de la Policía Federal y que la incorporación a la Guardia Nacional no es obligatoria.

“Van a mantener el mismo sueldo y prestaciones”, aseguró para después señalar que la incorporación a la Guardia Nacional “es voluntaria”.

“Si reúnen los requisitos pueden pertenecer a la Guardia Nacional, y si no, de todas manera no van a ser despedidos porque hay otras tareas que se van a seguir llevando a cabo desde la secretaría”, zanjó.

Policías federales protestan en la sede de la Policía Federal en la Ciudad de México el 3 de julio de 2019 contra su incorporación a la recién creada Guardia Nacional. (OCTAVIO NAVA/AFP/Getty Images)

La Guardia Nacional, el nuevo cuerpo con el que el Gobierno de México quiere hacer frente al grave problema de inseguridad del país, empezó formalmente operaciones este 30 de junio pese a que miles de sus miembros ya actuaban desde hacía varios días en funciones de control migratorio.

El despliegue empezó oficialmente en todo el país con 70.000 agentes, para crecer gradualmente hasta alcanzar los 150.000 efectivos.

El miércoles, autoridades militares y civiles hicieron la presentación oficial de la Guardia Nacional en el estado de Guerrero, en el sur de México, una de las regiones más violentas del país, y en otras regiones como Jalisco (oeste).

En Guerrero serán desplegados de manera inicial 3400 efectivos de la Guardia, quienes ya se han comenzado a trasladar a los municipios de Chilpancingo, Tlapa, Ciudad Altamirano y Ayutla.

 

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

TE RECOMENDAMOS