Pompeo ve a través de la “lógica del PCCh” de la Cumbre Climática de Biden

Por Alexander Liao
05 de Mayo de 2021 3:24 PM Actualizado: 05 de Mayo de 2021 3:24 PM

Opinión

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, invitó a 40 líderes mundiales a asistir a una cumbre climática virtual de dos días el mes pasado.

El 22 de abril, el primer día de inicio de la cumbre climática, Bill Hemmer, copresentador del programa “America’s Newsroom” de Fox News Channel, entrevistó al exsecretario de Estado estadounidense Mike Pompeo. Hemmer le preguntó a Pompeo sobre el significado del discurso del líder chino Xi Jinping en la cumbre, citando las palabras de Xi: “Proteger el medio ambiente es proteger la productividad, impulsar el medio ambiente es impulsar la productividad, es tan simple como eso”.

Hemmer le preguntó a Pompeo: “¿Sabe lo que esto significa?”.

Pompeo respondió: “Bill, no sé lo que significa”.

Hay dos tipos de lógica en este mundo–una se llama “lógica” y la otra se llama “lógica del Partido Comunista Chino (PCCh)”. La mayoría de las personas, incluidos los chinos, tienen dificultades para comprender la retórica del PCCh.

En verdad, los ciudadanos chinos no entienden lo que dijo Xi Jinping sobre el medio ambiente, pero tampoco necesitan entenderlo. El PCCh quiere que la gente sepa una cosa: Xi concede gran importancia a los problemas ecológicos y ambientales. Y se espera que las autoridades de todos los niveles lleven a cabo las llamadas políticas ambientales.

Un grupo de periodistas observa una pantalla que muestra al mandatario chino Xi Jinping pronunciando un discurso durante la inauguración de la Conferencia Anual 2021 del Foro de Boao para Asia (BFA) en Boao, China, el 20 de abril de 2021. (STR/AFP vía Getty Images)

¿Cómo pueden Pompeo, Hemmer y los chinos comunes entender realmente este tipo de discursos? Dentro del sistema del Partido Comunista, hablar en términos vagos es la norma.

Aunque no entendió, Pompeo todavía tenía una explicación para el largo discurso de Xi. Pompeo dijo: “Esto no se trata de una solución en la que todos ganen entre China y los Estados Unidos de América, lo que sea que él tenga en la cabeza con respecto a esto es un intento de crear poder y autoridad para el Partido Comunista Chino y dañar a los Estados Unidos de América”.

Pompeo también señaló que Xi no asistió a la cumbre climática para apaciguar al pueblo chino y a Estados Unidos. El exdiplomático añadió: “Este es un régimen autoritario, marxista-leninista en su enfoque económico y tienen grandes deseos de desplazar a los Estados Unidos de América como la principal superpotencia del mundo”.

Hemmer mencionó el último tweet de Biden. Biden escribió: “Estados Unidos ha vuelto. Nos unimos nuevamente al Acuerdo de París y estamos listos para unir al mundo para abordar la crisis climática. Hagámoslo”. Hemmer le preguntó a Pompeo: “¿Cómo valora la urgencia del [problema] climático hoy?”

Pompeo respondió: “Todo el mundo apoya el aire limpio y el agua potable segura, pero colocar el cambio climático en la lista de amenazas que enfrentan los Estados Unidos de América como número uno es un gran error. La amenaza del Partido Comunista Chino, ellos están aquí, ellos están dentro de las puertas”.

Pompeo dijo que el PCCh representa una gran amenaza para Estados Unidos. Ellos muestran su poderío militar y destruyen la infraestructura estadounidense. Estos problemas son mucho más graves que el cambio climático.

Pompeo es uno de los pocos funcionarios estadounidenses que comprende la cultura comunista del PCCh.

En una entrevista en el programa “Fox Business Tonight” con Jackie DeAngelis, el 21 de abril, Pompeo dijo que, basándose en sus propias experiencias pasadas con el PCCh, Beijing no cumplirá ninguna de las promesas que hizo en la cumbre climática y que Estados Unidos debe continuar observando las acciones del PCCh.

“Mi expectativa es que escucharemos lo que hemos escuchado antes del Partido Comunista Chino, una serie de compromisos que no tienen ninguna intención de cumplir. (…) Ellos han roto más promesas en los últimos años, incluida la promesa al presidente Obama de que no militarizarían el Mar de China Meridional”.

Las acciones pasadas del PCCh han demostrado que no se puede confiar en el régimen–dice una cosa y hace exactamente lo contrario. En las últimas décadas, han engañado repetidamente a Estados Unidos. Durante la Guerra Civil entre los Nacionalistas y el Partido Comunista en China, cuando los estadounidenses fueron a Yan’an (la Misión Dixie) en 1944, fueron testigos de cómo operaban los comunistas.

Después del final de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1946, en el Congreso Nacional de Fundación, el Kuomintang y el Partido Comunista tuvieron muchas disputas. Una de las disputas fue cómo surgiría el presidente. Los nacionalistas sugirieron que el Congreso Nacional debería elegir al presidente. El Partido Comunista utilizó el proceso electoral de Estados Unidos como modelo para oponerse a la iniciativa nacionalista e insistió en elecciones universales para seleccionar al presidente. Todos los partidos democráticos, intelectuales y jóvenes apoyaron la declaración del PCCh, al igual que los estadounidenses. Pero esas declaraciones nunca han salido a la luz.

El enfoque del PCCh tuvo beneficios prácticos. Durante la posterior mediación de la guerra civil entre los nacionalistas y el Partido Comunista, el mariscal de los Estados Unidos se inclinó hacia el PCCh. Muchos funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos apoyaron al PCCh y negaron al gobierno de la República de China en ese momento. Al final, el Congreso de Estados Unidos dejó de brindar asistencia como armas y equipos al gobierno nacionalista, para que no intervinieran en la guerra civil.

No fue hasta 1949 que los estadounidenses se despertaron y comenzaron a reanudar la asistencia militar a los nacionalistas, incluidos accesorios de armamento y municiones. Pero cuando llegó el primer lote de ayuda militar, ya era demasiado tarde–los nacionalistas ya habían huido a Taiwán.

En las décadas siguientes, el PCCh siguió jugando a este juego. En el frente diplomático, el PCCh habla con gran retórica, incluidas sus palabras sobre la amistad y la cooperación entre Estados Unidos y China.

Sin embargo, entre bastidores, el PCCh nunca ha bajado la guardia y tiene el objetivo final de derrocar a Estados Unidos. Este objetivo atraviesa el sistema educativo del PCCh y todos los cursos políticos; se ve claramente entre las agencias gubernamentales del PCCh, especialmente las agencias teóricas y de formulación de políticas.

Pero muchos estadounidenses no lo creen. Fue solo después de que Beijing hizo valer sus derechos sobre el Mar de China Meridional en 2009 que Estados Unidos comenzó a desconfiar realmente de China.

En 1999, antes del surgimiento de China en el Mar de China Meridional, dos oficiales militares chinos publicaron el libro “Guerra sin Restricciones”–el PCCh usa esta estrategia para tratar con los países vecinos.

En esta foto de archivo tomada el 14 de mayo de 2019, un barco de la guardia costera filipina (d) pasa junto a un barco de la guardia costera china durante un ejercicio conjunto de búsqueda y rescate entre los guardacostas filipinos y estadounidenses cerca del bajío de Scarborough, en el Mar de China Meridional. (Ted Aljibe / AFP vía Getty Images)

La idea central de la “guerra sin restricciones” es utilizar varios medios para subvertir al enemigo–esto incluye apuntar a la economía, la tecnología, la cultura y la diplomacia, así como la infiltración y el financiamiento de rebeliones internas. Creo que el concepto de “guerra sin restricciones” no es algo que inventó el PCCh en la década de 1990. El libro “Guerra sin Restricciones” es un resumen de los diversos métodos utilizados por el PCCh en los últimos 100 años para derrotar a sus enemigos y hacerse con el control.

El Partido Comunista comprende la naturaleza humana. Ellos han estudiado al capitalismo durante cientos de años–ellos conocen las debilidades de este sistema y también comprenden las debilidades de la naturaleza humana bajo este sistema. Estas debilidades están dirigidas a través de una “guerra sin restricciones”.

Para evitar ser engañado por el PCCh, es importante reflexionar sobre los errores pasados ​​al tratar con China. Si los estadounidenses quieren saber cómo el PCCh subvertirá a Estados Unidos, solo necesitan estudiar seriamente cómo los comunistas tomaron el poder en China continental y comprender la estrategia de “guerra sin restricciones” del régimen.

Alexander Liao es columnista y periodista de investigación sobre asuntos internacionales en Estados Unidos, China y el sudeste asiático. Ha publicado una gran cantidad de artículos, opiniones y programas de video en periódicos y revistas financieras chinas en los Estados Unidos y Hong Kong.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.