Pony huérfano rescatado se reencuentra con el oso de peluche que le salvó la vida cuando era un bebé

Por La Gran Época
17 de Mayo de 2019 Actualizado: 18 de Junio de 2019

Conoce a este adorable par: Breeze, el pony y Botones, el oso de peluche. Breeze fue abandonado horas después de nacer, luego fue encontrado y amamantado por rescatadores en el Parque Nacional Dartmoor, Inglaterra. Botones merece un agradecimiento especial, pues ofreció su peludo regazo para dar consuelo a Breeze durante el proceso de recuperación.

El potro y el peluche ahora son muy buenos amigos.

En el año 2013, Breeze, el potrillo huérfano, fue encontrado deambulando solo, intentando mamar de yeguas, pocas horas después de su nacimiento en el Parque Nacional Dartmoor en Inglaterra. Había colapsado en un estado crítico de deshidratación, desnutrición y conmoción cuando llegaron los rescatadores. Fue enviado al Refugio de Yeguas y Potrillos (the Mare and Foal Sanctuary, en inglés) en Devon, para ser cuidado, de acuerdo con la página del santuario.

A los 3 días de edad, Breeze estaba débil y enfermo

Para el 4º día, Breeze extrañaba a su mamá

En el refugio, el potrillo abandonado extrañaba a su mamá y estaba fuera de sí mismo, debido a la pena. Para consolar la deprimida alma de Breeze y su falta de cariño, le dieron un enorme osito de peluche de más de un metro de alto, llamado Botones, para que se acurrucasen juntos, según Today.

“Ha sido maravilloso ver a Breeze interactuar con su nuevos peluches y acurrucarse con ellos cuando se va a dormir. Son una gran compañía para él y le proveen de consuelo durante los cortos períodos en que sus cuidadores no están presentes”, dijo Syra Bowden, directora ejecutiva del Refugio de Yeguas y Potrillos.

A los 10 días de edad, Breeze ama acurrucarse con Botones, su oso de peluche gigante

Breeze dando un beso a Botones ¡Es tan adorable!

Desde entonces, Botones se convirtió en el mejor amigo de Breeze y ella lo trata casi como su madre sustituta, se acurruca y duerme en el regazo peludo de Botones.

Botones ofreció calidez y consuelo al desesperanzado Breeze, ayudando al pequeño y enfermo pony a recuperarse más rápidamente.

A sus tres semanas de edad, Breeze estaba saludable y brillante, gracias a los cuidadores y en especial, a Botones.

Tres años después, en 2016, Breeze se reunió con Botones una vez más en el Refugio de Yeguas y Potrillos.

A pesar de que Breeze ya había crecido, aún reconoció a Botones, el oso de peluche, quien lo acompañó durante su tiempo de necesidad. ¡Disfrutó de un pequeño abrazo con Botones luego de estar separados por tanto tiempo!

Luego de tres años de separación, Brisa se reúne con Botones

“Cuando reunimos a Breeze con Botones pudimos ver cuán contento estaba, hubo mucho olfateo y lamidos, entonces Breeze decidió dar a Botones un paseo por su nuevo establo y lo llevó de la oreja”, dijo Nicola Anstey, subdirectora de jardín en el Refugio de Yeguas y Potrillos.

Aún reconoce a Botones, su madre sustituta, quien le ofreció mucho consuelo durante su juventud.

Mira el video a continuación:


Cuando te encantan los caballos desde que eres apenas un bebé

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Muchas personas están leyendo La Gran Época más que nunca, pero pueden ser aún más. Comparte este artículo en Facebook y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS