¿Por qué EE.UU está “fragilizando” el sistema de soporte vital eléctrico por reducir emisiones de CO2?

"Estamos viendo cómo disminuyen la fiabilidad, la resistencia y la asequibilidad de la red", afirma el cineasta Robert Bryce

Por Kevin Stocklin
11 de Febrero de 2024 4:06 PM Actualizado: 11 de Febrero de 2024 4:08 PM

La electricidad es una de las fuentes más esenciales de la prosperidad y productividad sin parangón de Estados Unidos; es también su mayor vulnerabilidad.

Estados Unidos se ha vuelto tan totalmente dependiente de un suministro ininterrumpido de electricidad asequible que, a medida que nuestra red se vuelve cada vez más frágil, la sociedad estadounidense también se ha vuelto frágil.

El exdirector de la CIA James Woolsey declaró ante el Senado estadounidense en 2015 que, si la red eléctrica de Estados Unidos dejara de funcionar durante un periodo prolongado, como un año, “existen básicamente dos estimaciones sobre cuántas personas morirían de hambre, de inanición, de falta de agua y de trastornos sociales”.

“Una estimación es que en el plazo de un año, más o menos, morirían dos tercios de la población de Estados Unidos”, dijo Woolsey. “La otra estimación es que en el plazo de un año más o menos, moriría el 90 por ciento de la población estadounidense”.

Chris Keefer, presidente de Canadians for Nuclear Energy, coincidió.

“La red energética es un sistema de soporte vital de la civilización, y sin ella, la sociedad moderna se derrumba muy rápidamente”, dijo.

Keefer es uno de los expertos que aparecen en la nueva película del analista energético, escritor y documentalista Robert Bryce, “Juice: Power, Politics and the Grid”. Esta docuserie de cinco partes analiza cómo y por qué Estados Unidos está “fragilizando” y desestabilizando la maravilla de la ingeniería que es el pilar central de nuestra sociedad.

“Estamos viendo cómo disminuyen la fiabilidad, la resistencia y la asequibilidad de la red”, declaró Bryce a The Epoch Times. “Queríamos que la gente y los responsables políticos comprendieran que nuestra red energética más importante se está debilitando, y que ignoramos este peligro por nuestra cuenta y riesgo”, dijo Bryce.

Bryce lleva décadas obsesionado con la red eléctrica estadounidense y es autor del libro de 2020 “A Question of Power”, uno de los estudios más completos sobre cómo funcionan las redes eléctricas y por qué pueden no funcionar tan bien en los próximos años.

Steven Pinker, autor y profesor de psicología de Harvard, escribió en una reseña del libro que “la energía es nuestra principal defensa contra la pobreza, el desorden, el hambre y la muerte”.

Y, sin embargo, muchas naciones occidentales han entrado en un juego de ruleta rusa con sus redes eléctricas, en un intento de reducir las temperaturas globales.

Una “advertencia funesta”

Las advertencias no solo proceden de los analistas que aparecen en el documental; los reguladores de la electricidad también están haciendo sonar la alarma.

En un informe de mayo de 2023, la Corporación de Fiabilidad Eléctrica de Norteamérica (NERC), encargada de supervisar la fiabilidad de la red, afirmaba que la mayor parte de la red estadounidense se encuentra ahora en niveles de riesgo elevado de interrupciones.

“Este informe es una advertencia especialmente grave de que la capacidad de Estados Unidos para mantener las luces encendidas está en peligro”, declaró Jim Matheson, director general de la Asociación Nacional de Cooperativas Eléctricas Rurales.

Fue el casi colapso de la red eléctrica de Texas durante la tormenta invernal Yuri en 2021 lo que impulsó a Bryce a realizar el documental. Se asoció con el director de cine Tyson Culver, con quien experimentó la crisis de primera mano, mientras vivía en Austin.

“No planeaba hacer otro documental después de hacer nuestra primera película que estrenamos en 2019”, dijo. “Simplemente pensé: ‘No puedo hacer esto; cuesta demasiado y lleva demasiado tiempo’.

“Pero luego nos enteramos de que la red [de Texas] estuvo a punto de fallar, y si hubiera fallado, decenas de miles de personas habrían muerto”, dijo. “Y nos dimos cuenta de que, si esto podía ocurrir en Texas, la capital mundial de la energía, entonces la red eléctrica está siendo realmente socavada”.

La red eléctrica norteamericana está pasando rápidamente de una en la que antes dominaba el carbón a otra en la que cada vez es mayor la cuota de energía eólica, solar y de gas natural. En este proceso, la red eléctrica norteamericana está pasando de ser algo tan fiable que los consumidores rara vez pensaban en ella, a otra que cada vez sufre más apagones y que, algún día, podría estar al borde del fracaso a largo plazo.

La trifecta fatal

La desestabilización de la red eléctrica es el resultado de lo que la analista y escritora Meredith Angwin considera la “trifecta fatal”.

“La red de Texas estuvo a punto de colapsarse debido a lo que yo llamo la trifecta fatal”, afirma Angwin. “La primera parte de la trifecta fatal es la excesiva dependencia de las renovables, que se encienden y se apagan cuando quieren.

“La segunda parte es la excesiva dependencia del gas natural, que se suministra justo a tiempo y puede interrumpirse justo a tiempo”, dice. “Y la tercera parte es confiar en la ayuda de un vecino”.

Todos estos factores entraron en juego durante la tormenta invernal tejana Yuri en 2021. Las instalaciones eólicas y solares no pudieron suministrar energía en un clima gélido, y el suministro de gas natural también se interrumpió por las temperaturas bajo cero, justo cuando la gente necesitaba electricidad para calentar sus hogares.

Según un informe del interventor de Texas, el gas natural suministraba el 51 por ciento de la electricidad del estado, la energía eólica el 25 por ciento y el carbón el 13 por ciento. Cuando estas fuentes dejaron de funcionar, las compañías eléctricas decretaron frenéticamente apagones para reducir la demanda, temiendo que un desajuste de la oferta y la demanda que durara más de varios minutos causara daños a largo plazo en el hardware de la red.

Aunque Texas no llegó a sufrir un apagón de varios meses en su red eléctrica por cuestión de minutos, los daños causados por los apagones de corta duración fueron graves.

“Los apagones periódicos tenían por objeto reducir la tensión en la red eléctrica, pero se convirtieron en cortes que, en algunas partes del estado, duraron varios días”, según el informe. En ese corto espacio de tiempo, al menos 210 muertes se atribuyeron a los apagones, que también causaron unos daños económicos estimados en USD 195.000 millones.

La tercera pata de la “trifecta fatal” es la capacidad de las regiones de la red para apoyarse mutuamente.

A pesar de la fragmentación de fuentes, empresas y normativas, la red eléctrica norteamericana está interconectada de forma que una región puede transferir electricidad a otra si una tiene un exceso y la otra un déficit. Las compañías eléctricas confían en ello para equilibrar la oferta y la demanda en cualquier momento.

Sin embargo, con la disminución de las reservas a medida que se cierran centrales de carbón en Estados Unidos, esta posibilidad de “llamar a un amigo” está desapareciendo.

Tras Europa y California

En muchos sentidos, Texas ha seguido el ejemplo de Europa y California en la transición de su red a la energía eólica y solar, retirando las centrales de carbón y a veces también las nucleares, para frenar el calentamiento global y complacer a los activistas antinucleares. Como la energía eólica y la solar dependen de las condiciones meteorológicas, se necesita una fuente de reserva despachable, que suele ser el gas natural.

Como han aprendido Europa, California y Texas, esta transición crea vulnerabilidad en comparación con las centrales nucleares y de carbón, donde el combustible puede almacenarse in situ. También ha provocado un fuerte aumento de los precios de la electricidad, ya que es necesario construir sistemas duales de generación de energía, junto con infraestructuras de transmisión adicionales.

Según un estudio de Princeton de 2021, depender de la energía eólica y solar para alcanzar la energía neta cero en 2050 requeriría triplicar el tamaño de la red de transmisión de alta tensión de Estados Unidos, con un coste de USD 2.4 billones.

En lo que parece ser una rendición, o al menos una retirada, de la transición a cero, algunos países europeos, como Alemania, están volviendo a poner en marcha sus centrales de carbón, ya que la eólica y la solar no consiguen satisfacer la demanda, ni siquiera a precios inflados.

“Lo que vemos en Europa con este enamoramiento equivocado de las energías renovables es una dura advertencia, y creo que podemos ver lo mismo en California: precios de la electricidad por las nubes y ninguna reducción significativa de CO2 de la que hablar”, dijo Bryce.

Al mismo tiempo, el afán por conseguir emisiones netas cero de CO2 ha dado lugar a campañas políticas y empresariales para trasladar cada vez más productos a la red eléctrica. Esto incluye productos tan esenciales como la calefacción doméstica, el transporte y la cocina.

Las leyes y normativas de Europa y Estados Unidos han intentado prohibir o eliminar gradualmente la calefacción de gas y petróleo en los hogares, así como los coches, camiones y autobuses de gasolina. El efecto de todo esto será que la gente dependerá más de la electricidad, a la vez que aumentará la demanda hasta niveles que, según muchos, la red no podrá satisfacer.

“La red ya se está resquebrajando por la demanda existente”, afirma Bryce. Estamos viendo cómo disminuyen la fiabilidad, la resistencia y la asequibilidad de la red, mientras estos grupos de presión intentan aumentar aún más la demanda”.

“Esta es una cita con el desastre”.

La eólica y la solar devoran los espacios abiertos

A esto se añade el hambre insaciable de la industria eólica y solar por el consumo de suelo.

Según un informe de mayo de The Nature Conservancy (TNC), alcanzar el objetivo de emisiones netas cero de dióxido de carbono (CO2) para 2050 consumiría más de 250.000 millas cuadradas, o 160 millones de acres, de tierra.

Según Katharine Hayhoe, jefa científica de TNC y defensora de las energías renovables, “con las actuales prácticas de ubicación, se necesitaría una superficie del tamaño de Texas para albergar la infraestructura eólica y solar que necesitamos para alcanzar las emisiones netas cero en todo el país en 2050”.

Muchos expertos en energía y ecologistas están llegando a la conclusión de que la energía nuclear es la mejor opción para generar energía fiable y asequible, al tiempo que se reducen las emisiones de CO2. A pesar de las catástrofes nucleares de Chernobil, Three Mile Island y Fukushima, muchos países están construyendo nuevas centrales o retrasando el cierre de las existentes, por considerarla la fuente de electricidad más limpia y menos perjudicial para el medio ambiente.

Según un informe del Instituto de Energía Nuclear, los parques eólicos requieren hasta 360 veces más superficie para producir la misma cantidad de electricidad que una instalación de energía nuclear, y las instalaciones solares requieren hasta 75 veces más superficie. En comparación con las centrales de carbón y gas natural, la eólica y la solar consumen al menos 10 veces más terreno, según la Brookings Institution, de tendencia izquierdista.

Además de ocupar menos espacio, las centrales nucleares no suelen requerir la construcción de miles de kilómetros de nuevas líneas de transmisión para llegar a lugares remotos, donde suelen construirse las instalaciones eólicas y solares.

Con la nuclear, dijo Bryce, “no necesitamos ampliar la red; podemos usar la que tenemos”.

Los activistas climáticos abrazan la energía nuclear

Incluso los partidarios más acérrimos de las iniciativas ecológicas están empezando a aceptar que la energía nuclear debe formar parte del plan.

“Lo que estamos viendo en el Congreso, y hasta cierto punto en la Casa Blanca, es una mayor aceptación de la energía nuclear”, afirmó Bryce.

Un informe de 2022 de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional señala que “Francia, el principal Estado atómico de la UE, con armas nucleares y cincuenta y seis reactores de potencia, está a punto de lanzar una importante reinversión en energía nuclear”.

Bulgaria, la República Checa, los Países Bajos y Polonia también están preparando la construcción de nuevos reactores nucleares, según el informe, mientras que otras naciones europeas -Austria, Dinamarca, Alemania, Luxemburgo y Portugal- siguen oponiéndose a la energía nuclear.

Los organismos reguladores de California, por su parte, optaron en diciembre de 2023 por mantener abiertas las instalaciones nucleares de Diablo Canyon al menos hasta 2030, tras haber ordenado previamente su cierre para 2025. Se trata de un retroceso para un estado que ha sufrido apagones al lanzarse de cabeza a un futuro eólico y solar.

“Si vamos a estar de acuerdo en que el cambio climático es un problema, con más fenómenos [meteorológicos] extremos durante más tiempo, es una locura total hacer que nuestra red energética más importante dependa de la meteorología”, dijo el Sr. Bryce. “Necesitamos una generación resistente a las condiciones meteorológicas, no una generación que dependa de las condiciones meteorológicas”.

“Con la Ley de Reducción de la Inflación y los créditos fiscales a la inversión, los créditos fiscales a la producción, todos los incentivos financieros en el sector de la generación de energía son para construir más eólica y solar”, dijo. “Para mí, eso es una auténtica locura”.

El documental puede verse gratuitamente en YouTube o en juicetheseries.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.