Por qué los hackers chinos apuntan a la investigación del cáncer en Estados Unidos

Por Cathy He
27 de Agosto de 2019 Actualizado: 28 de Agosto de 2019

Grupos de hackers chinos están apuntando a los institutos de investigación del cáncer de EE.UU., ya que el régimen comunista busca resolver el problema del aumento de muertes por cáncer en china, según un informe publicado el 21 de agosto.

En los últimos años, los hackers chinos vinculados al régimen atacaron en múltiples ocasiones a organizaciones dedicadas a la investigación del cáncer, según el informe de la firma de ciberseguridad FireEye, con sede en California.

De acuerdo con el informe, los ciberataques probablemente provengan del deseo del régimen chino de encontrar una cura para la enfermedad -el asesino número uno del país- y, a su vez, evitar los costos sociales que conlleva.

“Es probable que un área de interés único sea la investigación relacionada con el cáncer, que refleja la creciente preocupación de China por el aumento de las tasas de cáncer y mortalidad, y los costos nacionales de atención de la salud que la acompañan”, señala el informe.

El informe destaca un centro de salud de EE. UU. “con un fuerte enfoque en la investigación del cáncer” que fue blanco a lo largo de los años de tres grupos sospechosos de hackers chinos. En abril, presuntos hackers chinos utilizaron malware para atacar el centro de salud.

Anteriormente fue hackeado por otros grupos chinos de amenaza avanzada persistente (APT), que buscan obtener acceso no autorizado a una red de computadoras y mantener el acceso a largo plazo y continuado, incluso el APT22, un grupo que todavía sigue activo conocido por su enfoque en organizaciones biomédicas, farmacéuticas y de atención de la salud.

Pero no solo los institutos de investigación del cáncer son los que fueron víctimas del ciberespionaje, los APT chinos, muchos de los cuales se cree son patrocinados por el estado, han atacado a otras organizaciones de atención de la salud, incluidos los fabricantes de dispositivos y las compañías farmacéuticas, según el informe.

“La República Popular China tiene uno de los mercados farmacéuticos de más rápido crecimiento del mundo, lo que crea oportunidades lucrativas para las empresas nacionales, especialmente las que ofrecen tratamientos o servicios oncológicos”, dijo. “Apuntar a la investigación médica y a los datos de los estudios puede permitir a las corporaciones chinas llevar nuevos medicamentos al mercado más rápido que sus competidores occidentales”.

El régimen ha planificado la biofarmacia como una industria para el desarrollo agresivo en el marco de su plan industrial “Made in China 2025”. El plan, que tiene por objeto transformar el país en una potencia manufacturera de alta tecnología para 2025, fue criticado por funcionarios y expertos occidentales por aprobar el robo de la propiedad intelectual (PI) en el extranjero, según el informe.

“En particular, el plan estratégico de China ‘Made in China 2025’ incluye un impulso para un mayor desarrollo nacional de tecnologías y dispositivos médicos, lo que puede conducir a una actividad de amenazas contra los titulares de derechos de propiedad intelectual y los productores de estas tecnologías”, dice el informe.

Un informe reciente del grupo de expertos de la Fundación para la Innovación y Tecnología de la Información, con sede en Washington, también advirtió que el régimen chino está utilizando prácticas desleales, incluido el robo de propiedad intelectual aprobado por el Estado, para desafiar el dominio de Estados Unidos en el campo de la biofarmacia.

Además del robo de secretos comerciales, los grupos de hackers también roban grandes cantidades de datos personales, incluyendo información de salud, declaró FireEye. En un caso, un agente cibernético chino lanzó ataques contra varias organizaciones de atención de la salud que tenían datos confidenciales sobre empleados del gobierno de Estados Unidos.

FireEye dijo que los datos personales probablemente fueron robados para “identificar, rastrear e incluso explotar al personal objetivo”.

“Los datos del gobierno por sí solos podrían utilizarse para identificar a los agentes encubiertos que operan en China; para reclutar informantes y agentes dobles en Estados Unidos; o para identificar y hostigar o amenazar a los familiares de los estadounidenses con autorizaciones de seguridad”, dice el informe.

En mayo, un gran jurado federal acusó a un ciudadano chino en 2015 de una campaña de hackeo dirigida a grandes empresas estadounidenses, entre ellas la aseguradora Anthem en la que se robaron datos personales de 78 millones de personas, una de las peores violaciones de datos de la historia, según los fiscales estadounidenses.

En los últimos años, Washington incrementó sus esfuerzos para protegerse contra el robo de propiedad intelectual en el sector de las ciencias de la salud, incluso por parte de investigadores de instituciones estadounidenses que transfieren tecnología a China. En abril, un importante centro de investigación del cáncer en Texas despidió a tres científicos asiáticos ante la preocupación de que intentaran robar investigación médica que beneficiara a China.

Descubre

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

TE RECOMENDAMOS