¿Por qué me despierto siempre a las 3 de la mañana?

Controle su metabolismo alimentando a su hígado con lo que necesita para hacer su trabajo, sin despertarlo
Por Brandon LaGreca
04 de Diciembre de 2021
Actualizado: 04 de Diciembre de 2021

Hay un fenómeno frustrante y demasiado común que afecta a muchos durmientes. Es algo así: conciliar el sueño no es un problema, pero a primera hora de la mañana uno se despierta agitado e inquieto. Esto puede durar hasta una o dos horas antes de volver a dormirse. Al levantarse se tiene la sensación de estar inquieto, lo que llamamos “sueño no reparador” en medicina integrativa.

Si esto describe su ciclo de sueño, aquí hay dos explicaciones relacionadas que lo conducen directamente a estrategias de acción para ayudarle a dormir toda la noche. La primera es la teoría de la Medicina Tradicional China (MTC), que postula que la energía vital del cuerpo alcanza su punto máximo en períodos de dos horas mientras circula por el cuerpo. Entre la 1 y las 3 de la madrugada es cuando la función hepática es más activa. Esto coincide con la fisiología biomédica occidental que entiende que el cuerpo realiza gran parte de su reparación y desintoxicación mientras duerme.

Esto trae a colación una importante distinción que debe hacerse en esta coyuntura. La MTC pone en mayúsculas el nombre de un órgano cuando nos referimos a él en la medicina oriental. Esto delinea el órgano de la MTC y su relación holística con el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu. Así, “hígado” en minúscula es el órgano tal y como lo concebimos en términos occidentales y nuestra comprensión de su fisiología. Existe un solapamiento entre los dos paradigmas médicos. Ambos reconocen la capacidad del hígado para limpiar el cuerpo de tóxicos, pero el modelo oriental sostiene que el hígado también es responsable de limpiar nuestro sistema de pensamientos y emociones tóxicas.

Despertarse alrededor de las 3 de la madrugada, al final de la hora del hígado, sugiere que el cuerpo ha trabajado duro procesando los factores estresantes del entorno y de las emociones. Los sueños son más pronunciados durante las primeras horas de la mañana, ya que los problemas no resueltos de los días y semanas anteriores se manifiestan en paisajes oníricos extraños y perturbadores. Esto por sí solo puede despertarnos con el corazón y la mente acelerados, pero una comprensión occidental de la función del hígado otorga otra perspectiva para conectar los puntos.

El hígado almacena glucógeno como fuente de combustible rápido para mantener el metabolismo entre las comidas. Esto proporcionará unas 12 horas de glucosa (azúcar) accesible, tras lo cual el cuerpo descompone el tejido adiposo (grasa corporal) y libera cetonas como combustible. Con un metabolismo sano y flexible, este cambio es perfecto, y ayunar durante varias horas no supone ningún problema. Si el metabolismo depende del azúcar como combustible, la transición provoca una respuesta de estrés por parte del cuerpo en la que las glándulas suprarrenales liberan la hormona cortisol para aumentar el azúcar en sangre.

Un descenso del azúcar en sangre es una de las causas principales de los despertares nocturnos, que se derivan de la mayor necesidad de energía del hígado para metabolizar la vida en forma de sueños, así como de la demanda de combustible del hígado para desintoxicar los contaminantes. Tanto si el estrés es fisiológico como emocional, el metabolismo se ve gravado y el despertar se produce cuando la elevación de cortisol de las glándulas suprarrenales va acompañada de una liberación de las hormonas catecolaminas epinefrina y norepinefrina. Estas potentes hormonas estimulantes despertarán con toda seguridad incluso al que tenga el sueño más profundo. Por supuesto, no es necesario recurrir a estas hormonas si el azúcar en la sangre está equilibrado. Ser metabólicamente flexible es la clave para permanecer dormido.

Hay una forma sencilla de ver si el desequilibrio del azúcar en sangre es la causa de las alteraciones del sueño. Cene temprano y no “pique” nada hasta la hora de acostarse, momento en el que consumirá uno de los siguientes alimentos: una cucharadita de miel cruda, una loncha de carne de pavo del almuerzo o una cucharada de aceite de coco. Pruebe cada uno de ellos por separado y vea cuál (si es que hay alguno) evita que se despierte por la noche. Cuál o cuáles funcionan es una pista de la eficiencia de su metabolismo para quemar grasas como combustible en lugar de depender del azúcar.

Si es metabólicamente inflexible, la miel cruda será probablemente lo único que funcione. Si es metabólicamente eficiente, las cetonas del aceite de coco funcionarán mejor. Una proteína como una loncha de pavo se quema más lentamente que el azúcar rápido de la miel cruda, pero en última instancia puede ser convertida en azúcar por el hígado en un proceso llamado gluconeogénesis. A algunas personas les va mejor una dieta con más proteínas, y una loncha de pavo mantendrá sus necesidades metabólicas a la vez que proporciona una rica fuente de triptófano, el aminoácido precursor de la melatonina.

Este experimento dietético nocturno puede ayudar a conciliar el sueño a corto plazo, y darle una pista sobre la resistencia de su metabolismo, pero el objetivo a largo plazo es no necesitar un bocadillo antes de acostarse cada noche. La solución es doble: mitigar el estrés para evitar un pico de cortisol nocturno y cambiar el metabolismo hacia las proteínas y las grasas para adaptarse a la grasa. La primera estrategia puede lograrse escribiendo un diario antes de acostarse para descargar las frustraciones del día. La segunda puede llevarse a cabo con el tiempo mediante una dieta regular de alimentos bajos en carbohidratos y practicando el ayuno intermitente o la alimentación con restricciones de tiempo para fortalecer el metabolismo.

Con ambas influencias en su lugar, las hormonas del estrés se mantienen bajo control y se restablece el sueño profundo. Comprender las diferentes interpretaciones culturales de la función del hígado es clave para abordar de forma holística el sueño como un trastorno metabólico. Aproveche lo mejor de Oriente y Occidente y sea recompensado con un sueño profundo y reparador.

Brandon LaGreca, LAc, MAcOM, es un acupuntor autorizado en el estado de Wisconsin. Es el autor de “Cáncer y radiación CEM: Cómo protegerse del carcinógeno silencioso de la electrocontaminación” y “Cáncer, estrés y mentalidad: Centrar la mente para potenciar la curación y la resiliencia”. Comparta sus reflexiones en Blog del paciente empoderado.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS