¿Por qué necesitamos a Cristóbal Colón?, el Dr. Robert Royal nos lo explica

Por Ella Kietlinska
16 de Octubre de 2020
Actualizado: 16 de Octubre de 2020

El movimiento de justicia social entre los jóvenes de Estados Unidos que está derribando las estatuas de Cristóbal Colón se basa en una historia distorsionada de él, en una historia que ha sido reescrita y enseñada en las escuelas de Estados Unidos, dijo a The Epoch Times el Dr. Robert Royal, director del Faith and Reason Institute en Washington y autor de “Columbus and the Crisis of the West” (Colón y la crisis de Occidente).

Los estudiantes de hoy en día están siendo educados con un relato muy diferente al que se enseñaba antes.

Colón es retratado en los libros de texto escolares de hoy como un “maníaco genocida” en la liga de Hitler, que cometió un genocidio y mató a 40 millones de personas, dijo Royal en una entrevista en el programa Crossroads de The Epoch Times.

La entrevista con el Dr. Robert Royal comienza en el minuto 14′ 03”.

Cuando Royal vio que los estudiantes derribaban las estatuas de Colón, escribió dos libros sobre el explorador. Pero dijo que no culpa a esos jóvenes por sus acciones porque “nunca se les ha enseñado nada más que este tipo de calumnia venenosa”.

Royal dijo que su libro no defiende todas las acciones de Colón.

“Creo que hay algunas cosas que Colón hizo que querríamos, ya saben, que ustedes quieren criticar hoy. Pero la demonización radical de Colón es absurda”, dijo.

Los libros de texto “escritos por un número de historiadores marxistas radicales, pero principalmente por Howard Zinn, cuya ‘Historia del Pueblo de los Estados Unidos’ ha sido uno de los textos clave en las escuelas durante décadas, parece que ha[n] llegado a la corriente sanguínea de las escuelas”, dijo Royal.

Dos manifestantes muestran un cartel bajo la estatua de Cristóbal Colón en Columbus Circle (Nueva York) el 9 de octubre de 2017, pidiendo la retirada de la estatua. (JEWEL SAMAD/AFP vía Getty Images)

La Dra. Mary Grabar, becaria residente del Alexander Hamilton Institute for the Study of Western Civilization y autora de “Desacreditar a Howard Zinn: exponer la falsa historia que puso a una generación en contra de Estados Unidos” (Debunking Howard Zinn: Exposing the Fake History that Turned a Generation against America), dijo en una conversación con Fred Eckert que Zinn usó citas en su libro para hacer que significaran lo contrario de lo que sus autores pretendían.

“En el primer párrafo de su libro, Zinn cita un pasaje del diario de Cristóbal Colón sobre los indios: ‘Serían buenos sirvientes. (…) Con cincuenta hombres podríamos subyugarlos y hacerles hacer lo que quisiéramos”, dijo Grabar, explicando que “Zinn a propósito altera la verdad omitiendo páginas del diario de Colón que contienen abundante evidencia completamente opuesta a la falsa impresión que Zinn crea calculadoramente”.

Grabar explicó: “Colón supo que las cicatrices visibles en estos indios eran causadas por una tribu hostil, y estaba especulando que esa tribu veía a esta tribu más gentil, como si fueran ‘buenos sirvientes’, no sugiriendo, como Zinn implica, que así es como Colón los veía. Colón era un católico muy devoto que esperaba convertirlos al cristianismo ‘más por amor que por fuerza’ y ordenó a sus hombres que trataran a los indios con amabilidad”.

Grabar escribió que según el FBI, Howard Zinn, un profesor de la Universidad de Boston, era miembro del Partido Comunista de EE.UU. en 1951.

Problemas entre las tribus

Royal explicó que “Colón era amistoso con ciertas tribus taínas, [pero] tenía problemas con otras”. Colón se alió con los taínos para luchar contra las tribus que los atacaban, dijo Royal.

“Colón no trajo la esclavitud al nuevo mundo. Ya existía en el Caribe, en el mismo Caribe cuando llegó allí”, dijo Royal. “No trajo el sexismo al nuevo mundo”.

Una estatua de Cristóbal Colón en la ciudad de Nueva York el 9 de julio de 2020. (Johannes Eisele/AFP vía Getty Images)

Los caribes eran caníbales y a menudo secuestraban mujeres de las tribus taínas, dijo Royal.

“Todas estas cosas ya existían en el nuevo mundo precisamente porque los pueblos indígenas son seres humanos”, añadió. Colón provenía de una cultura muy diferente, así que hubo enfrentamientos, dijo.

Cuando los españoles desembarcaron en lo que hoy es México, pusieron fin a los sacrificios humanos y a los horribles casos de esclavitud, dijo Royal. Se puede ver que Colón fue duro con los nativos pero también lo fue con los españoles cuando se comportaban mal, dijo, añadiendo que “todos los seres humanos son imperfectos”.

Royal aconsejó a los estudiantes que aprendieran una visión más completa de la historia de la mano de historiadores bien equilibrados “que entiendan que va a haber imperfecciones sobre todos en el pasado”.

“Lean la historia real, traten de ser sinceros, traten de ser justos con la gente en el pasado y no usen un deseo de superar digamos el racismo o los legados de la esclavitud. No vuelvan atrás y sean injustos con alguien del pasado tratando de obtener justicia ahora”, dijo.

“Muy pocas personas saben que los españoles detuvieron sus exploraciones y comenzaron a pensar en sus obligaciones morales”, dijo Royal. Por ejemplo, algunos sacerdotes que regresaron a España convencieron a los monarcas españoles para que aprobaran leyes para proteger a los pueblos indígenas, pero no fueron eficaces debido a la larga distancia, añadió.

“Los papas de entonces prohibieron la esclavitud de los pueblos indígenas y hablaron de tratarlos bien y convertirlos a través del ejemplo de vidas santas, no con coerción”, dijo Royal.

Cultura de cancelación

Colón es parte de nuestra herencia “por muy imperfecta que sea” y los detalles sobre él pueden ser debatidos, pero lo que realmente está sucediendo es “una cancelación de él”, dijo Royal, calificando el movimiento de cultura de cancelación (cancelar eventos o quitar apoyo a figuras públicas o marcas debido a su ideología o por considerarlos ofensivos, normalmente por parte de gente o grupos de izquierda) como algo que “excluye uno de los rasgos centrales de nuestra propia cultura”.

El pueblo estadounidense “luchó en una guerra civil para acabar con la esclavitud[,] (…) tuvo un maravilloso movimiento de derechos civiles para expandir la capacidad de la gente de todas las razas en este país”, pero lo que sucede ahora no implica “ser más inclusivo, más liberal [o] centrarse en la expansión de las libertades. En realidad se trata de cancelar y excluir”, dijo Royal.

“Y para mí, eso es lo más peligroso de todo”.

Joshua Philipp contribuyó a la elaboración de este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El Vaticano evalúa trato con la China comunista | China al Descubierto

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS