Por qué su mascarilla viene de China

Por Jeffrey A. Tucker
14 de Octubre de 2022 6:56 PM Actualizado: 14 de Octubre de 2022 9:16 PM

Comentario

A partir de 2018, el presidente Trump impuso aranceles al comercio con China. Fue un enfoque inusual según cualquier estándar de posguerra. Normalmente, los presidentes del pasado imponían aranceles a los bienes de cualquier país en nombre de la protección de la industria nacional, o quizás apuntaban a un solo país por motivos de seguridad nacional.

Esto era diferente —apuntar a un solo país por motivos económicos— y ocurrió porque Trump tenía una lista de países con los que Estados Unidos tenía un déficit comercial, lo que consideraba una prueba de que “ellos” nos debían dinero.

Así que empezó por el primero de la lista (China) y fue bajando (México, Alemania e incluso Canadá). No hay pruebas de que entendiera del todo ni lo que significa tener un “déficit comercial” ni que esas políticas no podían obligar a ningún otro país a pagar nada; los consumidores y las empresas estadounidenses pagan los aranceles como otra forma de impuestos al gobierno de Estados Unidos.

En cualquier caso, en contra de lo que Trump prometió y esperaba, Xi Jinping tomó represalias y dificultó cada vez más que Estados Unidos exportara a China o importara de ella. Los consumidores y los productores de ambas partes sufrieron. Durante un tiempo, las consecuencias para China fueron devastadoras. En octubre de 2018, las importaciones de China a Estados Unidos cayeron por un precipicio.

Las cosas se agravaron mucho con los cierres por la pandemia en Estados Unidos, un periodo en el que China se había abierto por completo. Trump detuvo los viajes a China el 31 de enero de 2020, pensando que así mantendría fuera el virus que ya llevaba seis meses en Estados Unidos, y se refirió continuamente al “virus de China”. Un patógeno procedente de China era algo que Trump creía que tenía que detener. El resultado fue otro golpe al comercio entre Estados Unidos y China.

El asistente adjunto de Anthony Fauci, H. Clifford Lane, fue a China a mediados de febrero de 2020 para observar cómo China había presuntamente aplastado el virus mediante brutales encierros y, a través de un informe de la OMS, instó a Estados Unidos a seguir el mismo camino. Trump accedió a instancias de Fauci, Deborah Birx y su yerno Jared Kushner, así como del vicepresidente Mike Pence.

Ese fue el fin del comercio entre Estados Unidos y China. Pero no por mucho tiempo. Se recuperó rápidamente y ahora vuelve a ser lo que era en términos de dólares. Esto se debe en gran medida a que Estados Unidos comenzó a comprar miles de millones (no sabemos cuánto exactamente, pero alguien debería averiguarlo) en equipos de protección personal (mascarillas, guantes, batas, además de hisopos y todo) de China en marzo, justo después de que comenzaran los cierres.

Esto inició una importante recuperación del comercio entre Estados Unidos y China.

Aquí está el gráfico y muestra todo lo anterior en términos de importaciones de Estados Unidos desde China.

(Datos: Datos económicos de la Reserva Federal [FRED], Fed de San Luis; Gráfico: Jeffrey A. Tucker)

Sin duda, esto se notó durante la pandemia. La mayoría de las mascarillas y otras cosas relacionadas con el equipamiento procedían de China. Es bastante interesante, ¿no cree? ¿Cómo diablos sucedió esto? La prioridad de Trump de “desvincular” a los dos países terminó haciendo lo contrario, al menos por un tiempo. Fascinante.

Jared Kushner cuenta su versión de la historia en su libro “Breaking History”.

“El sistema que establecimos en la FEMA desencadenó un esfuerzo de aprovisionamiento global no visto desde la Segunda Guerra Mundial. Boehler, Smith y el equipo de la FEMA entraron en acción, llamando a todos los principales proveedores médicos del mundo en una carrera para comprar millones de mascarillas, batas, guantes, hisopos para pruebas y otros suministros críticos. Mientras buscábamos suministros en todo el mundo, descubrimos que las fábricas con más suministros disponibles estaban en China. A pesar de su abundancia de productos, el gobierno chino impedía que los suministros salieran del país. Sabía que con el tiempo los estadounidenses podrían fabricar gran parte de lo que necesitábamos, pero en ese momento no teníamos tiempo para ello.

“Teníamos que preguntar al gobierno chino si nos permitiría comprar suministros, lo que significaba que teníamos que abordar la creciente tensión entre nuestros dos gobiernos. A medida que el coronavirus pasaba de ser un problema localizado en Wuhan a una pandemia mundial, la retórica del presidente hacia China se había vuelto cada vez más antagónica ….”

¿Qué hacer? Kushner tenía que persuadir a Trump para que relajara su actitud hacia el comercio con China. Eso le llevaría a hacer algo.

“Fui a hablar con Trump en privado”.

“‘Estamos luchando por encontrar suministros en todo el mundo’, le dije. En este momento, tenemos suficiente para pasar la próxima semana —quizás dos— pero después de eso podría ponerse muy feo rápidamente. La única manera de resolver el problema inmediato es obtener los suministros de China. ¿Estaría dispuesto a hablar con el presidente Xi para desescalar la situación?”.

“‘Ahora no es un momento para estar orgulloso’, dijo Trump. ‘Odio que estemos en esta posición, pero vamos a arreglarlo'”.

“Me puse en contacto con el embajador chino Cui Tiankai y le propuse que los dos líderes hablaran. A Cui le entusiasmó la idea, y la hicimos realidad”. Cuando hablaron, Xi se apresuró a describir las medidas que China había tomado para mitigar el virus. Luego expresó su preocupación por el hecho de que Trump se refiriera al COVID-19 como el “virus de China”.

“Trump aceptó abstenerse de llamarlo así por el momento si Xi daba prioridad a Estados Unidos sobre otros para enviar suministros fuera de China. Xi prometió cooperar. A partir de ese momento, cada vez que llamaba al embajador Cui con un problema, lo solucionaba inmediatamente”.

Así que ahí lo tenemos: justo después de los cierres de Estados Unidos, Trump llamó a Xi y éste volvió a decirle a Trump lo bien que estaban los cierres y le pidió que dejara de culpar a China. Trump aceptó dejar la retórica y dejar de decir que el virus era culpa de China. El comercio volvió a ponerse en marcha, en medio de lo que se le dijo a Trump que era una emergencia. Ya había dado luz verde a un esfuerzo de mitigación del virus al estilo de China. Ahora reiniciaba el comercio.

Algunas de las fábricas que hacían estas cosas en China eran fábricas estadounidenses, en particular una propiedad de 3M, una empresa estadounidense que había subcontratado su fabricación a China durante mucho tiempo. Trump llamó al director ejecutivo y le pidió su PPE, pero la dirección se negó y dijo que China no lo permitiría. Trump invocó la raramente utilizada Ley de Producción de Defensa (1950) y dijo que ahora 3M tenía que vender suministros.

Kushner continúa la historia:

“Más tarde, llamé a [Mike] Roman [director ejecutivo de 3M] y le dije que le estábamos enviando un contrato para todas las mascarillas de 3M en China.

“‘No puedo vendérselas’, dijo. El gobierno chino ha tomado mi fábrica y controla mi distribución”.

“‘Eso ya no es su problema’, le dije. Es nuestro problema. Bajo el DPA, técnicamente controlamos su empresa. Vamos a enviarte un contrato, y la ley federal requiere que lo firmes. Puedes decirle a los chinos que no tuviste elección'”.

“En treinta minutos, Roman firmó el contrato y las mascarillas eran nuestras. Ahora tenía que trabajar con los chinos para llevar las mascarillas a Estados Unidos“.

Kushner no dice cuál fue el valor del contrato ni cuántos dólares de los impuestos fueron a parar a la empresa estadounidense con operaciones de fabricación en China. Pero sí dice cuántas mascarillas compró Estados Unidos: cuarenta y seis millones de mascarillas al mes durante los siguientes seis meses.

Y la nota final:

“Una vez que Roman vio que habíamos recurrido a la diplomacia para resolver la situación con el gobierno chino, y que no pretendíamos quedarnos con el resto de su suministro mundial, se mostró mucho más amable. Al final, él y 3M se convirtieron en grandes socios en nuestro esfuerzo”.

En retrospectiva, no está claro si hubo realmente una crisis, y en qué medida, más allá del frenesí generado en los círculos políticos. En este sentido, la escasez de EPI fue como la supuesta escasez de ventiladores: especulaciones que impulsaron soluciones frenéticas que acabaron buscando un problema que resolver. En el caso de los respiradores, acabaron utilizándolos y matando a miles de personas. Las mascarillas, como sabemos, acabaron usándose en todas partes, pero en ningún sitio produjeron pruebas sólidas de mitigación de la enfermedad.

Debido a que los hospitales de todo el país se cerraron a la mayoría de los usos excepto a los pacientes de COVID, por edicto del gobierno, los estacionamientos se quedaron vacíos y las enfermeras de cientos de hospitales fueron despedidas. Ni siquiera la idea de que los hospitales de la ciudad de Nueva York estuvieran desbordados resiste el escrutinio. En los primeros meses, el número de empleados que trabajaban en la salud se redujo en 1.8 millones, mientras que el gasto sanitario se desplomó un 16.5%. Los historiadores seguramente estarán muy confundidos sobre cómo pudo ocurrir esto en medio de una pandemia.

(Datos: Datos económicos de la Reserva Federal [FRED], Fed de San Luis; Gráfico: Jeffrey A. Tucker)

Hay una extraña forma en la que los cierres de Estados Unidos y el pánico a las enfermedades curaron milagrosamente la brecha comercial entre Estados Unidos y China que se había estado desarrollando durante los dos años anteriores. La mayoría de los “equipos de protección personal” y especialmente las mascarillas utilizadas durante el período de bloqueo en Estados Unidos se importaron de China en un acuerdo entre Trump y Xi, mediado por el yerno de Trump. El comercio se recuperó, empezando por los bienes relacionados con la pandemia.

Tras la investidura de Biden como presidente, todos los estadounidenses se vieron obligados a llevar en la cara prendas fabricadas en China.

Del Instituto Brownstone


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.