Esta humilde mujer gasta miles de su bolsillo para alimentar a los sin techo por una solo razón

Por La Gran Época
21 de Enero de 2019 Actualizado: 21 de Enero de 2019

Debra Davis de San Diego, California, no es millonaria, pero usa su propio dinero para asegurarse que las personas que se encuentran en situaciones más difíciles que ella,  tengan, al menos, un alimento caliente para comer.

En su comunidad se la conoce cariñosamente como “Tía Debra”, y con razón. Trata a todos como familia, gastando cientos de dólares de su propio bolsillo para alimentar a los sin techo en su comunidad semana tras semana.

Debra trabaja en la cafetería de la Escuela Secundaria Hoover, un colegio público en Glendale, California, al norte de la costa de su ciudad natal.

A pesar que su día es más largo de lo normal, Debra ama su trabajo en la cafetería y sirve con alegría a todos los niños de la escuela. Debido a toda la comida extra que prepara para su comunidad, se levanta a las 3:30 a.m., día tras día.

Trabaja hasta la 1:00 p.m. en la escuela secundaria, luego se va a alimentar a las personas sin hogar, casi el equivalente a otro día completo de trabajo. Y más ejemplar aún, es que antes de un reciente episodio de atención pública que la hizo merecedora de unos fondos inesperados, todo salía de su bolsillo.

“Me levanto a las 3:30 de la mañana y preparo la comida y todo lo demás y lo pongo en el coche… Voy a trabajar y luego cuando salgo del trabajo, voy a alimentar a las personas sin hogar de la 1:00 a las 6:00”, le dijo a Steve Harvey, que después que su nuevo reconocimiento la llevó a su show.

Mientras que la mayoría esperaría algún tipo de reconocimiento o compensación por ese nivel de dedicación a su comunidad, Debra se contenta con asegurarse que la gente se alimente; no le importa ser reconocida en público. Según una entrevista con CBS, el único reconocimiento que espera por su desinterés es un “recompensa en el cielo”.

“La Biblia dice que, si amo al Señor, alimentaré a su pueblo”, dijo Davis a Harvey. “Así que hago lo que el Señor me pidió que hiciera. Solo soy una servidora”.

Sin embargo, por fortuna, la comunidad a la que sirve la valoró y usaron las redes sociales para asegurarse que, si estaba gastando todo su dinero extra para ayudar a los demás, le dieran apoyo a cambio.

Primero, le regalaron un coche, un Mazda3 2014 restaurado que fue arreglado por algunos estudiantes de la escuela secundaria. Reemplazó a su Chevrolet Malibu de 1976, que había recorrido muchos kilómetros para llevarla al trabajo y ayudarla a alimentar todos los días a las personas sin techo.

Luego, alguien abrió una cuenta GoFundMe para ayudarla a comprar los alimentos que cocina para las personas sin hogar, lo cual hace con una alegre sonrisa todos los días. La cuenta ha recaudado más de USD 27.000 , desde que fue creada en su nombre por el director de la Escuela Secundaria Hoover a finales de junio de 2018, muy por encima de los USD 10.000 que se fijaron inicialmente como meta.

[/epoch_social_embed]

GoFundMe llamó la atención de Steve Harvey, quien entregó el último regalo a la bondadosa Debra.

Steve, cooperó con Sam’s Club para entregar un cheque de USD 5000 a Debra, lo que hará que sea mucho más fácil comprar los alimentos que ella cocina. Con anterioridad, ella recolectaba artículos para reciclar y aprovechar hasta el último dólar. Ahora puede preocuparse menos por el dinero y más por todo el bien que hace.

¡Esta mujer necesita un tratamiento médico y recibe el apoyo de 200 extraños de buen corazón! 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS