Posiblemente había más informantes que agentes del FBI el 6 de enero: Exagente encubierto

Por Petr Svab
27 de Junio de 2021 8:13 PM Actualizado: 27 de Junio de 2021 8:13 PM

Investigaciones recientes sobre si los agentes del FBI estaban mezclados entre los manifestantes e intrusos que irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos, el 6 de enero, probablemente descubrirán la presencia de informantes del FBI, en lugar de agentes encubiertos, según Marc Ruskin, un veterano del FBI con 27 años de experiencia y exagente encubierto que también es colaborador de The Epoch Times.

Antes de dejar el FBI en 2012, solo había unos 100 agentes encubiertos del FBI en todo el país, dijo Ruskin a The Epoch Times. La implementación de cada uno de ellos requiere una operación prolongada, “muy intensiva en recursos” que debe ser aprobada en varios niveles. Incluso si hubiera una operación de arriba hacia abajo dirigida por la sede para el 6 de enero, habría sido poco probable que hubiera una cantidad significativa de agentes encubiertos presentes, dijo.

Los informantes, por otro lado, habrían sido mucho más convenientes, ya que solo necesitarían un poco de investigación y un agente de manejo asignado. La oficina los usa con regularidad y no necesariamente se conocen entre sí, incluso si recopilan información sobre el mismo objetivo, dijo Ruskin.

Dijo que mientras trabajaba en el FBI no había visto que allí se utilizara a los informantes como “agentes provocadores” de facto para incitar delitos en un evento político, pero que ha visto cómo la oficina se politizaba por su dirección y, sobre todo en los últimos años, rompía repetidamente sus propias normas.

Recientes informes de Revolver News y otros medios de derecha han presentado una lista de indicios que plantean preguntas sobre la participación del FBI en los acontecimientos del 6 de enero, cuando intrusos en el Capitolio provocaron un retraso de varias horas en la certificación de las elecciones presidenciales de 2020 por parte del Congreso.

Desde entonces, el Departamento de Justicia (DOJ) ha llevado a cabo una operación de “conmoción y pavor” contra los intrusos, amenazándolos con cargos que conllevan décadas en prisión. Muchos han sido detenidos sin derecho a fianza, incluso han sido puestos en confinamiento solitario. Sin embargo, las acusaciones muestran que varias personas que parecen haber participado en acciones similares el 6 de enero han escapado de alguna manera al enjuiciamiento. No está claro por qué, ya que no parece ser una consecuencia de la falta de pruebas o negociaciones de declaración de culpabilidad, según la investigación de Revolver.

Además, se sabe que las tres organizaciones que, según el Departamento de Justicia, desempeñaron un papel destacado en la planificación de actividades ilegales el 6 de enero, tenían informantes del FBI en sus filas. Varios miembros del grupo de milicias Three Percenter, que interpreta la Constitución como una licencia para desafiar a la mayoría de las autoridades federales actuales, fueron arrestados el año pasado por presuntamente planear secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. Resultó que los informantes del FBI y los agentes encubiertos desempeñaron un papel clave en el supuesto complot. Uno de los presuntos culpables también era miembro de Oath Keepers, un grupo de milicias que cree que los militares y las fuerzas del orden deberían desafiar al gobierno federal cuando se ha sobrepasado su mandato constitucional. Finalmente, Proud Boys, cuyos miembros son conocidos por participar en peleas callejeras con seguidores de la red anarco-comunista Antifa, ha sido liderado en los últimos años por Enrique Tarrio, quien recientemente se reveló como un antiguo informante del FBI.

En general, estos grupos han sido descritos por la oficina durante años como graves amenazas potenciales de terrorismo interno.

Jeremy Brown, antiguo Boina Verde y nuevo miembro de Oath Keepers, grabó una conversación en diciembre con dos hombres que dijeron que trabajaban con la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo del FBI. Los hombres indicaron durante la charla que la agencia estaría interesada en que Brown se convirtiera en informante.

“No puedo hacer ninguna promesa, pero, por ejemplo, si proporciona información que impide algo grande, el gobierno paga por eso”, le dijo uno de los hombres a Brown.

Brown dijo que otros le han contado historias similares después de que hizo pública su historia.

El agente especial del FBI que supervisó la operación de secuestro de Whitmer fue transferido a la oficina del Distrito de Columbia del FBI el año pasado, donde supervisa las investigaciones del 6 de enero.

Como parte de sus esfuerzos antiterroristas, especialmente después de los ataques del 11 de septiembre, se sabe que el FBI apunta a individuos en operaciones encubiertas en las que sus agentes desempeñaron un papel clave. Los críticos han argumentado que, sin la participación del FBI, nunca habría habido complots para investigar, en primer lugar.

Los informantes del FBI y los agentes encubiertos pueden ser autorizados a realizar algunas actividades ilegales como parte de sus asignaciones, según Ruskin.

Una investigación del Senado sobre la intrusión en el Capitolio concluyó que una serie de fallas en el aparato de inteligencia hicieron que la Policía del Capitolio no estuviera preparada para lo que sucedió. Dadas las numerosas advertencias y garantías de preparación hechas antes del evento, ¿cómo pudo haber sucedido esto?

“Lo que sería impactante y extraño no es si el FBI hubiera incluido informantes y otros infiltrados en los grupos que planearon el motín del 6 de enero en el Capitolio”, comentó el periodista Glenn Greenwald, quien ha estado documentando extensamente varias actividades cuestionables del aparato de seguridad nacional, en un reciente artículo de opinión. “Lo que sería impactante y extraño e inexplicable, es que el FBI no tuviera a esos grupos bajo estricto control”.

Algunos abogados y exfuncionarios del FBI han argumentado que los informantes del FBI no serían identificados en los documentos de acusación como “co-conspiradores no acusados” porque carecerían de la intención criminal requerida para un cargo de conspiración. Sin embargo, existen varios problemas con este argumento.

Si bien algunas personas que han escapado al enjuiciamiento fueron identificadas como “co-conspiradores no acusados”, algunas fueron identificadas genéricamente como “Persona 1”, “Persona 2”, etc.

En algunos casos, las circunstancias podrían ser más complicadas, según Ruskin. Ha sucedido en el pasado, por ejemplo, que un informante era el que incitaba a la actividad delictiva que se suponía debía vigilar. Después de todo, a los informantes se les paga por sus servicios.

Además, los agentes o informantes potenciales no se mencionan necesariamente en los documentos judiciales.

El periodista independiente Bobby Powell captó en cámara a dos individuos que parecían participar en una actividad ilegal en la entrada este del Capitolio el 6 de enero. Uno de ellos mostraba a las personas dentro del edificio a través de una puerta abierta, dijo Powell. El otro rompió un panel dañado de una ventana del Capitolio y le preguntó a Powell por qué no entraba al edificio por la ventana rota. El hombre también intimidó físicamente a un manifestante que intentó apartarlo de la ventana. Ambos individuos a los que Powell señaló vestían cubiertas para la cara y algo de equipo táctico. Powell proporcionó sus imágenes al FBI, pero nunca recibió respuesta. Parece que el FBI ni siquiera publicó fotos de los hombres, a pesar de que lo hizo con cientos de personas más. Parece que ninguno de los dos ha sido acusado.

El FBI no hizo comentarios. Cuando el organismo de investigación fue contactado, entregó a The Epoch Times el testimonio que había llevado al Congreso con respecto al 6 de enero.

El FBI y el Departamento de Justicia son conocidos por actuar de forma relajada con los hechos cuando tratan con supuestos enemigos políticos de sus dirigentes. Notoriamente, los funcionarios de ambos organismos impulsaron repetidamente falsedades al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, lo que resultó en el espionaje ilegal de la campaña de Trump, en 2017, como parte de la investigación Crossfire Hurricane.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.