Premio Nobel demuestra que hay un “GPS” en el cerebro: ¿Podría guiarlo al amor o a su perro perdido?

Por Tara MacIsaac
09 de Diciembre de 2022 5:21 PM Actualizado: 09 de Diciembre de 2022 5:21 PM

El Premio Nobel de Medicina se concedió por el descubrimiento de “un GPS interno en el cerebro”, pero aunque ahora sabemos que esta facultad del cerebro afecta a la forma en que localizamos geográficamente nuestro entorno, ¿podría guiarnos también de otras maneras?

Las teorías basadas en este descubrimiento nos llevan al terreno de la intuición y las “coincidencias”. Cuando uno se topa con la persona adecuada en el momento justo, ¿podría tratarse de una especie de sistema de posicionamiento global (GPS) interno instalado en la mente?

El investigador noruego Edvard Moser, su esposa May-Britt Moser y el científico británico-estadounidense John O’Keefe descubrieron que las “células reticulares” del cerebro forman este GPS interno.

El Dr. Bernard Beitman, psiquiatra formado en Yale y que actualmente trabaja en la Universidad de Virginia, declaró tras revisar parte de la investigación premiada que las células cuadriculadas están situadas en el hipocampo y puede que también en la parte cingulada anterior del cerebro, que desempeña un papel importante en las emociones humanas. “Este aspecto emocional del mapeo de las células reticulares podría hacer que determinadas ubicaciones tuvieran una mayor carga en nuestros mapas cerebrales”, declaró el Dr. Beitman a The Epoch Times. “Al igual que los mapas utilizados en la navegación GPS, estos mapas podrían entonces ayudarnos a encontrar caminos hacia personas, cosas y situaciones emocionalmente importantes”.

The Epoch Times preguntó a los Moser qué pensaban de esta idea. Edvard dijo al periódico que “el vínculo con las emociones es muy especulativo”.

El Dr. Beitman está de acuerdo en que las conexiones son especulativas, y añade: “Es a partir de estas pruebas que pueden desarrollarse nuevas teorías”. Muchas coincidencias anecdóticas que ha escuchado dejan claro que las personas son capaces de algún modo de mapear su ubicación en relación con personas o lugares emocionalmente significativos. “Cómo [funciona esto] es nuestra pregunta divertida”, dijo.

Puso un ejemplo: “Una madre sintió que su hija de 6 años estaba en peligro y corrió al borde de una cantera de aguas profundas para encontrarla feliz jugando al borde del agua. ¿Cómo “sintió” la madre el peligro? ¿Cómo ‘supo’ llegar hasta allí?”.

Del mismo modo, de niño, el Dr. Beitman encontró a su perro perdido después de equivocarse de camino en un barrio conocido. Le resultó extraño ir en esa dirección, pero le condujo exactamente a donde tenía que ir.

El efecto cajón de sastre puede explicar algunas de estas coincidencias, dijo: recordamos todas las veces que encontramos lo que necesitábamos cuando lo necesitábamos a través de una sorprendente y accidental cadena de acontecimientos, pero olvidamos todas las veces que esto no ocurrió. Si tenemos en cuenta la abundancia de fallos, los aciertos se vuelven estadísticamente más probables. Para ilustrarlo mejor, te puede parecer realmente extraordinario que la persona que se sienta a tu lado en una cena cumpla años el mismo día que tú: eso es un “acierto”. Pero, si tienes en cuenta todas las cenas en las que has estado en tu vida, o todas las cenas en las que han estado todos los seres humanos, en las que dos personas se sentaron una al lado de la otra y no cumplían años el mismo día (una plétora de fallos), parece más probable que esto ocurra al menos una vez entre todos estos casos. En realidad, se trata de un caso entre un millón, si tenemos en cuenta el millón de fallos necesarios para obtener un acierto.

No obstante, el Dr. Beitman cree que el efecto del archivador no puede explicar todo el fenómeno, y no es el único. El Dr. Michael Fox, veterinario, ha oído hablar de mascotas que localizan a sus dueños o encuentran ayuda cuando la necesitan en situaciones que parecen desafiar los límites ampliados de sus sentidos del olfato, la vista y el oído.

Tanto el Dr. Beitman como el Dr. Fox teorizan sobre los datos sensoriales que nos rodean y que percibimos inconscientemente. Estos datos guiarían el GPS. El Dr. Beitman habla de la “psicosfera” y el Dr. Fox de la “empatosfera”, una capa de existencia a nuestro alrededor que no podemos percibir con los cinco sentidos, pero que contiene información emocional que podemos captar con receptores sensoriales aún por descubrir.

Si hacemos este descubrimiento o comprendemos mejor el fenómeno, dijo el Dr. Beitman, quizá podamos hacer que las coincidencias útiles sean más habituales en nuestras vidas. Quizá este GPS pueda ayudarnos a encontrar niños perdidos. Quizá nos ayude a encontrar el amor, el trabajo adecuado o una mano amiga en un momento de necesidad. Por supuesto, todo esto sigue siendo un misterio, pero para el Dr. Beitman es una línea de pensamiento que merece la pena seguir investigando.

El catedrático de ciencias aeroespaciales y decano emérito de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la Universidad de Princeton Robert G. Jahn ha escrito sobre una “red espacial de conciencia” o “red de experiencia”.

En su libro “Márgenes de la realidad”, reflexiona sobre la existencia física de la conciencia humana y cómo puede ser mapeada. También explora, desde la perspectiva de la física cuántica, cómo la conciencia puede avanzar hacia un objetivo: “A una persona se la describe como un amigo ‘cercano’ o un pariente ‘lejano’, como ‘profunda’ en sus pensamientos o ‘alta’ como una cometa; una idea puede ser ‘central’, ‘remota’ o ‘lejana’; y dejamos que nuestras mentes ‘vaguen’ por varios ‘terrenos’ conceptuales, antes de tomar una ‘posición’ sobre un asunto”.

Se trata de descripciones cualitativas. Se pregunta si es posible desarrollar descripciones cuantitativamente espaciales relacionadas con la conciencia. Su teoría es que la conciencia humana existe en forma de onda y se mueve físicamente como tal por el cerebro y más allá. Según él, un mayor desarrollo de la mecánica de la conciencia podría formar “una red de experiencia, a lo largo de la cual la conciencia avanza hacia su objetivo haciendo discriminaciones o asociaciones en cada coyuntura, como en un laberinto de rompecabezas o en los juegos de ‘Veinte preguntas’ o ‘Charadas'”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.