Presencia de inteligencia militar de China en Cuba: ¿Qué sigue?

Por Carl Schuster
05 de Julio de 2023 7:47 PM Actualizado: 05 de Julio de 2023 7:47 PM

Opinión

Ante la creciente evidencia de la expansión de las operaciones de inteligencia de la China comunista contra Estados Unidos, este puede ser un buen momento para aprender algo sobre la agencia de inteligencia militar de Beijing que planifica y dirige esas actividades—la Fuerza de Apoyo Estratégico del Ejército Popular de Liberación (PLASSF, por sus siglas en inglés).

Creado en diciembre de 2015 como uno de los primeros pasos de las reformas militares integrales del líder chino Xi Jinping, el PLASSF incorporó la antigua Segunda Dirección (Inteligencia) del antiguo Departamento de Estado Mayor General y secciones de la Tercera (Operaciones), absorbiendo todos sus activos, misiones y organizaciones subordinadas. Cuenta con una amplia y cada vez mayor flota de vehículos aéreos no tripulados (UAV) de largo alcance, algunos de cuyos elementos podrían estar volando en misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento frente a las costas este y del Golfo de Estados Unidos en los próximos dos o tres años. Para 2030, el Ejército Popular de Liberación podría basar sus UAV en Nicaragua para llevar a cabo misiones similares frente a la costa estadounidense del Pacífico, a menos que Washington comience a tomar medidas diplomáticas y económicas para impedirlo.

Posiblemente la mayor organización de inteligencia militar del mundo, el PLASSF es responsable de la guerra cibernética, electrónica, informática y espacial de China; de las operaciones de inteligencia militar, vigilancia y reconocimiento; del mando, control y comunicaciones; y de las redes y sistemas informáticos (C4I), así como de la defensa de los sistemas C4I y espaciales de China. Su formación creó una organización equivalente a la combinación de los Comandos Cibernético y Espacial de Estados Unidos, las agencias de Inteligencia de Defensa, Sistemas de Información, Cartografía y Seguridad Nacional, la antigua Oficina Nacional de Reconocimiento de la CIA y todas las agencias de inteligencia militar estadounidenses. Su flota de vehículos aéreos no tripulados de largo alcance en expansión incluye una brigada emplazada en el Comando del Teatro del Este de China frente a Taiwán que opera regularmente en los territorios de ese gobierno.

La expansión de PLASSF en el patio trasero de Estados Unidos comenzó en 2019 o poco antes. Ese crecimiento continúa hoy. Casi a diario surgen nuevas pruebas sobre la presencia en expansión del PLASSF fuera de China, como lo demuestran los informes recientes sobre el sitio de Inteligencia de Señales de China en Cuba y los hombres chinos en edad militar que intentan infiltrarse en una base militar estadounidense en Alaska y, por supuesto, los incidentes con globos de los últimos tres años. Por desgracia, los informes se centran en cada suceso de forma aislada. Se ha prestado poca atención al PLASSF. Este fracaso de los líderes y de los medios de comunicación prácticamente garantiza que Estados Unidos sufrirá sorpresas periódicas en materia de inteligencia sobre las operaciones chinas durante la próxima década.

En primer lugar, los líderes estadounidenses y la opinión pública deben conocer y tener una visión realista del PLASSF. Como ya se ha señalado, fue el primer comando nuevo establecido bajo el programa de reformas del Sr. Xi. Su objetivo al implementar sus reformas militares tenía tres propósitos 1) reforzar el control del Partido Comunista sobre el EPL; 2) mejorar las capacidades conjuntas de combate del EPL; 3) garantizar la eficacia de las operaciones en escenarios lejanos de China. De esos objetivos, el primero era el más importante, y eso podría explicar por qué Xi consolidó toda la inteligencia y el C4I del EPL bajo una agencia que informa directamente a la Comisión Militar Central de China que él controla. Dada la tendencia del Sr. Xi a encarcelar o “desaparecer” a quienes le desagradan, es ingenuo creer que la dirección del PLASSF nombrada por él iniciaría cualquier misión de recolección aérea profundamente en el espacio aéreo estadounidense sin su conocimiento o aprobación.

El incidente del globo de este año no fue el primero realizado sobre el espacio aéreo estadounidense. Según se informa, misiones anteriores en 2020 y 2021 sobrevolaron Guam y Hawái, territorio y estado de EE.UU., respectivamente. Y lo que es más importante, esas misiones reflejan los perfiles de misión cada vez más amplios del PLASSF. En los últimos tres años ha ampliado sus instalaciones de inteligencia dentro de China, ha construido otras nuevas en el Mar del Sur de China y ha abierto una en Cuba. Y hay más por venir.

Foto de la época
Los marineros preparan el material recuperado en el Océano Atlántico de un globo de gran altitud reclamado por China para transportarlo a los agentes federales en la Base Expedicionaria Conjunta Little Creek, el 10 de febrero de 2023. (Ryan Seelbach/US Navy a través de Getty Images)

China anunció que instalará una unidad de entrenamiento en Cuba en los próximos años. Esa unidad de entrenamiento incluirá al menos un regimiento de vehículos aéreos no tripulados de largo alcance, aparentemente para entrenar a los operadores cubanos en sus operaciones, pero también para llevar a cabo la recopilación de inteligencia y la vigilancia del tráfico aéreo y marítimo militar y comercial de Estados Unidos en el Caribe, el Golfo de México y el Océano Atlántico occidental. Salvo que Estados Unidos ejerza una presión efectiva, esa unidad de “entrenamiento” incluirá probablemente un escuadrón de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) de largo alcance antes de que finalice la década. Dada la miopía de los dirigentes estadounidenses, el despliegue y las operaciones de los UAV supondrán otra “sorpresa” para generar cobertura mediática y retórica sin sentido. Además, aunque los medios de comunicación y los dirigentes estadounidenses puedan centrarse en ese previsible acontecimiento, perderán la visión del conjunto.

La presencia de China en Cuba debería ser una llamada de atención y ser vista como un primer paso importante en los planes potenciales del Hemisferio Occidental del PLASSF. Con el Sr. Xi declarando regularmente su intención de forzar la reunificación de Taiwán con China a través de una acción militar, el PLASSF se enfrenta a la necesidad de recopilar inteligencia detallada y un monitoreo casi continuo de las operaciones aéreas y navales de EE. UU. en el Océano Pacífico Oriental. En esas aguas y el espacio aéreo es donde las unidades de la Marina y el Cuerpo de Marines estadounidenses del Escenario Indo-Pacífico llevan a cabo las fases iniciales a finales de su entrenamiento previo al despliegue. Esa recopilación y vigilancia de inteligencia proporcionaría información crítica sobre la preparación para el combate de esas unidades e inteligencia vital sobre la experimentación táctica y tecnológica estadounidense y las pruebas de nuevos conceptos y sistemas. Éstos constituyen elementos esenciales de información sobre cualquier oponente militar potencial, tanto antes como durante una crisis o conflicto. Los UAV del PLA emplazados en un país centroamericano alineado con China y con costas en el Pacífico pueden cumplir ese requisito.

A medida que las operaciones militares de China se extiendan por todo el mundo, también lo harán las del organismo responsable de proporcionar apoyo inteligente a las fuerzas del PLA. En el hemisferio occidental, China ha realizado grandes inversiones en América Latina y tiene la clara intención de utilizar al tradicional enemigo de Estados Unidos en esa región, Cuba, como centro de operaciones y base avanzada. Otros países con problemas de liquidez que podrían mostrarse receptivos a los incentivos de Beijing son Nicaragua y Venezuela. Sin embargo, estas iniciativas están a varios años de distancia y pueden verse afectadas por políticas estadounidenses acertadas o desacertadas. Lo mismo puede decirse de Brasil y África Occidental, el primero una potencia latinoamericana en ascenso y el segundo un centro económico cada vez más importante que Estados Unidos tiende a castigar o ignorar.

Las instalaciones en el patio trasero de Estados Unidos pueden ser la prioridad, pero los líderes chinos también tienen los ojos puestos en otros lugares. China no abandonará sus esfuerzos por adquirir bases en el extranjero, pero las instalaciones de inteligencia —enmascaradas como estaciones de enlace descendente o de seguimiento de satélites— pueden resultar más fáciles de vender a países que buscan instalaciones de alta tecnología en su territorio. Las negociaciones no serán ni rápidas ni especialmente fluidas, ya que esos países han tenido malas experiencias con presencias extranjeras, lo que crea una oportunidad para la contrainfluencia estadounidense si se aplica con prudencia y diplomacia. Las sanciones son una herramienta demasiado utilizada en la diplomacia estadounidense. Los incentivos positivos pueden funcionar allí donde ha fracasado la aplicación del decreciente apalancamiento económico de Estados Unidos.

Las instalaciones y actividades en la superficie terrestre y la atmósfera no son más que un aspecto de los estatutos y operaciones del PLASSF. Los dirigentes estadounidenses deben reconocer y comprender la organización del PLASSF encargada de penetrar y socavar la seguridad de Estados Unidos. El PLASSF ha estado en guerra con Estados Unidos durante más de 10 años, llevando a cabo ciberespionaje y ciberataques contra las industrias de defensa, los servicios públicos y las redes y sistemas de transporte de Estados Unidos durante los últimos 5-10 años. Aunque el alcance de esas operaciones siguen siendo objeto de debate, el liderazgo y el conocimiento público de la agencia del EPL que las lleva a cabo es vital para abordar el desafío. La ignorancia, por otra parte, impide una disuasión eficaz y podría resultar costosa en caso de guerra.

Los líderes estadounidenses deben reconocer que China piensa a largo plazo. Beijing planea y actúa hoy para dar forma al entorno político-militar-económico dentro de 5 a 10 años, si no es que más allá. Está claro que China está estableciendo un punto de apoyo en la periferia sur de Estados Unidos. Ese punto de apoyo no se utilizará en beneficio de Estados Unidos. Las instalaciones y operaciones de inteligencia actuales deben verse como precursoras de futuros despliegues de fuerzas. Analistas de defensa tan respetados como el Dr. Gordon Chang y Bradley Thayer han advertido que China podría desplegar armas estratégicas en Cuba. En lugar de esperar hasta que eso ocurra, Washington necesita saber qué puede hacer China en el futuro y, lo que es más importante, empezar a preparar opciones para disuadir o detener las intenciones de Beijing antes de que ocurran.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.