Presidente Arce cambia mando policial en medio de críticas por irregularidades

Por Agencia de noticias
02 de Julio de 2022 10:56 AM Actualizado: 02 de Julio de 2022 10:56 AM

El presidente de Bolivia, Luis Arce, cambió este viernes al mando policial en medio de críticas a las fuerzas de seguridad por denuncias de supuestos ilícitos que involucran a algunos agentes.

En un acto en la casa de Gobierno en La Paz, Arce tomó juramento a Orlando Ponce como nuevo comandante interino de la Policía Boliviana en reemplazo de Jhonny Aguilera, quien permaneció en el puesto por 18 meses.

Ponce fue desde noviembre de 2021 hasta esta jornada el subcomandante de la institución policial.

Junto a él juraron Álvaro Álvarez como nuevo subcomandante y jefe de Estado Mayor y Augusto Russo como inspector general interino.

En su discurso, Arce destacó la labor de Aguilera, quien acompañó a su Gobierno en un “proceso de reconstrucción de la confianza” entre la Policía y la población que, según el mandatario, estaba rota tras la crisis de fines de 2019 que para el oficialismo fue un golpe de Estado.

Según el gobernante, desde que asumió la Presidencia hubo “importantes avances en la lucha contra actividades delictivas en Bolivia” y señaló que Ponce asume la jefatura policial “para profundizar los avances y rectificar los errores”.

El mandatario encomendó al nuevo comandante realizar una “profunda reconstrucción” de la fuerza antinarcóticos y darle “una institucionalidad debida para encarar todo esto que se viene tejiendo en nuestro país”.

Arce sostuvo que su Gobierno está consciente “de que el narcotráfico no es la actividad primordial ni más importante de la economía del país”, aunque responsabilizó a la gestión interina de Jeanine Áñez porque ese delito “se incrementó exponencialmente y no se le puso coto en su debido momento”.

Aguilera manifestó a su turno que bajo su mando, la Policía recuperó “su dignidad, su institucionalidad y su disciplina” y elogió a Arce al considerar que el cambio del mando policial “es una decisión absolutamente sabia” que dará oxígeno a la institución.

Por su parte, Ponce señaló que las características positivas de la Policía superan a las imperfecciones que “en los últimos días han sido cuestionadas por la ciudadanía por el mal accionar de una pequeña minoría carente de identidad y de pertenencia a nuestra organización”.

El nuevo jefe policial anunció que una de las medidas inmediatas que encarará será la transformación del régimen disciplinario para luchar contra la corrupción en la institución.

El cambio se produce en medio de críticas, incluso desde algunos sectores oficialistas, hacia la Policía Boliviana por diversas denuncias e investigaciones en los últimos meses de actos ilícitos cometidos por agentes, entre ellos los posibles vínculos con el tráfico de vehículos robados y el narcotráfico.

Una de las polémicas recientes apunta a un presunto encubrimiento policial al principal sospechoso del asesinato a tiros de tres agentes, incluido un civil, ocurrido la semana pasada en la región oriental de Santa Cruz.

El sujeto, identificado como Misael N.V., es yerno del narcotraficante boliviano Jesús Einar Lima Lobo Dorado, considerado un “pez gordo” que tenía vínculos con carteles brasileños y colombianos y que fue extraditado a Brasil el año pasado.

El asesinato de los agentes dio lugar a una marcha ciudadana el martes en Santa Cruz contra el narcotráfico y la inseguridad.

También hubo críticas por la presentación pública de sospechosos de algún delito que solían realizar Aguilera y el ministro de Gobierno (Interior), Eduardo del Castillo, aunque el mes pasado se decidió suspender esa práctica que, según denunció en su momento Human Rights Watch (HRW), vulneraba el derecho a la presunción de inocencia.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.