Presuntas fuentes del dossier Steele niegan su participación, según una nueva declaración judicial

Por JEFF CARLSON Y HANS MAHNCKE
22 de Junio de 2021
Actualizado: 22 de Junio de 2021

En nuevas declaraciones juradas presentadas en un tribunal de Washington, D.C., a última hora del 21 de junio, las subfuentes de Igor Danchenko -la “principal subfuente” en el dossier de Christopher Steele sobre la campaña presidencial de Trump en 2016- niegan haber proporcionado alguna información contenida en el dossier.

Danchenko había declarado previamente al FBI que obtuvo la información publicada en el dossier de “boca a boca y de rumores” de una red de subfuentes en Rusia.

Las declaraciones juradas se presentaron en el marco de una demanda por difamación presentada por los propietarios del banco ruso, Alfa Bank, contra Fusion GPS, la empresa que encargó a Steele la elaboración del dossier.

El dossier de Steele contenía acusaciones de que los propietarios del Alfa Bank “estaban en muy buenas relaciones” con el presidente ruso Vladimir Putin, así como acusaciones de otras conexiones entre ellos.

En respuesta a estas acusaciones, los propietarios de Alfa Bank, Mikhail Fridman, Petr Aven y German Khan, presentaron su demanda por difamación contra Fusion GPS y su propietario, Glenn Simpson, en octubre de 2017.

La demanda se ha visto envuelta en varias batallas técnicas a lo largo de los años, pero recientemente, se le dio nueva vida al asunto después de que se hizo público que Danchenko era la fuente principal de Steele, junto con las identidades de las subfuentes de las que profesaba haber obtenido su información.

Sobre la base de esta nueva información, los abogados de los propietarios del Alfa Bank comenzaron a trabajar silenciosamente para obtener declaraciones juradas de las supuestas fuentes, ahora identificadas, de Danchenko.

Todas las subfuentes de Danchenko han negado ahora, bajo pena de perjurio, haber proporcionado a Danchenko cualquier información que se les atribuye en el dossier de Steele.

Los abogados de Alfa Bank también están intentando interrogar directamente a Danchenko, la fuente de Steele para la mayor parte del material del dossier.

Solicitud de declaración de Danchenko

En la presentación del 21 de junio ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia, Fridman, Aven y Khan solicitaron que el tribunal obligara a Danchenko a comparecer para una declaración. Sus abogados argumentan que “las declaraciones de las subfuentes del Sr. Danchenko ponen en duda la veracidad y confiabilidad no solo del Sr. Danchenko, sino de todo el expediente de los demandados”.

La demanda señala que “Danchenko le dijo al FBI que obtuvo la información que los acusados publicaron en el expediente por” boca a boca y rumores “de una red de subfuentes en Rusia”.

Steele declaró en un testimonio ante un tribunal británico que las subfuentes de Danchenko eran “rusos con ‘conocimiento personal y/o acceso directo a la información relevante’, y que incluían ‘funcionarios del gobierno ruso de alto nivel’ en las altas esferas del poder’”.

Steele también ha afirmado, según un libro escrito por Simpson, de Fusion GPS, que Danchenko era “una persona extraordinaria con una historia extraordinaria que merece una medalla por su servicio a Occidente”.

Los documentos judiciales hacen referencia a declaraciones adicionales de Simpson, quien afirmó que las fuentes del expediente eran “profundas y bien ubicadas” y que las acusaciones en el expediente provenían de “personas con acceso extraordinario en Rusia”.

El socio de Simpson, Peter Fritsch, testificó en Florida que la información en el expediente provenía de una red de fuentes que “estaba extremadamente bien ubicada y había sido confiable en el pasado”.

La demanda señala que todas las “supuestas subfuentes” de Danchenko han negado, bajo pena de perjurio, haber proporcionado a Danchenko cualquier información “relacionada con el contenido del expediente”.

Agregaron que “estas declaraciones ponen en duda la veracidad y confiabilidad no solo del Sr. Danchenko, sino de todo el expediente de los demandados”. También afirma que las subfuentes de Danchenko “nunca han ocupado ningún tipo de cargo gubernamental ‘oficial’, y ninguna podría ser calificada ni remotamente como un funcionario ruso de ‘alto nivel'”.

Las subfuentes de Danchenko

La supuesta fuente de Danchenko, Ivan Vorontsov, niega en una declaración haberle dicho alguna vez a Danchenko algo en relación con el dossier, afirmando: “No fui una ‘fuente’ para el Dossier. Nunca proporcioné al Sr. Danchenko (ni a nadie más) ninguna información relacionada con el contenido del Dossier”.

Vorontsov también alegó que Danchenko lo admitió, afirmando que “el Sr. Danchenko también me lo confirmó más tarde cuando expresó su culpabilidad por arrastrarme a toda esta controversia relativa al Dossier”.

Vorontsov dijo que el expediente fue “fabricado para adaptarse a lo que el cliente que solicitó la información quería recibir”.

Lyudmila Podobedova, quien también ha negado proporcionar cualquier información utilizada en el dossier, dijo que “una vez que el Sr. Danchenko se dio cuenta de que el expediente estaba siendo examinado, decidió señalarme para que pareciera que yo me había involucrado en el expediente y así agregar credibilidad a su trabajo”.

Olga Galkina, que trabajaba para una empresa informática de propiedad rusa, Webzilla, fue la supuesta fuente de la historia del dossier que decía que Webzilla había hackeado los servidores del Comité Nacional Demócrata. Al igual que con las otras fuentes, Galkina niega ahora que le dijera a Danchenko alguna de esas cosas, y afirmó que Danchenko usó su nombre con el propósito de “crear más autoridad para su trabajo”.

Alexey Dundich e Ivan Kurilla, ambos académicos rusos, también niegan haber proporcionado a Danchenko cualquier información utilizada en el dossier de Steele. Aunque Dundich fue identificado previamente como una supuesta fuente del dossier, el nombre de Kurilla no había sido mencionado en las secciones del dossier que fueron publicadas.

La declaración jurada de Dundich afirma que “Danchenko lo enmarcó [a Dundich] como subfuente 4” para “añadir credibilidad a su trabajo de baja calidad, que no se basa en información real”.

Según el informe del inspector general del Departamento de Justicia, Michael Horowitz, sobre las solicitudes de vigilancia de la FISA, el FBI ignoró la verificación de las fuentes de Danchenko mientras buscaban una solicitud de la FISA y tres renovaciones posteriores de dicha solicitud para investigar al exasesor de campaña de Trump, Carter Page.

En marzo del 2020, Horowitz criticó el trabajo del FBI y señaló que “no tiene confianza en que el FBI haya ejecutado sus Procedimientos Woods de conformidad con la política del FBI”. Los procedimientos de Woods se refieren a la documentación fáctica de respaldo que subyace a cualquier solicitud de una orden FISA.

Además, el informe de Horowitz identificó “al menos 17 errores u omisiones importantes en las solicitudes FISA para Page y muchos errores adicionales en los Procedimientos Woods”.

Parece que muchos de estos mismos problemas estaban presentes en la revisión subyacente del FBI a las fuentes que supuestamente contribuyeron al Dossier Steele.

Ni la empresa de Steele, Orbis Business Intelligence, ni la empresa de Simpson, Fusion GPS, respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios al respecto. Un abogado de Danchenko devolvió un correo electrónico inicial solicitando más información, pero no proporcionó un comentario posterior y no pudo ser contactado por teléfono.

Jeff Carlson y Hans Mahncke son coanfitriones del programa Truth Over News en EPOCH TV.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS