Primera condena en Japón por tráfico ilegal de órganos arroja luz sobre extracción forzada de órganos

Por Bin Zhao y Sean Tseng
06 de Diciembre de 2023 3:38 PM Actualizado: 06 de Diciembre de 2023 3:38 PM

En una sentencia histórica, una corte japonesa condenó a un ejecutivo sin ánimo de lucro por facilitar trasplantes ilegales de órganos de ciudadanos japoneses en el extranjero.

El 28 de noviembre, la Corte de Distrito de Tokio condenó a Hiromichi Kikuchi, de 63 años, presidente de la Asociación de Pacientes de Enfermedades Intratables, una organización sin ánimo de lucro. Kikuchi fue condenado a ocho meses de prisión y una multa de 1 millón de yenes (unos 6800 dólares) por organizar trasplantes de órganos en el extranjero para dos ciudadanos japoneses sin la aprobación del gobierno. Su organización, que lleva más de quince años trabajando con pacientes trasplantados, está ahora bajo escrutinio.

El caso, el primero de este tipo en Japón, suscitó una amplia cobertura mediática y aumentó la preocupación por los trasplantes ilegales de órganos.

La condena del Sr. Kikuchi muestra los esfuerzos de Japón por tomar medidas enérgicas contra el tráfico de órganos y la extracción forzada de órganos. Los trasplantes que condujeron a su detención tuvieron lugar en Bielorrusia en 2022. Sin embargo, el caso llamó la atención sobre la cruda realidad de la extracción forzada de órganos en China, ya que el Sr. Kikuchi admitió que la gran mayoría de los trasplantes que orquestó desde 2007 incluían órganos procedentes de China.

Este veredicto suscitó un intenso debate público en Japón, donde la extracción de órganos ya es un tema muy controvertido debido a las reservas éticas generalizadas sobre el origen de los órganos para trasplante.

Los horrores de la extracción forzada de órganos

Durante años, investigaciones e informes pusieron de relieve la práctica de la extracción forzada de órganos en los principales hospitales de China, con pruebas sustanciales que respaldan las afirmaciones.

El 25 de junio del 2022, la edición japonesa de The Epoch Times publicó una entrevista exclusiva con Ushio Sugawara, antiguo miembro del mayor sindicato del crimen “Yakuza” de Japón, Yamaguchi-gumi.

El Sr. Sugawara, que abandonó los bajos fondos en 2015 para convertirse en comentarista económico, recordó un incidente del 2007. Por aquel entonces, participó en un trasplante de hígado para el hermano de un amigo, organizado a través de un intermediario y que costó unos 220,000 dólares. El trasplante tuvo lugar en el Hospital General de la Policía Armada de Beijing.

Tras llegar a China, el Sr. Sugawara visitó al hermano de su amigo en el hospital el día antes de la operación programada.

Describió cómo vio al donante, un practicante de Falun Gong de 21 años tachado de “terrorista” y condenado a muerte, inconsciente y medicado, con vendas en las manos y los pies. El personal del hospital explicó que el corte de los tendones de las manos y los pies del donante era para evitar que se escapara y garantizar la calidad de los órganos.

Al final, el trasplante fracasó y murieron tanto el receptor como el donante.

Tras el reportaje de The Epoch Times Japan sobre las prácticas de extracción forzada de órganos, varios destacados medios de comunicación japoneses, entre ellos Yomiuri Shimbun, el periódico más importante de Japón, iniciaron investigaciones sobre los intermediarios japoneses en los trasplantes de órganos en el extranjero y encontraron pruebas contra la Asociación de Pacientes de Enfermedades Intratables y el Sr. Kikuchi.

Según su sitio web, esta organización sin ánimo de lucro lleva desde 2003 poniendo en contacto a pacientes japoneses con hospitales extranjeros, principalmente chinos, para trasplantes de órganos.

Esta cronología coincide con el momento en que los hospitales chinos empezaron a comercializar agresivamente los trasplantes de órganos a ciudadanos extranjeros.

El abogado canadiense de derechos humanos David Matas y el difunto David Kilgour, ex ministro del gabinete canadiense, llevan mucho tiempo investigando las prácticas de trasplante de órganos del Partido Comunista Chino (PCCh). Su informe del 2006, que se amplió en el libro “Bloody Harvest” (Cosecha sangrienta), levantó sospechas de que el PCCh estaba extrayendo órganos ilícitamente y, en particular, tenía como objetivo a los practicantes de Falun Gong.

En 2016, Matas, junto con Kilgour y el periodista de investigación londinense Ethan Gutmann, publicaron “Cosecha sangrienta/La matanza: An Update”. El informe de 680 páginas estimaba que China estaba llevando a cabo entre 60,000 y 100,000 cirugías de trasplante al año, poniendo de relieve la escala masiva y las inquietantes implicaciones de estas prácticas.

Extracciones asesinas de órganos con fines lucrativos

El 10 de octubre, la Corte de Distrito de Tokio celebró su primera vista en el muy publicitado caso Kikuchi. El acusado estaba acusado de intermediar en operaciones de trasplante de órganos sin permiso del gobierno para dos pacientes, en violación de la ley japonesa de trasplantes de órganos.

El presidente de la corte, Baba Yoshiro, declaró que el Sr. Kikuchi reclutó pacientes para trasplantes de órganos en el extranjero y aceleró las operaciones de trasplante de órganos en cuestión de pocos meses. La ley japonesa de trasplantes de órganos prohíbe la venta de órganos humanos y el lucro a través de intermediarios.

En una sorprendente confesión, el Sr. Kikuchi reveló que en las dos últimas décadas su organización había facilitado unos 170 trasplantes, el 90 por ciento de los cuales se habían realizado en hospitales chinos. Destacó la rentabilidad de las operaciones, señalando que los precios en China eran significativamente más bajos que en Estados Unidos. Tras la pandemia de COVID-19 y las consiguientes restricciones para viajar, el Sr. Kikuchi trasladó su atención a Europa del Este y Asia Central.

El Sr. Kikuchi también describió los costes: 20 millones de yenes (aproximadamente 136,000 dólares) por un riñón, 30 millones de yenes (unos 204,000 dólares) por un hígado, 30-40 millones de yenes (204,000-272,000 dólares) por un corazón, y 40-50 millones de yenes (272,000-340,000 dólares) por unos pulmones. Estas cifras incluían la cirugía, el viaje y los honorarios de intermediarios.

El 28 de noviembre, la corte emitió su veredicto final: Kikuchi fue condenado a ocho meses de prisión y a pagar una multa de un millón de yenes (unos 6778 dólares).

La decisión fue ampliamente debatida en Internet, y algunos internautas japoneses expresaron su indignación: “Los actos inhumanos de este grupo, que extrae a la fuerza órganos de jóvenes en China, son absolutamente deplorables”, se leía en un post.

Otro mensaje criticaba la indulgencia de la sentencia: “Kikuchi es esencialmente cómplice de asesinato; este castigo es insuficiente”.

Inicialmente, Kikuchi había mantenido su inocencia, alegando que sus acciones “salvaron cientos de vidas”. Sin embargo, Hiroaki Maruyama, representante de la Red Stop Medical Genocide (SMG), discrepó vehementemente de esta perspectiva.

En una entrevista con The Epoch Times, el Sr. Maruyama afirmó que “las extracciones de órganos de personas vivas por parte de los hospitales chinos con fines lucrativos” contrastaban con los principios de la ética médica. El Sr. Kikuchi, al participar en estas actividades, no sólo las secundó, sino que también implicó a muchos pacientes japoneses que desconocían la verdad, afirmó.

El Sr. Maruyama subrayó que la detención y condena de Kikuchi, junto con la cobertura mediática que le rodea, arroja luz sobre una red de intermediarios ilegales vinculados al mercado negro mundial de órganos, en particular la extracción forzada de órganos a gran escala del PCCh.

Estas revelaciones representan sólo la superficie de una realidad mucho más oscura, subrayó. Pidió una legislación que impida a los ciudadanos japoneses solicitar trasplantes de órganos en países como China, conocidos por sus violaciones de los derechos humanos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.