Procesamientos de altos cargos de Venezuela por narcotráfico revela la extensión de los narcoestados en Latinoamérica

Por Jesús de León – La Gran Época
18 de Abril de 2019 Actualizado: 18 de Abril de 2019

Los vínculos de autoridades y funcionarios del régimen venezolano fueron sancionados a través de los años por ser parte de estructura del narcoestado en ese país, e integrarse a delincuencia organizada en el continente.

Venezuela es un país clave en el tránsito de cargamentos de drogas que salen de Colombia a Estados Unidos y Europa”, expresa el perfil de ese país en el sitio especializado Insight crime.

Aunque los colombianos, tradicionalmente controlaron el tráfico de drogas en Venezuela, atraídos por el débil estado de derecho y por la corrupción, hay evidencia que indica que, a partir de la mitad de la primera década del siglo XXI, elementos corruptos en las fuerzas de seguridad intensificaron su papel en el negocio, formando una red informal denominada el “Cartel de los Soles“, expresa esta fuente.

Una investigación publicada hoy por CNN muestra la ruta de la droga que cruza desde Venezuela y Colombia hacia EE. UU., todo realizado con la complicidad y la asistencia de funcionarios de las Fuerzas Armadas y la elite del régimen venezolano.

Con imágenes de un radar en EEUU, CNN tuvo acceso a imágenes que muestra la ruta de las narco avionetas que salen de Venezuela con cocaína con rumbo a Honduras, donde policías, militares y funcionarios políticos, tienen equipos personas que reciben la droga.

Venezuela está convertida en el eje del narcotráfico con el ELN de Colombia y la coca-cocaína de Bolivia, reportó el Nuevo Herald.

Guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), patrullan un camino secundario en Sarare, el 27 de febrero de 2000 en el Departamento de Arauca. Foto de STR/AFP/Getty Images.

“El narcotráfico es en Venezuela un actor peligroso que el régimen asumió como negocio en el que incursionan individuos que han formado parte del régimen a cambio de dinero, impunidad y protección”, reportó este medio.

Venezuela se convirtió en un corredor por el que se transporta la droga que produce y distribuye el país vecino, Colombia.

El nombramiento por parte de Maduro de Néstor Reverol Torres como ministro de Relaciones Interiores, un narcotraficante prófugo de la justicia norteamericana, acusado por una corte de Brooklyn, Nueva York, de participar en una trama de distribución de cocaína en Estados Unidos, ratifica que convirtieron al país en refugio de narcotraficantes.

Reverol Torres es a la vez ex comandante de la Guardia Nacional Bolivariana y ex director de la agencia antidrogas de Venezuela.  En 2016, el departamento de Justicia de EE. UU. abrió una acusación contra Reverol por su participación en una conspiración internacional de distribución de cocaína, comunicó el departamento del Tesoro.

Miembros del batallón antinarcóticos de Colombia realizaron una operación para localizar y destruir una elaborada granja de cocaína en la zona de Catatumbo, en la frontera con Venezuela, el 7 de mayo de 2000. Foto de STR/AFP/Getty Images.

“Para que el tránsito se realice de manera segura es necesario que el que esté al mando del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz sea un narcotraficante que conoce muy bien el negocio”, reportó el Nuevo Herald.

En Venezuela, la acusación o detención de funcionarios y personas vinculadas con el régimen validan las supuestos antes mencionados.

Oficiales de la policía colombiana escoltan al narcotraficante venezolano Walid Makled hasta un avión el 9 de mayo de 2011. GUILLERMO LEGARIA/AFP/Getty Images.

Ramón Guillén Dávila, un general de la guardia nacional, que trabajó con la CIA, constituyó el primer caso de un prominente funcionario de la guardia nacional en ser cómplice del crimen organizado, cuando fue acusado en Estados Unidos por narcotráfico, según Insight Crime.

En 2010, el narcotraficante Walid Makled, quien fue arrestado en Colombia y extraditado a Venezuela, afirmó que los niveles más altos del gobierno de Chávez habían estado involucrados en el narcotráfico.

La Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, junto a la oficina de Libertad Condicional del Departamento de Justicia de Estados Unidos (PSR), solicitaron en agosto de 2017 cadena perpetua a los sobrinos de Nicolás Maduro y su esposa Cilia Flores.

El ente acusador consideró que los Flores, planificaron un vuelo en el que habrían transportado cerca de 800 kilogramos de droga desde Venezuela hacia Honduras, teniendo como destino Estados Unidos.

Las tesis del Gobierno de Venezuela sobre el caso “narcosobrinos”: Silencio y confusión

Washington incluyó en febrero de 2018 al vicepresidente económico y ministro de Industrias y Producción Nacional de Venezuela, Tareck el Aissami, en la lista de sancionados por narcotráfico del Departamento del Tesoro de EE.UU.

“El Aissami supervisó en múltiples ocasiones embarques de narcóticos de más de mil kilogramos desde Venezuela, incluyendo embarques a México y a los Estados Unidos. Además de sus propias actividades directas de narcotráfico, El Aissami facilitó, coordinó y protegió a otros narcotraficantes nacionales y extranjeros que operaban en Venezuela”, comunicó el Departamento de Estado.

Asimismo, este mes fue detenido en España el exgeneral venezolano Hugo Carvajal, antiguo exjefe de contrainteligencia militar de su país con Hugo Chávez, en respuesta a una reclamación de Estados Unidos por un delito económico relacionado con el narcotráfico.

Foro de San Pablo

El exiliado presidente de la Corte Suprema de Justicia de Venezuela, el juez Miguel Ángel Martín, dijo a La Gran Época en enero de este año que una “mafia internacional” vinculada con el narcotráfico se aprovechó de Venezuela cuando con el Foro de San Pablo diseminaban por todo el continente su llamado socialismo del Siglo XXI.

“Una mafia internacional –me refiero a Cuba, a Brasil en la época de Lula da Silva, a toda esa izquierda distraída de la región– y ha venido ocupando, no solo Venezuela, ocupó durante tiempo Brasil, Argentina, tiene ocupada Bolivia, creando una hegemonía de poder, un control de poder político, a través del dinero del narcotráfico y del producto de la corrupción también”.

“Hablamos de una corrupción muy compleja, aquí hablamos de organizaciones criminales transnacionales. Todo esto originó que Venezuela fuera ocupada en cada una de las áreas”, aseguró el juez Martín.

Delincuencia organizada internacional

El término narcoestado se aplica a aquellos países cuyas instituciones se encuentran influenciadas de manera importante por el narcotráfico.

En esos estados los dirigentes desempeñan simultáneamente cargos como funcionarios gubernamentales y miembros de las redes de tráfico de drogas narcóticas ilegales, amparados por sus potestades legales, definió el Instituto Interamericano para la democracia IID Institute.

De acuerdo con el director de este instituto, Carlos Sánchez Berzaín, la dictadura castrista cubana fue salvada en 1999 por el entreguismo de Hugo Chávez a Fidel Castro, en ese momento crearon un proyecto criminal presentado como político, al que llamaron movimiento bolivariano, alba y socialismo del siglo XXI, hoy castro-chavismo.

“No hay duda que la dictadura castrista que oprime Cuba desde hace más de 60 años es un grupo de delincuencia organizada”, afirmó según Poder Informativo.

En su proceso de expansión el castrismo luego de su alianza con Hugo Chávez (castro-chavismo) controla Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, cometieron “una larga sucesión de delitos que se repiten y reiteran sin cesar” afectando directa e indirectamente a todo el hemisferio.

“La delincuencia organizada transnacional castro-chavista debe tratarse como criminales comunes en el marco de la Convención de Palermo que está vigente para Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia”.

Como sucede en Venezuela, en Bolivia el jefe cocalero Evo Morales convirtió a Bolivia en un narcoestado.

Evo utiliza a los sindicatos de productores de coca ilegal y de cocaína como base política, según reveló IID Institute. Durante su gobierno Evo incrementó los cultivos de coca y de cocaína en más del dos mil por ciento, y logró la expulsión de la cooperación antinarcotráfico y del embajador de Estados Unidos.

El 1º de enero de este año, el secretario general de la OEA, publicó un video con motivo del 60º aniversario de la revolución cubana, en el que señaló que fue la dictadura cubana fue la primera en el continente que se introdujo en el narcotráfico y en el crimen organizado, como demostró el fusilamiento del general Ochoa en 1989.

Su influencia sobre el régimen chavista llevó a Venezuela a involucrarse de lleno en ese negocio.

Los vínculos del chavismo con el narco aparecen mediados por la Cuba castrista.

En un artículo publicado el año pasado, titulado “Cómo Cuba ayudó a convertir a Venezuela en un estado mafia”, The Daily Beast se cuenta cómo en los años 90, antes de la asunción de Chávez en el 99, “los servicios de inteligencia cubanos comenzaron a acercarse a redes que se convertirían en los mayores proveedores mundiales de cocaína: las narcoguerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las fuerzas de seguridad venezolanas”.

Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia se encuentran bajo el dominio de este grupo criminal.

Sus pueblos sufren “la violenta agonía de las dictaduras de delincuencia organizada, con efectos en toda la región”, sentenció Carlos Sánchez Berzaín.

***************************************

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS