Profesores reaccionan a los requisitos de declaraciones sobre diversidad, equidad e inclusión DEI

Por CHRIS KARR
14 de Enero de 2020 Actualizado: 14 de Enero de 2020

El requisito de presentar declaraciones de Diversidad, Equidad e Inclusión (DEI) en el proceso de selección de personal en las universidades ha sido recientemente objeto de elogios y críticas.

La presentación de declaraciones de DEI es ahora obligatoria en ocho campus de la Universidad de California, así como en otras universidades de todo el país.

Para ser considerado para un cargo docente, los solicitantes deben presentar una declaración en la que profesen su compromiso de corregir la exclusión histórica de las personas subrepresentadas. Deben exponer sus contribuciones pasadas, presentes y futuras sobre estas metas sociales.

The Epoch Times contactó a docenas de profesores en California para que expresaran su opinión al respecto, y solo recibió dos respuestas. Ambas fueron positivas hacia el mandato de la declaración DEI como una forma de crear un ambiente académico inclusivo.

Algunos profesores de otras regiones expresaron sus preocupaciones. Blake Winter, profesor asistente de matemáticas en el Colegio Medaille de Nueva York, dijo que las declaraciones de DEI “funcionan como una prueba política”.

Tienden a”descalificar, a menos que se ajusten a una visión de la diversidad derivada de la teoría crítica”, dijo.

La teoría crítica es un movimiento de filosofía social inspirado en el marxismo que busca entender y superar “las estructuras sociales a través de las cuales la gente es dominada y oprimida”, según la Enciclopedia Británica.

“Estudio tras estudio muestra que los profesores universitarios son desproporcionadamente izquierdistas en su política, y que el pensamiento de la extrema izquierda está ampliamente representado”, dijo Winter.

“Ahora, sobre todo en matemáticas, los puntos de vista políticos son irrelevantes, porque 2+2 es siempre 4. Pero en algunos casos, pueden importar”.

Sistema de calificación

El sitio web de la UC-Berkeley describe las pautas por las cuales se califican sus declaraciones de DEI.

Por ejemplo, un solicitante que se suscriba para “tratar a todos los estudiantes por igual, independientemente de sus antecedentes” obtendría una puntuación baja, ganando 1-2 de los 5 puntos posibles.

Para lograr una puntuación más alta (4-5 puntos), el solicitante tendría que presentar “ideas claras y detalladas (…) para avanzar en la equidad y la inclusión”. Los ejemplos enumerados en las pautas incluyen hacer un esfuerzo para “contratar un grupo diverso de estudiantes para trabajar en su laboratorio” y buscar “ser el mentor de varios estudiantes sub-representados”.

Estudiantes en el campus de la UC-Berkeley el 2 de diciembre de 2009. (Justin Sullivan/Getty Images)

Raquel Aldana, profesora de derecho de UC-Davis, dijo que las pautas representan “un entendimiento más sutil de los principios de protección igualitaria que reconoce que la igualdad formal -tratar a todos por igual- es difícilmente neutral y rara vez es igual cuando se aplica”.

Aldana es también la vicerrectora asociada para la diversidad académica en la UC-Davis. Para ella, las declaraciones de DEI son parte de la promoción de un ambiente de enseñanza inclusivo. “Eso requiere intencionalidad en torno a factores como el contenido de los cursos, los enfoques de la enseñanza y mantener conversaciones difíciles con sensibilidad, empatía y sabiduría”, dijo.

Abigail Thompson, presidenta del Departamento de Matemáticas de la UC-Davis, no está de acuerdo. Ella se vio en el centro de la controversia de DEI el año pasado cuando escribió dos editoriales sobre el tema.

Un ‘asunto politizado’

“Para obtener un buen resultado, los candidatos deben suscribirse a una ideología política particular, una que se basa en tratar a las personas no como individuos únicos sino como representantes de sus identidades de género y étnicas”, escribió en un editorial del 19 de diciembre para el Wall Street Journal.

Ella sugirió en un editorial anterior publicado en las Notificaciones de la Sociedad Matemática Americana que las declaraciones de DEI violan el Reglamento de los Regentes de la universidad, el cual establece que “Ninguna prueba política será jamás considerada en el nombramiento y promoción de cualquier miembro de la facultad o empleado”.

“La idea de utilizar un examen político como pantalla para los solicitantes de empleo debería hacernos temblar la columna vertebral colectiva”, escribió. “Las matemáticas deben ser abiertas y ser acogedoras para todos, para aquellos que han sido tradicionalmente excluidos y para aquellos que tienen puntos de vista impopulares. Imponer una prueba de fuego política no es la manera de lograr la excelencia en las matemáticas o en la universidad”.

La aparición de su ensayo “provocó una intensa controversia -confirmando que este se ha convertido en un tema peligrosamente politizado”, escribió en el Wall Street Journal. Los mensajes de las redes sociales utilizaron palabras como “asqueroso” para describir sus puntos de vista. Sus más fervientes críticos insistieron en que debía ser avergonzada públicamente.

La Sociedad Matemática Americana (AMS) fue condenada por publicar el editorial. En una de las muchas cartas al editor en respuesta al artículo de Thompson, un profesor dijo que estaba “horrorizado y muy decepcionado” por el ensayo, acusó a la AMS de dañar su credibilidad y de apoyar el “alarmismo”.

Otras cartas al editor, incluida una del expresidente de la AMS George E. Andrews, expresaban su acuerdo con ella. Erica Flapan, la editora en jefe de la revista AMS, declinó hacer comentarios para este artículo, pero dirigió al Epoch Times a una declaración que publicó previamente reconociendo la controversia.

“Apreciamos los diversos puntos de vista”, dice la declaración. “Como siempre requerimos civismo y exactitud en el contenido que publicamos”.

Herbert Lee, viceprocurador de Asuntos Académicos y Diversidad del Campus de la UC-Santa Cruz, dijo a The Epoch Times que no estaba de acuerdo con la caracterización que hizo Thompson de las declaraciones de DEI. La comparó con el juramento de lealtad de los años 50, en el que los solicitantes universitarios tenían que declarar si apoyaban o no al Partido Comunista.

“Hay varias formas muy diferentes de escribir una declaración de ‘contribuciones a’ la diversidad, la equidad y la inclusión, no hay una sola respuesta correcta”, dijo.

“Debido a las bien documentadas estructuras que históricamente han discriminado a ciertos grupos sub-representados, es importante que todos los miembros de la comunidad universitaria sean más conscientes de estos temas estructurales y trabajen para cambiar los comportamientos y prácticas que han perjudicado injustamente a ciertos grupos”.

“Los profesores que mejor pueden enseñar a toda su clase son aquellos que entienden las barreras sistémicas que enfrentan los grupos sub-representados”.

Abhishek Saha, un teórico de los números en la Universidad Queen Mary de Londres, dijo que se negaría a solicitar un puesto en un departamento de matemáticas que requiriera declaraciones de DEI porque las considera un discurso político obligatorio.

“Alguien -digamos un liberal clásico- que cree en la promoción de individuos independientemente de su origen, obtendría una puntuación baja en las pautas”, dijo por correo electrónico.

“Estas declaraciones obligatorias sobre la diversidad reducen la diversidad de puntos de vista al rechazar solicitantes con ciertos puntos de vista, y finalmente llevan a la conformidad ideológica en las universidades. Esto es malo para los matemáticos, malo para las matemáticas y malo para la sociedad”.

***

A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

TE RECOMENDAMOS