Protestas en Hong Kong continuarán a pesar del retiro del proyecto de ley de extradición

Por Frank Fang
05 de Septiembre de 2019 Actualizado: 05 de Septiembre de 2019

Los últimos comentarios de la líder de Hong Kong, Carrie Lam, sobre su decisión de retirar un controvertido proyecto de ley de extradición han sido criticados por el Partido Cívico prodemocrático de Hong Kong.

El 5 de septiembre, Lam hizo una conferencia de prensa donde reafirmó su decisión de retirar el proyecto de ley, que se anunció a través de un discurso por televisión pregrabado un día antes.

Lam declaró nuevamente que el proyecto de ley será retirado para calmar las preocupaciones del público y que su secretaria de seguridad comenzará los procedimientos de retiro cuando la legislatura de la ciudad (LegCo) se reúna el próximo mes.

Cuando un periodista le preguntó qué había hecho que cambie de opinión luego de tres meses, Lam respondió: “No es exactamente correcto describir esto como un cambio de opinión”.

Millones de hongkoneses han salido a las calles desde el 9 de junio para pedir al gobierno que retire el proyecto de ley que muchos temían erosionar la autonomía de la ciudad, ya que las personas en la ciudad podrían ser entregadas a China para ser juzgadas en tribunales controlados por El Partido Comunista Chino (PCCh), conocido por cometer abusos para silenciar a sus críticos y castigar a los disidentes.

Lam explicó que había suspendido el proyecto de ley el 15 de junio y dejó en claro que el proyecto de ley estaba “muerto” en julio.

“En lo que respecta a la sustancia, simplemente no hay ningún plan para seguir adelante con la ley en frente a la controversia”, concluyó.

El Partido Cívico, en una publicación de Facebook luego de la conferencia de prensa de Lam, acusó a Lam de tratar de engañar a los habitantes de Hong Kong debido a su aparente comentario sobre cómo no había diferencia entre la suspensión y la retirada.

Lam había anunciado la suspensión del proyecto de ley tras protestas masivas cuando más de un millón de personas salieron a las calles a principios de junio. Luego, el 9 de julio, Lam convocó una conferencia de prensa durante la cual dijo que el proyecto de ley estaba efectivamente “muerto”, una elección de palabras que desde entonces ha suscitado fuertes críticas porque dejó la posibilidad de que el proyecto de ley pudiera haber sido puesto nuevamente en la agenda legislativa .

En ese momento, el senador republicano estadounidense Pat Toomey emitió una advertencia sobre el proyecto de ley “muerto”, diciendo que, dado que no se había retirado, la amenaza se mantenía.

Las protestas en Hong Kong ya han entrado en su cuarto mes.

El 5 de septiembre, Lam se negó a cumplir con las demandas clave de los manifestantes, incluida la demanda de una comisión independiente para investigar casos de presunta violencia policial. En cambio, Lam dijo que apoyó al organismo de control interno de la policía, el Consejo Independiente de Quejas de la Policía (IPCC), para llevar a cabo un estudio de investigación sobre las denuncias contra la policía.

Los manifestantes han cuestionado la capacidad del IPCC para realizar investigaciones imparciales de las denuncias contra la fuerza policial, una preocupación que la Comisión de Derechos Humanos de la ONU había planteado en un informe de 2013. La comisión de la ONU recomendó que Hong Kong “establezca un mecanismo totalmente independiente”, dado que el IPCC “solo tiene funciones de asesoramiento y supervisión”.

Lam nuevamente enfatizó que su plataforma propuesta para el diálogo era la manera de avanzar para resolver la crisis actual, y explicó que su decisión de retirar el proyecto de ley era proporcionar “la base” para el diálogo en el futuro.

También rechazó la demanda de los manifestantes de amnistía para todos los manifestantes arrestados, diciendo que tal medida sería contra el estado de derecho de la ciudad.

Cuando se le preguntó por qué no designó a ningún miembro prodemocrático para el IPCC, Lam dijo que no podía revelar el procedimiento de nombramiento.

El 4 de septiembre, Lam anunció que había agregado dos nuevos miembros al IPCC. Pero sus elecciones fueron cuestionadas rápidamente por el legislador del Partido Cívico Jeremy Tam. Tam señaló en una publicación de Facebook que los dos miembros nombrados de Lam son del campo proestablecimiento.

Después de la conferencia de prensa de Lam, el campo prodemocrático anunció que se planeaban más protestas.

Wu Chi-wai, presidente del Partido Demócrata, dijo que Lam ya había “perdido su mejor oportunidad” de retirar el proyecto de ley, y si seguía evadiendo las demandas restantes, solo extendería el conflicto actual. Además, Wu dijo que el gobierno de Lam se ha hecho de la vista gorda con los manifestantes heridos durante los enfrentamientos con la policía, incluida la médica voluntaria que perdió la vista en un ojo luego de ser golpeada con una bolsa de frijoles el 11 de agosto.

La coordinadora del campamento prodemocrático, Claudia Mo, criticó a Lam por ser una “grabadora rota” y no disculparse con la sociedad y abordar las diferencias en la opinión pública.

Hablando en otra conferencia de prensa el 5 de septiembre, el concejal del distrito de Tsuen Wan, Roy Tam, declaró que apoyaba al Congreso de los Estados Unidos que aprobó rápidamente la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong de 2019.

El proyecto de ley, que se presentó tanto en la Cámara como en el Senado en junio, propone que el estado comercial especial de Hong Kong esté supeditado a la certificación anual de la autonomía de Hong Kong por parte del Secretario de Estado de los Estados Unidos.

Según los medios de comunicación de Hong Kong, Oriental Daily, se planean muchas protestas para la próxima semana, incluida otra “prueba de esfuerzo” en el aeropuerto de Hong Kong el 7 de septiembre, y una manifestación al día siguiente para solicitar la aprobación de la ley estadounidense.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS