Proyectiles de artillería chinos encontrados en Ucrania revelan pasadas ambiciones europeas del PCCh

Por Julia Ye
26 de Septiembre de 2022 2:32 PM Actualizado: 26 de Septiembre de 2022 2:32 PM

Muchos proyectiles de artillería chinos fueron utilizados por las fuerzas ucranianas en la guerra actual contra Rusia. Sin embargo, esas armas no fueron suministradas por China, sino que procedían de Albania. Esto saca a la luz la historia entre el Partido Comunista de Albania (PCA) y el Partido Comunista Chino (PCCh) durante la Guerra Fría que muchos pueden haber olvidado.

El 17 de septiembre, el Ukraine Weapons Tracker (UWT), una cuenta de Twitter que sigue la evolución de la guerra entre Ucrania y Rusia, posteó un video de las armas abandonadas por el ejército ruso, entre ellas varios proyectiles de mortero chinos del tipo 63 de 60 mm, que fueron incautados por los soldados ucranianos. El video muestra que el cuerpo del proyectil y las cajas de almacenamiento de proyectiles tienen impresos caracteres chinos simplificados.

El UWT dijo que los proyectiles de mortero que se ven en el video fueron fabricadas en 1975. Sin embargo, el ejército ruso no utilizaba morteros de calibre 60 mm en el campo de batalla, por lo que los proyectiles no fueron proporcionados por China, sino que probablemente fueron incautados por el ejército ruso a los ucranianos y posteriormente recuperados por los ucranianos tras la retirada de los rusos. El UWT sospecha que los proyectiles proceden de la ayuda militar albanesa a Ucrania, que comenzó en marzo. Los detalles de la ayuda no fueron revelados.

Desde mediados de los 50 hasta finales de los 70, las relaciones entre el Partido Comunista Chino y el Partido Comunista de Albania fueron estrechas. El PCCh promocionaba al PCA como el “faro socialista de Europa”.

En 1953, tras la muerte del secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética, José Stalin, su sucesor, Nikita Jruschov, lanzó una campaña de desestalinización y tuvo un importante desacuerdo ideológico con el PCCh, que denunció a Jruschov como “revisionista”. Después, el PCA, que apoyaba el modelo estalinista, y el PCCh se unieron ideológica y estratégicamente.

Enver Hoxha, el dictador comunista de Albania en aquella época, vio que una alianza con el PCCh no solo los liberaría del control soviético, sino que también les brindaría la oportunidad de encontrar un nuevo Estado patrocinador. Para el dictador chino Mao Zedong, supondría una oportunidad de crear un estado satélite en Europa que ayudaría al PCCh a desafiar la fuerte posición de Moscú en la región. Así, a partir de 1960, las dos partes establecieron una relación de “camaradería y hermandad”.

En las décadas de 1960 y 1970, especialmente durante la Revolución Cultural (1966-1976) en China bajo los comunistas, el PCCh comenzó a apoyar a Albania a expensas de los propios intereses de China. La edición china del New York Times reportó en 2013 que los dos países firmaron un acuerdo de préstamo por valor de 125 millones de dólares en ese momento.

Además, según las memorias del reportero del medio estatal chino Xinhua News Hongqi Wang, el PCCh concedió 75 préstamos al PCA desde 1954 hasta 1978, con un total acordado de más de 1400 millones de dólares, de los cuales los fondos militares representaron más del 43%. El Sr. Wang explicó además que el PCCh ayudó al PCA con un total de 142 proyectos, de los cuales 91 se completaron, incluyendo nuevos sectores industriales como el acero, los fertilizantes, los álcalis, el vidrio, el procesamiento del mineral de cobre, el papel, los plásticos y la industria militar, así como proyectos adicionales en los sectores de la energía, el carbón, el petróleo, la maquinaria, la industria ligera, el textil, los materiales de construcción, las comunicaciones y la radiodifusión, aumentando en gran medida el nivel de industrialización en Albania.

Además, Xiong Geng, que fue brevemente embajador de China en Albania, mencionó en sus memorias que estaba especialmente preocupado por la ayuda a Albania. Desde 1954, explicó, el PCCh había proporcionado casi 9000 millones de yuanes en ayuda económica y militar a Albania. Ajustado a la inflación, eso equivale a 900,000 millones de yuanes (126,260 millones de dólares) en la actualidad. Albania, con una población de poco más de 2 millones de habitantes, recibía entonces más de 560 dólares per cápita en ayuda de China, cuando la propia renta per cápita de China era de solo 28 dólares al año. Además, China vivió tres años de hambruna durante el Gran Salto Adelante, seguidos de un colapso económico durante la Revolución Cultural. En cuanto a la ayuda militar, el Sr. Geng dijo que el número de proyectos de ayuda militar y la cantidad de ayuda superaban con creces las necesidades de la propia defensa nacional de Albania.

Sin embargo, en la década de 1970, los dos países comunistas tuvieron un desencuentro en sus relaciones, especialmente después de que el PCCh tomara la iniciativa de relajar las relaciones con Estados Unidos. En 1978, tras 18 años de relaciones amistosas, el PCCh puso fin a su apoyo económico a Albania bajo el liderazgo del nuevo dictador chino Deng Xiaoping. El fin de la alianza llevó al PCA a acusar al PCCh de “revisionismo”, un término utilizado por los comunistas para calificar a los que no son leales a la revolución.

Tras el colapso de la Internacional Comunista y de la Cortina de Hierro en Europa del Este, Albania abandonó su sistema de partido único en 1991, democratizó gradualmente el país, entró en la OTAN en 2009 y comenzó a importar armamento más avanzado de los países occidentales. Esto explica por qué el antiguo armamento de la Unión Soviética y de China ya no se utilizaba y, por tanto, fue donado a los ucranianos durante la invasión rusa de 2022.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.