Proyecto de ley republicano eliminaría dos tercios de ayuda a las escuelas que no reabran físicamente

Por GQ Pan
28 de Julio de 2020
Actualizado: 28 de Julio de 2020

Las escuelas que no planean reabrir físicamente, o al menos ofrecer algún tipo de aprendizaje presencial en otoño, perderían dos tercios del dinero de ayuda reservado para las escuelas K-12 bajo el proyecto de ley de ayuda de los republicanos del Senado.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), reveló el lunes por la noche la tan esperada Ley HEALS, la cual proporcionaría USD 70,000 millones a las escuelas públicas y privadas K-12, así como USD 5000 millones en fondos para que los gobernadores los gasten en escuelas K-12 y en educación superior.

De acuerdo con el senador Roy Blunt (R-Miss.), quien redactó la provisión de educación de la Ley HEALS, un tercio de los USD 70,000 millones de dólares del fondo de ayuda iría a todas las escuelas, sin importar si planean traer a los estudiantes de vuelta al salón de clases o no. Los dos tercios restantes, sin embargo, estarían disponibles solo para las escuelas con un plan de reapertura presencial aprobado por el estado.

Si bien se deja claro que la mayor parte del dinero de alivio se destinará a las escuelas que estén por reabrir totalmente, la ley no especifica si las escuelas que reabran con una mezcla de aprendizaje presencial y online podrán recibir su parte.

La ley también concedería a las escuelas protecciones contra la responsabilidad jurídica, una medida defendida por McConnell para desalentar “las demandas insustanciales relacionadas con la COVID-19”, al tiempo que “preservaría la capacidad de las personas y empresas que sufrieron daños reales para obtener un alivio completo”.

Los requisitos de calificación establecidos en la Ley HEALS están en línea con el impulso del presidente Donald Trump para que las escuelas vuelvan a abrir este otoño. A principios de este mes, Trump amenazó con cortar los fondos para aquellos que no lo hagan.

“En Alemania, Dinamarca, Noruega, Suecia y muchos otros países, LAS ESCUELAS SE ABREN SIN PROBLEMAS”, escribió en Twitter. “Los demócratas piensan que sería malo para ellos políticamente si las escuelas de EE.UU. se abren antes de las elecciones de noviembre, pero es importante para los niños y las familias. ¡Podría cortar la financiación si no se abren!”.

Los demócratas, por otro lado, expresaron su fuerte oposición a vincular los fondos de ayuda a la educación K-12 a la reapertura de las escuelas. La senadora Patty Murray (D-Wash.), la demócrata de mayor rango en el comité de educación del Senado, dijo la semana pasada que los legisladores republicanos estaban “usando la seguridad de los estudiantes como moneda de cambio”.

“Los demócratas tienen un plan para dar a las escuelas los recursos que necesitan para mantener sus campus seguros y para que los estudiantes aprendan, ya sea presencialmente u online, mientras que el presidente está tratando irresponsablemente de intimidar a las escuelas para que vuelvan a abrir sin importar el riesgo”, dijo Murray. “Espero que los senadores republicanos no se rebajen a ese nivel solo porque el presidente quiera hacerlo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Documental: El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS